Viajes en el Tiempo: La Esencia del Cine

Sábado, 13 de Octubre de 2012 | 7:29 pm | Comentarios (16)
Viajes en el Tiempo: La Esencia del Cine

Los seres humanos nacemos, sorteamos una existencia y morimos. Nada ni nadie puede escapar de esta obvia verdad, de la que surge otra conclusión igual de evidente: ocupamos un espacio temporal definido, desde que tomamos conciencia del mundo hasta que fallecemos. No podemos hacer nada fuera de ese tiempo y tampoco podemos conocer –por experiencia propia- nada fuera de esa línea. Siendo estrictos, no podemos conocer el pasado, porque nos llega de rebote (la historia es un relato, y la memoria también, pero esto último sería hilar demasiado fino); ni el futuro, porque todavía no ha sucedido. Por eso el hombre se ha obsesionado con la idea de visitar, tal como lo hace con lugares en la Tierra (y el espacio exterior), lo que fue y lo que será.

El viaje en el tiempo surge como la respuesta a ese anhelo “imposible” de realizar. Las comillas son intencionales: pese a que la ciencia aporta casi en su totalidad la retórica que sustenta toda la ciencia ficción dedicada a los saltos temporales, y en teoría este podría realizarse, actualmente es impracticable cualquier posibilidad de realización (¿Será alguna vez posible? Y si lo es, ¿por qué no los vemos? ¿O los hemos visto?). Aunque la primera ficción que aborda el viaje temporal es una obra teatral surgida en 1781 (“Año7603”), su premisa está lejos del carácter científico de las explicaciones que pueblan la ciencia ficción y los saltos temporales en la literatura, el cine y la televisión, donde su ejemplo más exagerado está en “Primer” (2004), película de bajo presupuesto donde los supuestos que sustentan el descubrimiento que permite retroceder una hora en el tiempo, son cargados con lenguaje sólo comprensible para expertos, dejando de lado la espectacularidad de la ciencia ficción más comercial.

Todo viaje necesita de un vehículo. Muchas veces en el cine se da el caso de un salto temporal, donde el protagonista puede manipular a su antojo la posibilidad de estar en una fecha u otra (“The Butterfly Effect”, 2004), o el del accidente natural que envía a los protagonistas a un punto del pasado o futuro (“Groundhog Day”, 1993; “The Final Countdown”, 1980). Sin embargo, las máquinas del tiempo muchas veces son más importantes que el viaje en sí: el Delorean del Doctor Brown, los dispositivos usados en Star Trek, o la TARDIS de Doctor Who, todos objetos que escapan de las producciones de donde surgen, y se vuelven un icono que representa el concepto mismo del tiempo. De hecho, una de las historias más representativas del boom de la ciencia ficción en la literatura, tiene como nombre “La Máquina Del Tiempo”.

Si bien los antecedentes de manipulación temporal como tema en la ficción son anteriores a la invención y desarrollo del cine, y las películas sobre este tópico fueron parte del género B hasta la década del ‘70 y ‘80, se puede decir que el viaje temporal está ligado al quehacer cinematográfico de forma intrínseca, hasta configurarlo de manera profunda. Por eso la frase “esculpir en el tiempo” que titula el libro del director ruso Andrei Tarkovsky, toma una fuerza inusitada cuando comprendemos que el cine, tal como una máquina del tiempo, nos entrega la posibilidad de manipular a nuestra voluntad la experiencia temporal. Tal como el personaje que acciona el artefacto de turno dentro del relato, la cámara y posterior edición, entrega al creador la posibilidad de construir una línea temporal propia, que escapa a las leyes de la física, y que luego será compartida por todos en la sala.

Lo más interesante de la exploración que ha hecho la literatura y el cine sobre los viajes a través del tiempo, son las preguntas acerca de sus efectos. He ahí su atracción más potente, porque nos obliga a preguntarnos “¿Qué pasaría si…?”, llegando a situaciones tan absurdas e hilarantes como que Fry, el protagonista de Futurama, sea su propio abuelo (en referencia a la novela “Le Voyageur Imprudent” de René Barjavel), o que Cartman deba advertirse a sí mismo en el pasado para que no se congele y termine 500 años en el futuro. Tal como se puede ver, no sólo la ficción seria ha explorado las llamadas “paradojas temporales”, pero son estas las que aportan las cuestiones más interesantes.

Las paradojas temporales no son más que una adaptación del concepto del destino que define a la tragedia griega, o el de la profecía como posibilidad de conocer los hechos del futuro, pero sin manipularlos. Cualquiera de los dos casos se puede encontrar en el cine. En el mismo clásico “La Máquina Del Tiempo” se puede ver que, por mucho que intente cambiar la fatídica suerte de su esposa, el protagonista está impedido de detener este hecho. O como sucede en “The Final Countdown”, ni la intervención de armas anacrónicas para la II Guerra Mundial puede evitar el bombardeo a Pearl Harbor (incluso se entiende que indirectamente lo provocan). En “The Terminator” (1984), la obligación de John Connor de enviar a su propio padre al pasado a salvar a su madre y engendrarlo, toma ribetes incluso más profundos, ya que en la segunda entrega se plantea que el surgimiento de la tecnología que posibilita a Skynet llegó desde el futuro.

El giro retórico para sortear las paradojas temporales está en la concepción de realidades paralelas. Dos de las series televisivas (y una de ellas cinematográfica) más extensas, sustentan en esa posibilidad muchas de sus historias, y en un sentido práctico, reinvención que les ha permitido mantenerse vigentes: Star Trek y Doctor Who. “Viaje a las Estrellas”, tal como se conoce en habla hispana, ha explorado todas las posibles variaciones de esta premisa, hasta llegar a redefinir el concepto de “reboot” de una franquicia; la versión de 2009, acargo de J.J. Abrams, incorpora de manera magistral el salto temporal del más icónico de sus personajes, para así saltarse toda la anterior mitología trekkie, no ofender a los fanáticos, y dotar de una lógica consistente a la cinta y todas las secuelas que pueda generar.

De esta forma, los viajes a través del tiempo, la fascinación que producen y las paradojas que provocan, seguirán poblando al imaginario del cine, con sus vueltas de tuerca y reinvenciones, como es el caso de Looper (“Asesinos Del Futuro”), que llega esta semana a salas nacionales. Los saltos temporales seguirán en la retina de los fanáticos del cine, porque no hay nada más entretenido que fantasear con lo imposible, y que la gran pantalla lo haga realidad.

Por Juan Pablo Bravo

Enlace corto:
(16)
  1. Patricio Recabarren says:

    Se ve buena !!!!!!

  2. Aldo Abarca says:

    Los viajes en el tiempo en las películas y libros siempre han dado mil motivos para muchos a cuestionarse sobre si en realidad es posible y deja de ser ciencia ficción. Por lo menos una de las que más me ha marcado en estos sentidos y que me dejo pensando bastante tiempo fue -el efecto mariposa-, viajar al pasado y buscar algún rumbo para así cambiar el futuro… Creo que se podría hacer mucho más que cambiar partes de mi vida.

  3. Lo que mas fascina en una obra, del tipo de arte que sea, que tenga relación con el tiempo es lo intangible de este, frente a cualquier otra obra relacionado con lo físico y material. En general todo lo relacionado con el tiempo tiende a ser muy complejo de entender, ya que por cultura lo relegamos a un aparato que está en la muralla y tiene manecillas, pero nunca a lo que transcurre dentro de el. Al menos hasta a mi me es difícil de entender el tiempo en alguna película, aun hay veces en que volver al futuro se me va en collera.

  4. Lorena Osambela says:

    Me parece interesante ver como se trata la relatividad en esta pelicula, además de considerar buenisimo los actores participantes!

  5. Sebastian says:

    Tantas peliculas de viaje en el tiempo, creo que las buscare y las vere mas adelante.

  6. Yo siempre he sido fanático de las películas con viajes en el tiempo o que jugaran con el tiempo/espacio, desde clásicos maestros como Volver al Futuro, hasta películas malas y que nadie conoce como Clockstoppers (en VHS la arrendé con el nombre de Tiempo Congelado).
    De algún modo siempre me ha atraido este factor cientifico/filmico.
    Y claramente Looper promete ser de la buenas pelñiculas por las críticas que ha recibido, y no me la perderé.

    Saludos.

    FvKey
    Fan de paradojas temporales 🙂

  7. Juan Carlos Millacura Meneses says:

    Lo más interesante de este tipo de películas es como se vuelven un trabajo más que un placer (lo cual tampoco es excluyente obviamente). Cuando nos adentramos en una película o serie de esta temática, no basta con sentarse a disfrutarla, sino que hay que echar a correr el hamster mental y que haga girar lo más rápido que pueda la ruedita, porque carajo que se complican las cosas. De hecho, si la película la vemos en el cine, claramente es necesario una segunda visita para entender la historia completa, o si la obtuvimos toda, recuperar algún detalle que esté por ahí escondido. Recuerdo que si bien Volver al Futuro no es de una complejidad destacable, la vi cuando chico, y eso me hizo ir dándole distintos sentidos a medida que la reveía, y que cada vez tenía una edad distinta. Lo interesante es que hablar del tiempo directamente no es la única forma de apreciar su efecto. Ya lo sabe Nolan que le gusta jugar con la temporalidad en sus películas, como Following o Memento, que logra disgregar varias historias que en verdad son una, pero corren por carriles distintos, y si bien no hay ningún viaje en el tiempo, la influencia de éste último es clave en cómo comprenderla. Por último me gustaría recomendar dentro de la esfera friki, Steins;Gate, un anime sobre viajes en el tiempo que se vuelve muy, pero MUY interesante en el cual la eterna disputa en si se puede modificar el tiempo, o si se puede saltar de líneas temporales a otras y si en realidad todo está escrito y no hay forma de hacer nada.

  8. Luis Esteban Tobar says:

    Me pareció sumamente interesante el artículo. Admito que el tema de los viajes en el tiempo me obsesiona. Como cinéfilo considero que lo realizado por Robert Zemeckis con la trilogía de Back to the Future es sencillamente insuperable. Respecto a Looper tengo muchas expectativas. Por su argumento y sus protagonistas, definitivamente deseo verla.

  9. César Riquelme says:

    groundhog day nunca me ha parecido una pelicula que hable del tiempo, y bueno Star Trek es algo raro pero si mucho mas tempora. Asi que esperando Looper a ver que nos ofrece.

  10. Camila González says:

    Que bacanes son estas películas que nos llevan en un viaje temporal increíble! uno no sabe si es pasado, futuro, presente ahhhhh desesperación misma, personalmente me cuesta mucho conectarme a estos saltos temporales, no me doy cuenta o cuando me doy cuenta es al final de la película jajaja por eso quiero ver ‘looper’ he leido buenas criticas, y que tiene una historia de acción interesante ademas de actuar joseph gordon-levitt uffffff tremendo actor…. muy buen review de estos viajes en el tiempo!
    Saludoooos.

  11. Marcelo Gonzalez Zuñiga says:

    Solo espero que Looper sean tan buena como las películas que se mencionan en el artículo…si es así, será imperdible!

  12. Luis Madrid Figueroa says:

    Que buen articulo, fanatico de la saga de Volver al Futuro, llego a este articulo por el concurso de Looper, que desde que supe que se venia esta pelicula, la quiero ver, increible como Gordon Levitt esta eligiendo excelentes peliculas.

  13. En mi opinión personal creo que el tema de los viajes en el tiempo es homologable, y ahí lo interesante, a aquel cine más tradicional en que se nos muestra a un personaje. Aquello fue evidenciado por Heidegger al escribir Ser y Tiempo. Las personas son seres espacio temporales, esto es, pueden cambiar en su ser, o en su temporalidad. Las variaciones en el ser nos parecen inexplicables por sí solas. Nos cuesta entender cómo dos amantes ahora se odian. Por ello nos fascinamos viendo las otras variaciones, las temporales. El cine siempre nos invita a reflexionar sobre aquella mutación en las personas. Tal vez nos sentimos mejor al pensar que las cosas no han salido como queremos, no por culpa de nuestro ser, sino que simplemente por el paso del tiempo.

  14. juan Carlos Rocha says:

    Primer, es una maravilla. y perdón pero los terminos de lenguajes son bastante básicos, hasta cultura general. Y donde esta la mención a 12 monos ??

  15. DyvimSlorm says:

    Creo que los viajes en el tiempo, es uno de los temas mas complejos para incorporar al cine, y no todas lo logran plasmar de la manera correcta. Aun así son una de mis tramas favoritas, por lo mismo le tengo fe a Looper.

  16. Marcos Castro says:

    Muchas cintas se han ideado con el hecho de poder viajar en el tiempo, ya que algo bastante deseado. Para mi las mejores cintas son Volver al futuro y Terminator, sin embargo, he leido muy buenos comentarios de Looper, situandola como una cinta tan importante como lo fue matrix, en sus tiempos, por algo será.

Comentar

Responder