Behemoth – The Satanist

Sábado, 8 de Marzo de 2014 | 11:31 am | Comentarios (2)
Behemoth – The Satanist

Artista:

Behemoth

Álbum:

The Satanist

Año:

2014

Sello:

Nuclear Blast

Décimo capítulo de la saga Behemoth y segundo trabajo para el sello Nuclear Blast, coloso absoluto del metal. Después de lo acontecido por la enfermedad de Nergal, todos los seguidores de la banda polaca esperaban el regreso de uno de los fenómenos más aclamados de todo el panorama extremo. Y Behemoth lo hace con el elocuente titulo “The Satanist” (2014) como signo de profundo respeto, especialmente de parte de su líder, hacia su credo y dejando atrás a “Sventevith” (1995), a pasos de cumplir veinte años, y al mismo tiempo que “Evangelion” (2009), penúltimo capítulo del evidente cambio del black metal de los años noventa al death metal del nuevo milenio queda en los recuerdos más remotos. En este período y durante este recambio de protagonistas entre los diferentes géneros musicales, la banda no ha traicionado nunca el hambre de sus seguidores, proponiendo siempre de una manera o de otra, discos de altísima calidad. ¿Cuál será la propuesta de los polacos con este nuevo álbum después de cinco años de ausencia y diferentes experiencias personales?

BEHEMOTH 01Comencemos analizando la soberbia producción, donde el background y las partes sinfónicas que impregnan el nuevo estilo del grupo aparecen de manera sólida y evidente, ni siquiera una coma resulta fuera de lugar, todo encaja a la perfección, algo bastante predecible considerando el nombre y la categoría de la banda. Aquel valor agregado del cuarteto es sin duda Nergal, no sólo por su personalidad, sino por su calidad vocal, y es que su estilo es la verdadera arma letal de Behemoth. A lo largo del disco, el polaco busca explotar al máximo este don de manera sublime, logrando representar el sonido dramático y característico que produce cada tono.

Musicalmente hablando, el material que compone el disco es de excelente factura, aunque por momentos resulta bastante “normal” considerando el alto nivel a los que la banda nos tiene acostumbrados. La primera canción, “Blow Your Trumpets Gabriel”, es sumisa y oscura en el grado justo con su riff monótono y fuerte que logra captar nuestra atención apenas cobra vida el primer rugido de Nergal. La tensión se libera de a poco hasta la explosión anticipada por la batería de Inferno, que da inicio a un segundo aire, donde el coro y el fondo enriquecen la canción dándole color y armonía.

El caso de “Furor Divinus” es completamente diferente, acá Inferno nos demuestra que sigue siendo fiel a su drumming asesino, pulverizando sus toms y platillos de manera obsesiva. “Messe Noire” alterna momentos devastadores con otros más tranquilos, transcurriendo de forma pareja, mientras que la guitarra, tanto en el riff como en el cierre, no alcanza a dejarnos con la boca abierta. “Ora Pro Nobis Lucifer” es la segunda canción difundida por el sello para los seguidores y no es casualidad que sea una de las más “escuchables” de todo el disco. Avanza sin causar mucho daño, eso si, con riffs y una estructura particularmente poco emocionante, pero con un buen cambio de ritmo que incluye una secuencia más tranquila y pasiva.

BEHEMOTH 02“Amen” equilibra la situación, especialmente durante la primera parte, donde la potencia de la batería se entrecorta con la línea melódica de la guitarra, dejando el camino libre a la voz de Nergal que crece a medida que pasan los segundos. Lo que no sucede en el track que da nombre al álbum y nos deja un poco perplejos, en especial porque su desarrollo tiene aires un tanto más comerciales de lo normal, aunque la base sinfónica es digna de señalar. Otra cosa es “Ben Sahar”, que perfila y lleva por buen camino a la banda gracias a una atmósfera intrigante, capaz de trasladarnos a nuevos entornos sonoros que alcanzarán la cima en “In The Absence Ov Light”, con un incesante delirio inicial de impecables tiempos dispares y un instante en el que la guitarra acústica se adueña de la canción, invitándonos a bajar las revoluciones y relajarnos, para después atacarnos de improviso y terminar con una guitarra siniestra. En siete minutos “O Father O Satan O Sun!” se transforma en una canción épica que une coros solemnes y riffs de primera categoría con la implementación perfecta de la voz, algo que con pocos ingredientes logra un resultado perfecto, sólo como los grandes saben hacerlo.

En resumen “The Satanist” es un don álbum que mezcla verdaderas joyas con canciones menos incisivas, dando como resultado un disco más ligero en comparación a los anteriores. Para quien lleva veinte años escuchando Behemoth se dará cuenta de esto, pero aquellos que recién se familiarizan con la banda pueden disfrutar por completo este nuevo disco.

Por María José Frazzoni

Enlace corto:
(2)
  1. pepto says:

    Estoy de acuerdo con la crítica. El disco es bueno por donde se le mire y, aunque se aprecia la reinvención y la “experimentación”, de una u otra forma se echa un poco de menos el sonido al que ya nos acostumbró la banda con los discos anteriores de la última década. A pesar del acierto, hay un cierto dejo amargo.

  2. Pancho Martínez says:

    En realidad yo me quedo con cierto sabor amargo, había quedado muy a gusto con Evangelion en donde tienen un sonido más Death Metal y bastante técnico, lo cual hizo que le pusiera mayor atención a la banda. En este disco se acercan bastante al sonido Black Metal y ciertamente un poco más oscuro en comparación a trabajos anteriores.

Comentar

Responder