Volantín Cortao

Jueves, 30 de Octubre de 2014 | 11:01 am | Comentarios (3)

Título original:

Volantín Cortao

Dirigida por:

Diego Ayala y Aníbal Jofré

Duración:

77 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

René Miranda, Loreto Velásquez, Víctor Montero, Pablo Krögh, Moira Miller

Resulta inexplicable cuando en los informativos se nos recuerda cada cierto tiempo, que Chile es la nación latinoamericana con el mayor crecimiento económico y social. Sin ir más lejos, nuestro país, hacia 2014, continúa apareciendo en los primeros lugares del índice de desarrollo humano (IDH) sostenido, inclusive, a nivel continental. Nada más distante de la realidad, cuando en la calle tal escenario no se ve reflejado para un muy amplio porcentaje de la población. Esto puede llegar a ser hasta ofensivo cuando se considera que dichos indicadores tienen en cuenta factores como educación, desigualdad o nivel de vida digno para su elaboración. Santiago, lejos de ser la ciudad modelo que tantos se esfuerzan en representar, es un lugar donde la brecha socioeconómica tiene su alcance más feroz, manifestándose muchas veces en la carencia de oportunidades y en el abandono de la sociedad que lo conforma hacia su comportamiento más excluyente. Es en este tácito contexto donde una película como “Volantín Cortao” puede entregarnos las respuestas más sinceras.

VOLANTÍN CORTAO 01Paulina (Loreto Velásquez) es una joven estudiante de trabajo social que se encuentra realizando su práctica en un hogar del Sename. En su calidad de becaria y como parte de sus actividades diarias, conocerá a Manuel (René Miranda), un joven de 16 años que se encuentra ahí por ser reincidente en algunos delitos. Entre ambos se va forjando una relación de amistad, que irá más allá de los sitios que le corresponden a cada uno al interior del centro, siendo Paulina la más beneficiada con esto, pues desde su llegada parece no armonizar con las reglas y protocolos del lugar. Así, la joven se irá enterando de cada vez más detalles en la vida de Manuel, pudiendo ser aquello un gran problema para los dos.

La filmografía chilena tiene un largo prontuario en lo que a varios les gusta denominar como cine social, pudiendo a la fecha encontrar una nueva reivindicación. Desde que en 1967 Patricio Kaulen escribiera un pedazo de la historia nacional a través de “Largo Viaje”, no son pocos los títulos que se han alzado con éxito dentro de aquel encuadre. Lo que hace de “Volantín Cortao” toda una instancia renovada trabajando estos antecedentes, es la generación de una serie de subtextos que, aparte del sostén que entregan al relato, dejan en evidencia lo que probablemente sea la génesis de problemas mucho mayores. La desmotivación de estudiantes originalmente interesados en las ciencias sociales, que desilusionados ven lo difícil que es romper los paradigmas en el servicio público junto a sus resabios burocráticos; la familia puesta de manera casi inquisidora –conscientes de lo que hacen o llevados por la necesidad de experimentar la satisfacción del orgullo sobre sus hijos- en cuanto a lo trascendente que es el plano académico, o la urgencia que puede tener una persona para establecer apego emocional con otra cuando no logra encausar su vida, se muestran como lo que puede ser el punto de partida en la debacle personal y la decadencia mancomunada. El último punto tiene en Paulina el ejemplo de cuánta importancia reviste el control de las emociones para no ejercer probables efectos negativos sobre la vida de terceros.

VOLANTÍN CORTAO 02Los personajes de la película, que se encuentran muy bien construidos –sobresalientes protagónicos a cargo de Loreto Velásquez y René Miranda, quien, cabe decir, es actor natural-, van dibujando una realidad implacable; los diálogos no se disminuyen con autocensuras o filtros innecesarios, por lo tanto, todo lo que acá se dice tiene un tono con el que estamos familiarizados. La dedicación para filmar en exteriores tiene gran mérito en la recreación de aquel Santiago periférico, de aquella ciudad que cobija en los pliegues de sus comunas-dormitorio su impronta menos agradable. Es en este ítem donde la película eventualmente podría tener como referente a “El Reemplazante”, la notable serie emitida por TVN, que también aborda temas de impacto social. Asimismo, “Volantin Cortao” tiene a su símil norteamericano en la brillante “Short Term 12” (2013); contemporáneas entre sí, las dos cintas se mueven por una línea bastante similar, modelando realidades que no distan mucho entre ellas.

Ahora bien, el filme tiene algunos puntos desfavorables, venidos exclusivamente desde el lado del guión y ciertos aspectos técnicos. Existen pasajes en los que la historia se ve desencajada, puesta como dos episodios paralelos que tienen convergencia cuando sólo es absolutamente necesario. De igual manera, se formula una insinuación solapada sobre acoso sexual en el trabajo, que no encuentra su lugar. Y por último, la fotografía se oscurece demasiado cuando la luz natural escasea. Sin embargo, contrarrestadas por todas las virtudes que posee la película, estas flaquezas se pueden ver concesionadas sin mayores inconvenientes.

VOLANTÍN CORTAO 03Por todo lo anteriormente expuesto, cuesta creer que una cinta del tamaño cualitativo de “Volantín Cortao”, producida hace más de un año, tenga que sortear tantos obstáculos para poder estrenarse en cines de alta afluencia. Los reconocimientos nacionales e internacionales la avalan, siendo premiada por el público en el Festival de Cine de Valdivia 2013 y teniendo la posibilidad de participar en otras tantas competiciones en el extranjero. Esperemos que este sea un título que pueda permanecer un tiempo aceptable en cartelera.

Mientras sigan irrumpiendo con fuerza jóvenes realizadores como Diego Ayala y Aníbal Jofré –directores de  este largo–, quienes entienden que el cine tiene la capacidad de migrar desde sus cimientos audiovisuales para transformarse en una poderosa herramienta sociocultural, seguirán creándose películas que establezcan críticas certeras, sin ápices de hipocresía y que, al mismo tiempo, puedan ser más tolerables que la crónica roja denunciada sensacionalistamente por los nefastos noticiarios de la televisión abierta.

Por Pablo Moya

Enlace corto:
(3)
  1. Bonita película, ojalá el publico (general) la sepa apreciar también.

  2. maca says:

    Excelente propuesta, de lo mejor que he visto el último año. El guion trabaja muy bien la relación entre ambos jóvenes y sus nuevos despertares. Super recomendable.

  3. Es increíble la similitud con Short Term 12. Ninguna de las 2 me ha gustado demasiado, pero sí rescato que Volantín Cortao está bastante cerca en calidad de la multipremiada Short Term 12. Que siga así el cine chileno!

Comentar

Responder