Una Noche Para Sobrevivir

Jueves, 16 de Abril de 2015 | 12:10 pm | No hay comentarios

Título original:

Run All Night

Dirigida por:

Jaume Collet-Serra

Duración:

114 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Liam Neeson, Joel Kinnaman, Ed Harris, Vincent D'Onofrio, Genesis Rodriguez, Boyd Holbrook, Common, Holt McCallany, Malcolm Goodwin, James Martinez

Desde que llegara a la cúspide de Hollywood con el rol protagónico en “Schindler’s List” (1993), al mismo tiempo que aseguraba la rentabilidad de su nombre al aparecer en “Star Wars: Episode I – The Phantom Menace” (1999), Liam Neeson ha tenido una carrera próspera y elogiada, estableciéndose como uno de los principales actores duros de su generación, heredero natural de lo que alguna vez fue Steve McQueen o James Cagney. Esto mismo se ha visto recalcado más que nunca en los últimos años de su carrera, donde el irlandés se ha dedicado a encarnar un tipo de personaje duro, decidido y sin miedo a recurrir a medios violentos para lograr lo que desea, pero siempre apegado a un estricto código moral. Dentro de esto, el ejemplo más obvio ha sido “Taken” (2008) y sus dos secuelas. A pesar de no ser muy del gusto de la crítica, las tres cintas han sido rotundos éxitos de taquilla.

RUN ALL NIGHT 01Siguiendo con este vehículo que tan bien le ha funcionado en el tercer acto de su carrera (Neeson ya tiene más de 60 años), “Una Noche Para Sobrevivir” le da al actor una nueva oportunidad para disparar tiros y patear puertas en la piel de Jimmy Conlon, un retirado y desgastado sicario de la mafia de Brooklyn, que deberá retomar las andanzas de su pasado cuando su hijo Mike (Joel Kinnaman) se vea enfrentado accidentalmente a sus antiguos empleadores.

Jimmy Conlon es en esencia el mismo personaje que Neeson ya ha interpretado en años recientes: duro, extremadamente hábil con las armas, veloz para tomar decisiones, y enfrentado a un mal implacable, aunque él no lo haya buscado provocar. La diferencia más importante radica, en este caso, en los elementos externos a la acción propiamente tal. En este sentido, el gran mérito que ofrece “Una Noche Para Sobrevivir”, que es también lo que la diferencia positivamente de sus coetáneas, es que la línea que separa a los “buenos” de los “malos” es extremadamente difusa, incluso moldeándose a lo que va requiriendo el relato. Esto es logrado por medio de un trabajo tan básico como dotar a los personajes principales de más de una dimensión sicológica, algo de lo que suelen estar exentas las películas de acción.

RUN ALL NIGHT 02Así es como Jimmy Conlon actúa de manera correcta, priorizando siempre a su familia, pero de todas formas es un asesino despiadado, y a medida que van pasando los minutos, su pasado le comienza a pesar más de lo que parece capaz de soportar. Paradójicamente, esta definición también se ajusta a su contraparte, el jefe de la mafia, Shawn Maguire (Ed Harris). Quizás el único que es totalmente “bueno” es Mike Conlon, pero aun así las circunstancias extremas a las que se ve enfrentado lo llevan en más de una ocasión a coquetear con lo inmoral.

Dotada de esto, “Una Noche Para Sobrevivir” ya cuenta con unas fichas más fuertes que lo habitual con las que apostar. Esto eleva al resto del material, donde las secuencias de tiroteos, y especialmente las de combates mano a mano, están realizadas con precisión y filmadas de una manera clara y ágil que les saca el mejor provecho posible.

RUN ALL NIGHT 03Quizás el único gran problema de la película, y que la hace ceder al colocarla al lado de las mejores cintas de acción del último año, es que nunca logra abandonar el tono denso y tensionado. Esto no sería en absoluto un problema si es que la obra no lo intentara; de hecho, la premisa se sostendría sin mayores inconvenientes, pero son una serie de chistes forzados y fuera de lugar que incomodan más de lo que divierten, los que aparecen para desentonar con el resto.

Sin cambiar de género, Liam Neeson se anotó quizás su mejor película con “Una Noche Para Sobrevivir”, al menos desde que se parodiara a sí mismo en “The Lego Movie” (2014). Da para pensar de si el problema no eran en realidad los guiones que le entregaban, donde Luc Besson ha sido una constante. Cabe recordar que el director/guionista francés es famoso por armar películas de acción en torno a personajes simplísimos y poco interesantes, que sirven más como herramientas que como roles en sí mismos.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder