Un Gran Dinosaurio

Jueves, 26 de Noviembre de 2015 | 1:26 pm | Comentarios (1)

Título original:

The Good Dinosaur

Dirigida por:

Peter Sohn

Duración:

100 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Animación

Como en ningún otro año desde que comenzara su producción de largometrajes en 1995, Pixar se ha anotado con dos películas en una sola temporada. Por una parte, la brillante “Inside Out” (2015) irrumpía con fuerza en la mitad de junio pasado para transformarse, quizás, en el trabajo de mayor genialidad que haya facturado la casa de animación propiedad de Walt Disney hasta la fecha. En el otro extremo, nos encontramos con “Un Gran Dinosaurio”, una cinta que parece tener por objetivo recapturar la atención del público infantil, aquel que no pudo disfrutar a pleno con el primer título aquí mencionado. Con esta carga autoimpuesta, aplacada gracias a la extensa promoción que ha THE GOOD DINOSAUR 01tenido, la decimosexta película firmada por Luxo Jr. llega para devolver una de las versiones clásicas de su estudio al confiar en sólo dos personajes el curso completo del relato.

El film nos cuenta la historia de Arlo, un joven dinosaurio que debe hacer un largo viaje para volver a reunirse con su familia, luego de que accidentalmente este cayera en un río que lo arrastra muy lejos de su hogar. Para la ocasión, el meteorito que inicialmente extinguió a estos reptiles pasa de largo sobre la Tierra, por lo tanto, el mismo grupo de animales sigue con vida hasta encontrarse con el hombre. Es así como Arlo conoce a un pequeño niño que pronto será bautizado como Spot, quien en un principio no se lleva nada bien con el temeroso dinosaurio, pero con el que luego formará una gran amistad convirtiéndose en su protector y compañero de viaje.

El reflejo entre dos figuras únicas que se validan en todas sus formas, eso es “Un Gran Dinosaurio”. Porque el largometraje, dirigido por el debutante Peter Sohn, construye su historia de manera tal, que Arlo y Spot siempre sean dependientes entre sí; acá la gran velocidad con que los giros inundan la pantalla durante el primer tercio del metraje, está determinada por la introducción certera de los personajes centrales, y no tanto por el relato mismo. No es coincidencia que el propio título de la THE GOOD DINOSAUR 02cinta incorpore la imagen del protagonista, básicamente porque es necesario participar de manera afectiva al público mediante las experiencias que le toca atravesar al anterior. En ese sentido, el contexto que se plantea al ubicar primero al dinosaurio parlante y luego al humano que se comporta como el más fiel de los perros, intercambiando los papeles con la excelente “Up” (2009), es ideal para que se reciban con nuevas simpatías las veces de los roles principales.

Respaldada por una línea de personajes secundarios que resultan esenciales para el ajuste y gracia de la película, “Un Gran Dinosaurio” se basa precisamente en aquello para no languidecer sobre un argumento que podría sonar conocido. Desde un inestable triceratops, que aporta en una de las secuencias más divertidas del film, hasta un grupo de tiranosaurios que representa el sentido de la familia y de los amigos –temas de los que Pixar se ha sujetado en el ancho de sus intervenciones–, el nuevo trabajo del propio estudio organiza con precisión a sus elementos de segunda jerarquía para que la continuidad del viaje de Arlo y Spot gane en términos de dinámica. Asimismo, no existen limitaciones para mostrar en forma de comedia algunas situaciones que podrían pasar como fuertes en las circunstancias de otros relatos.

THE GOOD DINOSAUR 03Equilibrada sobre lo que parece una mezcla de “The Lion King” (1994), “Ice Age” (2002) y “Where The Wild Things Are” –clásico libro infantil de 1963, adaptado al cine en 2009–, “Un Gran Dinosaurio” también se mantiene entre dos puntos que se abren proporcionadamente sobre una cara favorable y otra negativa; en cuanto la película acierta al no tomarse en serio las morales que expresa a través de sus diálogos, yerra del mismo modo cuando cambia el drama necesario de su mitad por otro mucho más sensiblero hacia su desenlace. Bajo un similar tono fluctuante, pero ahora orientado exclusivamente hacia su beneficio, la cinta utiliza su estilo de animación para otorgar profundidad a los escenarios mediante una serie de planos largos, mientras que consigna la simplicidad en el diseño de sus personajes para hacerlos mucho más cercanos.

Efectivamente, “Inside Out” elevó los parámetros en tal condición, que todos los productos animados que se fueran a estrenar después de ella inevitablemente acusarían el golpe, y “Un Gran Dinosaurio” no es la excepción. Sin embargo, gracias a la capacidad que la película tiene para devolver en plenitud este tipo de cine al espectador más pequeño, y derechamente por la calidad que rodea su propuesta, el último proyecto de Pixar debería considerarse más allá del estado genérico.

Por Pablo Moya

Enlace corto:
(1)
  1. Pilar Celis says:

    Bella película… ❤

Comentar

Responder