Antemasque – Antemasque

Martes, 15 de Julio de 2014 | 11:34 am | No hay comentarios
Antemasque – Antemasque

Artista:

Antemasque

Álbum:

Antemasque

Año:

2014

Sello:

Nadie

La serpiente bicéfala Bixler-Rodríguez vuelve a cambiar de piel. Una de las duplas más prolíficas que regaló el rock de los últimos 15 años encuentra nuevamente el camino de la transformación y lo toman, una vez más, en la dirección acertada. Omar Rodríguez-López y Cedric Bixler-Zavala fueron la cabeza de los populares At The Drive-In. En el mejor momento de esta banda –que goza de un culto que más de uno envidiaría y convocaron muy bien en sus shows de reunión de hace poco tiempo- tiran todo por la borda y se reconvierten al rock progresivo y  lisérgico. Danzando entre los extremos de la energía desbordante, la hipnosis psicodélica y las raíces latinas, fundan The Mars Volta, proyecto enamora a los populares Flea y John Frusciante de Red Hot Chili Peppers, quienes los invitan a ser soportes del tour de “By The Way” de 2002. La relación prospera y Flea sería el encargado del bajo en el primer lanzamiento de TMV, mientras que Frusciante también haría sus cameos –guitarra en “Amputehcture” (2006)- y se asociará con Rodríguez-López en varios emprendimientos de alto vuelo creativo. Luego de la polémica disolución de The Mars Volta, sorprendentemente los afro-twins reaparecen hablando de Antemasque, donde comparten formación con Dave Elitch en batería –también ex The Mars Volta, actual de Killer Be Killed- y Flea como bajista invitado.

ANTEMASQUE 01Bien, el disco de Antemasque, que en principio sería un EP, pero ante la curiosidad despertada se “agrandó”, es un pasaje a lo más básico y primitivo de la expresión de la dupla en cuestión. Y eso es una maravillosa noticia. Acaso, ¿no es hermoso observar una obra de Dalí apenas entrar a un museo y finalizar con la simpleza y profundidad de un Miró? Ese es el proceso que se experimenta al abrirse al trabajo de estos dos músicos a través de los años. The Mars Volta actúa de Dalí, con sus detalles y genialidad enfermiza, sus idas y vueltas, sus dobles interpretaciones y su inmensa paleta de colores. Y Antemasque hace de Miró, a quien trazando tres líneas y sugiriendo títulos efectivos para sus obras, lograba que quien observara su trabajo quedara atrapado del mismo modo, pero con menos agentes estimulantes. ¿Qué nos dice esto? Que estos tipos son aún más versátiles y talentosos de lo que pensábamos.

En lo sonoro, Antemasque trae influencias difusas, hay elementos que suenan a sesentas, hay psicodelia, claro, pero mucho más medida y cuidada que antes. También recordamos al post hardcore de At The Drive-In en ocasiones, pero lo que sí suena claro es su potente estética y la ausencia de las referencias latinas que utilizaban en otros proyectos.

Hay canciones que podrían ser interpretadas –y sonarían a propias- por grupos como por ejemplo Tomahawk (“Providence”) o el viejo Aerosmith (“50.000 Kilowatts”), sin embargo, salvo que nos pongamos a analizar periodísticamente el disco, nunca se llegaría a esa conclusión. Esto es producto de la personalísima estética de audio que lograron componiendo, grabando, editando y masterizando en el estudio hogareño de Flea. A propósito del bajista, con sus participaciones en Rocketjuice And The Moon –junto a Damon Albarn y Tony Allen-, en Atoms For Peace –junto a Thom Yorke- y con la salida de su primer y muy interesante disco solista, “Helen Burns” (2012), más de uno de sus ANTEMASQUE 02seguidores estará fantaseando con que dé un portazo a su banda oficial en búsqueda de mayor inspiración. Es irónico, pero desde hace unos años el tipo brilla en todo lo que hace, excepto en Red Hot Chili Peppers.

En el resto de las canciones encontramos momentos de variada intensidad. Lo frenético de “In The Lurch” deja lugar al ambiental juego de “Drown All Your Witches”, así como el explosivo comienzo con “4AM” le da sentido al final post-punk de “Rome Armed To The Teeth”.

“Antemasque” es un disco que no pasará desapercibido en las listas de lo mejor del año. Los afro-twins están de vuelta en su mejor forma y, como se les dé una oportunidad, no será fácil librarse de ellos.

Por Adrian Mazzeo

Enlace corto:

Comentar

Responder