Volando Alto

Jueves, 31 de Marzo de 2016 | 12:54 am | No hay comentarios

Título original:

Eddie The Eagle

Dirigida por:

Dexter Fletcher

Duración:

106 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Taron Egerton, Hugh Jackman, Christopher Walken, Matthew Brandon, Ania Sowinski, Mads Sjøgård Pettersen, Tony Paul West, Marc Benjamin, Rune Temte, Tomasz Dabrowski, Austin Burrows

Las historias deportivas en el cine se destacan por tener un espíritu esperanzador e inspirador, y los elementos que las componen suelen apelar a la experiencia humana del triunfo y el fracaso. Es por esto que la vida del saltador de ski Eddie Edwards parece calzar perfectamente en aquel modelo de perseverancia, al inmortalizar su participación en los  Juegos Olímpicos de Invierno de 1988, en Calgary.

EDDIE THE EAGLE 01Eddie (Tagon Egerton) es un joven obstinado que ha hecho de las olimpiadas su máxima aspiración en la vida, y lo intenta a través diferentes disciplinas, pero fracasando en cada una de ellas. Casualmente, descubre que el salto de ski lo hará alcanzar su sueño y decide, en contra de todos, embarcase en un viaje hacia el éxito, no sin antes caer varias veces. En compañía  de su nuevo entrenador, un ex saltador en decadencia (Hugh Jackman), demostrará que su determinación lo hará alcanzar algo más que un récord y medallas olímpicas.

Cuando se decide explorar el género biopic, se juega entre la representación histórica de los hechos del personaje en cuestión y la cuota de ficción que se añadirá por propósitos dramáticos. En este caso el peso cae mucho más en la invención narrativa, pues sólo se toman hechos puntuales de la vida del deportista y se incorporan elementos que rápidamente se identifican como ambiguos, en lo que supuestamente sería la vida real de Edwards. Esto porque no es necesario conocer a cabalidad la vida del protagonista para darse cuenta que la cinta cae en clichés propios del género deportivo que generan duda en la veracidad de los hechos, tales como personajes secundarios que subestiman al protagonista mientras unos pocos lo apoyan, un entrenador que de a poco se gana su confianza y, por supuesto, la propia determinación del protagonista. Curiosamente, estos movimientos ficticios mueven rápidamente el relato y ayudan que el foco esté centrado en cómo la obstinación y perseverancia del personaje principal lo llevan a triunfar moralmente.

EDDIE THE EAGLE 02Gracias a estos elementos comunes y repetitivos, se puede decir que la cinta carece de originalidad, pero esto lo hace conscientemente, pues sus intenciones son modestas y sinceras desde un principio al retratar los eventos de la vida de Eddie, además de la manera que tiene al presentar a los personajes secundarios. Su director, Dexter Fletcher, tiene claro dónde debe estar el foco de atención y no duda en echar mano a recursos visuales que hacen dudar si debemos tomar o no el relato en serio, pero en ningún caso se subestima o engaña al espectador, pues siempre se recuerda la honestidad con la que la historia está siendo tratada. De esta forma, la cinta descansa en un modelo narrativo conocido, pero que funciona positivamente, logrando el objetivo propuesto desde un principio.

Las biografías en pantalla se caracterizan por ahondar en el drama del personaje retratado, pero “Volando Alto” rompe con ese tono y se inmiscuye en la comedia, tomándose la libertad de ennoblecer y ridiculizar a Eddie Edwards al retratarlo como un personaje inocente y a ratos torpe, un perdedor que no flaquea, una persona completamente normal, con miedos y sueños, siendo justamente su carácter aquello que lo hace un personaje dinámico y con el que el espectador logra empatizar rápidamente. Al momento de entregar su mensaje, la cinta cumple exitosamente, puesto que Eddie es el reflejo del triunfo y del fracaso, nos recuerda que estamos todos haciendo nuestro mejor esfuerzo y que seguramente caeremos cientos de veces, pero el intento lo vale.

EDDIE THE EAGLE 03En suma a sus elementos narrativos, se emplea una paleta de colores llamativa y que va recordando la época en la que está inserto cada uno de los eventos, así también el tono con el que está siendo tratada la historia. Además se recurre a varias secuencias de saltos en ski en primera persona, generando dinamismo, acompañadas por musicalización propia de la década, pero que pierden fuerza cuando el CGI es utilizado pobremente. De alguna forma esto siempre genera desconexión con lo que está siendo retratado visualmente.

Algunos aseguran que cuando se compite lo importante es participar y no necesariamente ganar, y “Volando Alto” es justamente el reflejo de su protagonista. La cinta no pretende ganar; su falta de originalidad la convierte en un trabajo olvidable en el tiempo, pero sin duda que destaca por sus buenas intenciones y la correcta representación que hace de su protagonista.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder