Una Mujer Fantástica

Jueves, 6 de Abril de 2017 | 12:34 am | No hay comentarios

Título original:

Una Mujer Fantástica

Dirigida por:

Sebastián Lelio

Duración:

104 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera

Nuevos directores entran en una etapa de madurez creativa, y esa es una realidad cautivante de observar. En especial, estudiar los inicios, rastrear las huellas, establecer los núcleos de filmografías, ver los materiales que se desechan y los que se incorporan. Es un asunto que está pasando con una generación completa de cineastas chilenos, encabezada probablemente por Pablo Larraín, a estas alturas despegado del lote y haciendo obras espléndidas como “Jackie” (2016). Estacionado como uno de los insignes de ese clan también aparece Sebastián Lelio, que al realizar “Gloria” (2013) se anotó con una de las películas más agudas y finas que se recuerde en las últimas dos décadas de producción nacional, sin duda las más prolíficas de la historia. Caballo que gana, repite, por lo que el también director de “Navidad” (2009) da forma a otro retrato femenino, cargado de una fuerza narrativa y visual que parece haber bañado su visión cinematográfica de modo indeleble.

Esta es en un comienzo la historia de Marina (Daniela Vega) y Orlando (Francisco Reyes), una pareja que mantiene una gran diferencia de edad y parece provenir desde mundos distintos, pero que por sobre todo se ama. La partida de él ocasiona la disolución de todos los planes que tenían y da inicio a una dura lucha de Marina, mujer transexual que aspira a ser cantante, por poder estar presente y resistir a los hostigamientos y violencias de la familia de su amado. Aun en medio del duelo y cuestionada desde todos los lugares, ella peleará por hacer lo que siente correcto y no desertar.

Como cualquier artista o creador, hay cineastas que entran en rachas impresionantes de vez en cuando, en que hilan varias obras de calidad exuberante. Lelio parece haber iniciado con “Gloria” un camino refulgente y “Una Mujer Fantástica” es la perfecta continuidad y expansión de ese mundo tan delicioso, sentido y complejo que le habíamos conocido. Si todo marcha como hasta ahora, “Disobedience”, que filma con Rachel Weisz y Rachel McAdams, debiera completar el triángulo que forme una serie fundamental del director chileno.

Este, su quinto filme, le abre las puertas hacia algo igualmente bello, pero teñido de una realidad que golpea duro. La pérdida y el amor cruzan el relato, pero el tema de la película, aquel que la guía desde que se instala en el hospital, es sin duda el desenvolvimiento de su protagonista al lidiar con las acciones y palabras de mentes estrechas que, para peor suerte, pueden coartar su existencia. Lelio escoge poner a su personaje en una situación crítica y ver cómo un ser tan lleno de amor y fulgor se enfrenta a una violencia latente en sociedades machistas y ultraconservadoras como la chilena. Ese retrato tiene capas múltiples y claramente su visión, su cariño y su esmero están con Marina y en cómo sobrelleva todo. Ahí el cineasta se dedica a urdir con una delicadeza y una humanidad que resultan descollantes, y que encuentran una interpretación de luz por parte de Daniela Vega, una actriz con una capacidad emotiva que completa la cinta y prueba su estampa de fulminante estrella nacional.

Pero más allá de todos los tipos de violencias desperdigados a lo largo del relato, es su dignidad lo que más le interesa a Lelio. Por eso la deja -al igual que a Gloria- libre en el cosmos, cerca de algo que no es tangible, pero que parece llenar la pantalla y la vida de quien está sentado. Es mágico lo que produce su cine, y aún más cuando idea momentos que escapan a lo terrenal y se constituyen imágenes maravillosas, que exaltan a la protagonista y empequeñecen a quienes intentan atropellarla. El desarrollo de ese recurso lleva a que sea fuera de las palabras donde más brille la película: sensible, poderosa y política.

También con esa virtud es que instala la transexualidad y le concede un desarrollo vigoroso y cálido, muestra de un director que ama a su creación. Con eso como fin, conduce una historia simple, que abarca apenas unos días, dándole nuevas texturas hasta el final, como intentando pulir un tesoro y encontrar la perfección, en este caso la esencia y la evolución de Marina, alguien con todo resuelto que no necesita ni salvadores ni pañuelos de lágrimas, sólo seguir viviendo con su mismo esplendor. Evitando orientarse por lo condescendiente, por momentos la protagonista parece escurrirse entre los dedos y no es posible anticiparse a ella, signo de que el realizador no la aprisiona y la filma con la devoción de quien está seguro cuenta con el mejor personaje que un narrador podría tener.

Desde una cinematografía exquisita, de una elegancia que absorbe, hasta una exploración de lo femenino que hace palidecer al Almodóvar del último tiempo, “Una Mujer Fantástica” se apodera de un lugar de privilegio dentro de los estrenos del último tiempo. Con una Vega estelar y un reparto siempre eficaz, además de una gran banda sonora del músico inglés de electrónica Matthew Herbert, la cinta se macera hasta consolidarse como una obra que deja preguntas y transmite sensaciones que sólo las películas majestuosas generan. Lelio camina hacia compartir con los más grandes, y hoy, luego de una muestra de cine urgente y delicado, sólo queremos ver qué más puede salir de su ojo incisivo y radiante.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...