Un Piso Para Tres

Miércoles, 23 de Octubre de 2013 | 11:45 am | No hay comentarios

Título original:

Posti In Piedi In Paradiso

Dirigida por:

Carlo Verdone

Duración:

119 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Carlo Verdone, Pierfrancesco Favino, Marco Giallini, Micaela Ramazzotti, Diane Fleri, Nicoletta Romanoff, Valentina D'Agostino, Nadir Caselli, Giulia Greco

“Es un tiempo de pobreza”, dice uno de los personajes cerca del final de “Un Piso para Tres”. La frase posee resonancias evidentes en la película a causa de que la trama se desencadena por la precariedad económica que vive cada uno, lo que tiene su raíz en la crisis que ha azotado a Europa. En toda su dimensión es una cinta que hace suyo el refrán “al mal tiempo, buena cara”, sin incorporar reflexión alguna en torno a la madre de todos los problemas de los protagonistas. Dirigida, escrita y POSTI IN PIEDI IN PARADISO 01protagonizada por Carlo Verdone, la apuesta del filme es más bien proponer la exaltación de los valores asociados a la familia como remedio para sobrellevar todas las miserias externas.

Esta realización sigue a tres hombres que a poco conocerse se ven obligados a vivir juntos. Si bien los tres comparten ser padres que han visto frustradas sus relaciones amorosas y no mantienen mayor contacto con sus hijos, la verdad es que no poseen demasiado en común. Ulisse (Carlo Verdone) es un tipo con un pasado como productor musical que ahora tiene una tienda de vinilos, Fulvio (Pierfrancesco Favino) es un periodista obligado a cubrir chismes de celebridades que en otros tiempos fue crítico de cine, y Domenico (Marco Giallini) es un agente inmobiliario venido a menos que en sus ratos libres oficia de gigoló.

“Un Piso para Tres” se arma de la mano de la simplificación y el absurdo, dos armas que bien ejecutadas pueden servir de mucho provecho. Y concretamente lo hace ubicando a tres hombres de POSTI IN PIEDI IN PARADISO 02personalidades muy variadas a convivir en un pequeño departamento, lo que le sirve para desatar sabrosas situaciones bañadas en un humor simple y directo. El problema que presenta armar una comedia sólo mediante enredos, radica en que se hace altamente complejo llegar al final con el interés arriba. Ante este escenario, la película lentamente va mutando en algo bastante distinto a lo propuesto en un comienzo, con una cada vez más preponderante presencia de los lazos familiares.

De este modo, la cinta funciona a dos niveles: por un lado, las penurias que deben pasar para llegar a fin de mes y, por el otro, la intermitente relación que sostienen con hijos y ex mujeres. Claramente donde más luce es en las complicaciones producidas a partir del mal pasar económico, pues es donde se ejecuta más limpiamente la comedia simple y la falta de pretensión. Tiene la virtud de que su mirada está lejos de ser fría, ya que dibuja estas calamidades con una dosis mínima de cariño y capacidad de compresión. En su segunda dimensión, en tanto, es propensa a caer en el melodrama poco elaborado y convincente, con no más hondura disponible que en la teleserie que se puede seguir durante la tarde en la programación televisiva.

POSTI IN PIEDI IN PARADISO 03Con todo lo básica que puede llegar a ser por momentos, termina siendo una comedia eficaz, sobria, grata, e incluso a ratos deliciosa. De partida, suple en alguna medida sus limitantes con el simple placer que siempre supone ver a gente tan peculiar como los italianos al borde del colapso y pasando las peores bajezas. También es cierto que por momentos roza los límites de lo verosímil y tiende a funcionar demasiado como comedia de sketches, pero sus apropiadas actuaciones principales y el incesante torrente de situaciones dinámicas la sostienen. A ambos aciertos los une el hábil diseño de sus protagonistas: sinvergüenzas con corazón que se las arreglan como pueden para sobrevivir, que si bien poseen visiones de vida bastante disímiles, se complementan de inmejorable manera. No se puede decir lo mismo de los secundarios, que intervienen sin plena justificación y poseen escaso fulgor, siendo meros instrumentos para el lucimiento de sus protagonistas.

Lo que yace bajo esta historia de tres pobres diablos, no es más que la incomodidad ocasionada por la distancia con los hijos, y no tanto por el dolor provocado. Por eso asombra que el mensaje entregado sea tan conservador. Al final, el conjunto permite descartar la idea de que es una película sobre la independencia y arrojo del adulto de estos tiempos. Incluso va más allá: los verdaderos niños son ellos, y de sus hijos deben aprender, en un gesto osado que tiene poco de amable con esa generación.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...