Valiente

Miércoles, 11 de Julio de 2012 | 2:36 pm | No hay comentarios

Título original:

Brave

Dirigida por:

Mark Andrews, Brenda Chapman, Steve Purcell

Duración:

100 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Voces: Kelly Macdonald, Billy Connolly, Emma Thompson, Julie Walters, Robbie Coltrane

Después del bajón que supuso “Cars 2” (2011) en la escalada de éxitos de Pixar, era justo pensar que en su siguiente estreno llegaría la reivindicación. “Valiente”, cumple con reivindicar al estudio, no así con las expectativas que muchos depositaron en una aventura que pintaba como gigante y épica, pero que resulta ser íntima y sumamente personal.

Merida es la joven princesa de un gran reino, compuesto por cuatro clanes, que viven en un frágil estado de tregua. Impetuosa e independiente, Merida está destinada a casarse y heredar la corona, un sino que su madre se ha dedicado a cultivar, haciendo de la vida de Merida una rutina de formalidades insoportables, que llegan a su momento cúlmine, cuando tres pretendientes –pertenecientes a los clanes en pugna- llegan a disputar su mano. Agobiada por la injusticia de su destino y la completa negación de su madre por impedir el evento, Merida acude a una bruja, para que por medio de un hechizo cambie su destino.

“Valiente” ha sido tachada por la crítica y el público como una película menor dentro del catálogo del estudio. Nada más lejos de la realidad, pero por ningún motivo algo negativo. El viaje de Merida puede ser uno de los más metafóricos y humanos que haya ideado Pixar en su historia. Junto con “The Incredibles” (2004) y “Up” (2009), “Valiente” es la tercera película del estudio en contar con seres humanos como protagonistas, y marca el hito de contar con su primera protagonista femenina. Si en “Up” nos acercábamos a la nostalgia de los últimos días en la vida de un hombre, en “Valiente” vivimos el fervor de la adolescencia. Merida es una chica impulsiva y rebelde, cuyo principal obstáculo es la fuerza opresiva de su madre, a quien ve como una verdadera bestia incapaz de comprender sus problemas. Y de eso se trata la película, de cómo Merida debe comprender al monstruo, y viceversa, para así lograr vislumbrar su destino, que no es otra cosa que la madurez. En ese sentido, la película triunfa al insertar con sutileza el subtexto en la trama, que muchas veces se siente como una mera excusa para hablar del tema de fondo. Y este es el mayor defecto de la película, y el por qué de que muchos hayan dado un voto negativo a la propuesta, porque el contexto de la aventura épica queda muy grande para una historia tan pequeña.

Este desequilibrio queda patente en líneas argumentales como la del feroz oso Mor’du, cuya relevancia en el desarrollo del personaje sirve para que éste tome conciencia de sus actos, pero a nivel de trama, su amenaza esta metida con calzador. Lo mismo ocurre con otras situaciones, que sólo sirven como escalón para el crecimiento interior de Merida, pero no como un aporte substancial a la sucesión de acontecimientos. Es como si Pixar hubiese sido victima de su propio peso al querer contar algo más contenido, pero a la vez, obligado a disfrazarlo de una súper producción. Entendible es el reproche que se ha dado al filme, porque después de todo, entre caballos, bestias y guerreros, ¿quién se hubiese esperado una historia de este tipo?

Donde Pixar sigue brillando es en la puesta en escena y diseño de producción de sus obras. Ambientada en tiempos medievales, muy similares a los mostrados en “How To Train Your Dragon” (2010) –la mejor película de animación de Dreamworks hasta la fecha-, “Valiente” derrocha belleza y perfección en cada plano. La animación sigue sorprendiendo, con detalles cada vez más logrados, y una naturalidad en sus personajes que cada vez se asemeja más a la de un actor de carne y hueso. Patrick Doyle se despacha una banda sonora inspiradora y muy en la línea de la película, dando justo en el tono cuando toca crear momentos de tensión, y delicado cuando debemos ponernos en la piel de Merida. A niveles técnicos y de dirección, la película está impecable.

Punto aparte es el cortometraje presentado como antesala de la cinta. “La Luna” (2012), dirigido por el italiano Enrico Casarosa. Es una breve historia sobre una familia, cuyo particular oficio es recolectar estrellas desde la superficie lunar. Minimalista y sumamente conmovedor, se instala como uno de esos trabajos memorable de la factoría, transmitiendo sencillez e introspección, que pueden ser las emociones indicadas para enfrentar el visionado de “Valiente”.

Pixar ha marcado grandes hitos en la historia del cine contemporáneo. Sus historias contienen una magia que pocos en la industria pueden lograr transmitir en estos días. “Valiente” se suma a la excelente carrera del estudio, no como una gran y memorable odisea, sino que como una pequeña –pero muy brillante- joya.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...