Bat For Lashes – “The Bride”

Miércoles, 5 de Octubre de 2016 | 12:39 pm | No hay comentarios
Bat For Lashes – “The Bride”

Artista:

Bat For Lashes

Álbum:

The Bride

Año:

2016

Sello:

Parlophone

Hay algo mágico en el arte de contar historias, algo que nos mueve a un espacio casi ancestral en donde la única forma de encuentro es a través de las palabras y lo que estas puedan construir. Existe algo de eso en Natasha Kahn y en los discos que, bajo el nombre de Bat For Lashes, nos ha entregado a lo largo de su carrera; esas ganas de convertirse en una maestra de ceremonias que transmite conocimiento mediante el uso de la sabiduría y de los sonidos que puedan musicalizarla. “The Bride” es algo que sigue esta inquietud: en la portada aparece Kahn vestida de blanco, levantando la mirada en el desconcierto de las respuestas que, por más que se piden, nunca llegan.

bat-for-lashes-01Ya lo anterior da una idea del paseo que se dará. Un viaje en montaña rusa por un escenario casi quimérico, por un lugar donde ocurre eso que no tiene nombre: la muerte de un ser al que queremos mucho. Mediante el rock, el pop electrónico y armonías muy simples, es cómo esta novia describe el vacío que debe enfrentar luego de la prematura partida de su alma gemela. Un vía crucis que comienza con lo que podría haber sido en “I Do”, bellamente ejecutado con un arpa, dando una idea casi religiosa de ese sublime sentimiento que se deja ver al encontrar a quien nos acompañará durante todo el camino. Luego viene la premonición de ” Joe’s Dream”, en lo que parece primar el uso de una base electrónica que, más que acelerar, nos sumerge en ese sueño de tragedia que desencadenará la acción en el disco. “In God’s House” también posee sonidos más electrónicos, que hacen recordar en dramatismo lo que Mogwai generó en el soundtrack para “Les Revenants”.  Luego viene, antecedida por el sonido de un recuerdo, “Honeymooning Alone”, en la que un constante rebote de batería y el uso de atractivas líneas de bajo y guitarra, hacen sonoro el viaje que la protagonista de la historia comienza al irse a su luna de miel sola.

El momento más apresurado de “The Bride” se vive con “Sunday Love”. Es mediante esta aceleración rítmica cómo Kahn nos muestra la salida del estupor inicial que una tragedia provoca en nosotros, haciendo posible que nos movamos tratando de encontrar eso que hemos perdido. “Never Forgive The Angels” nos vuelve a hundir en un mundo sonoro acústico, demostrando que tras la simpleza de ciertos acordes hay suficiente poder como para ahogarse en una bolsa de nylon que se cierra lentamente. “Close Encounters” es casi una elegía en la que Natasha se luce vocalmente; sin duda, uno de los momentos más hermosos de “The Bride”.

bat-for-lashes-02Una nueva bajada anímica viene con “Widow’s Peak”, donde cerramos los ojos para despertar a una fantasmagoría; un poema leído mientras una psicofonía muestra el sonido que los espectros despiertan en un determinado lugar. La Novia comienza a aceptar su realidad y, a la vez, trata de no ser presa esta. Los hermosos violines de “Land’s End” tratan de recuperar la libertad luego de haber abrazado la esclavitud emocional de una partida, mientras que en “If I Knew” se logra ir cerrando el capítulo a la vez que piano y cuerdas amenizan el ritual de la despedida. Esta es una de las partes más emotivas del disco y recalca lo que Natasha observó como la idea central tras él: “La travesía de un héroe que aprende quererse a sí mismo para poder amar a otro. Descubriendo que la felicidad está en sus manos y es su responsabilidad conquistarla”.

La finalización del disco viene con la tripleta “I Will Love Again”, “In Your Bed” y “Clouda”. En los tres temas la base rítmica es parecida, haciendo que dulces melodías sean la tónica de un cierre triste pero esperanzador. “The Bride” no es un disco sobre el amor a lo “Romeo & Julieta”, es un trabajo que se basa en la pérdida como catalizadora del encuentro con la propia persona, con el propio amor y cómo eso es lo que nos definirá al momento de enfrentarnos a la vida misma; a esa que, algunas veces, nos bendice tras las ausencias y la sabiduría de quien, mediante historias, sabe canalizarlas.

Por Gisselle Marchant

Enlace corto:

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...