Airbourne – Black Dog Barking

Lunes, 17 de Junio de 2013 | 10:45 am | No hay comentarios
Airbourne – Black Dog Barking

Artista:

Airbourne

Álbum:

Black Dog Barking

Año:

2013

Sello:

Roadrunner

Airbourne es una banda no apta para cínicos. Su propuesta es simple, inmediata e influenciada directamente por sus coterráneos AC/DC, una agrupación que de por sí ya poseía un estilo desprovisto de toda pretensión que fuera más allá de entregar buenos riffs y, como dirían en Estados Unidos, una sana dosis de “good ol’ rock n’ roll”. Y fue justamente esa idea de no llevar su música más AIRBOURNE 01allá de lo permitido según las reglas de Angus Young y compañía, lo que hizo que muchos desecharan casi de antemano a Airbourne. “Allá ellos”, dijeron muchos, y con justa razón, pues si bien no había nada particularmente novedoso, su disco debut “Runnin’ Wild” (2008) demostró que a veces el hard rock necesita solamente estilo y actitud para sobresalir y dar ese golpe que sólo algunos pueden propinar.

“Black Dog Barking” es su tercera placa, que sucede a la decepcionante “No Guts. No Glory.” (2010). Y es que por muy simple que parezcan, las creaciones de bandas como Airbourne no merecen ser despreciadas, ya que se requiere un oficio bastante particular para dar en el clavo y propinar ese golpe que hará que los headbangers disfruten a más no poder. Lamentablemente, su segunda obra no logró dicho cometido, lo cual provocó que muchos se preguntaran si lo hecho en “Runnin’ Wild” no había sido más que un golpe de suerte. Es ahí donde “Black Dog Barking” aparece para disipar toda duda posible. La incendiaria “Ready To Rock” da inicio al disco, con un himno cargado de furia, apto para cualquier arena que los cobije. “Animalize” es quizás el mayor guiño hacia AC/DC, con una introducción típica de los hermanos Young, donde las guitarras muteadas juegan con el trabajo vocal de Joel O’Keeffe, quien en esta ocasión se asemeja más a un Dave Mustaine que un a Brian Johnson. “No One Fits Me (Better Than You)” ayuda a completar la trifecta, alzándose como uno de los puntos altos del disco, gracias a un pegajoso y poco sutil coro.

AIRBOURNE 02Si bien no hay mucho espacio para variaciones sonoras, “Back In The Game” logra desviarse (en la medida de lo posible) de la propuesta tradicional, tomando fuertes influencias de bandas como Mötley Crüe y Guns N’ Roses. Y es que el camino por el cual transita Airbourne es particularmente angosto, dejando poco espacio a la innovación y a las sorpresas y, de esa manera, corren el riesgo de caer en la monotonía y la intrascendencia. Y si bien el resto del álbum se siente un tanto prescindible (salvo excepciones como “Black Dog Barking” o “Live It Up”), la sensación general que deja es la de una banda que sabe como pocas cuál es la clave para crear buen y potente hard rock.

Quizás a veces no acierten con la fineza necesaria, pero los logros terminan compensando las fallas de una banda que sabe con certeza cuál es su papel. “Black Dog Barking” no llevará al rock a nuevos territorios, pero de seguro que hará que más de uno alce su copa entonando un coro encomendándose a los próceres del rock n’ roll.

Por Emilio Guerrero

Enlace corto:

Comentar

Responder