Turbo

Jueves, 18 de Julio de 2013 | 11:29 am | No hay comentarios

Título original:

Turbo

Dirigida por:

David Soren

Duración:

96 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

(Voces) Ryan Reynolds, Paul Giamatti, Michael Peña, Luis Guzmán, Bill Hader, Richard Jenkins, Ken Jeong, Michelle Rodriguez, Maya Rudolph, Ben Schwartz, Kurtwood Smith, Snoop Dogg, Samuel L. Jackson

Los relatos son esenciales para el aprendizaje de los niños. Desde pequeños comenzamos a aprender (y aprehender) el mundo a través de historias que resumen la complejidad de la realidad que nos rodea, filtrando y depurando las enseñanzas que necesitamos para seguir avanzando en la vida diaria. Por eso, el ejercicio del cuento nocturno antes de dormir, es sacralizado en el recuerdo de infancia.

El género infantil cinematográfico ha reemplazado, junto a los canales de televisión y las series para niños, esa costumbre didáctica. Los padres ya no tienen tiempo (o simplemente no quieren) para dedicar a contar historias a los pequeños, entregando esa misión fundamental a las fabricadas con un molde predefinido, de fácil consumo y desecho por parte de los menores. Por esta razón, el cine infantil tiene un alto contenido moral, jugando sus cartas en las conocidas “moralejas” o enseñanzas de valores éticos a través del divertimento del cinematógrafo. Algo presente en “Turbo”, estreno infantil que viene a competir por la cuota de mercado que deje el último fin de semana de vacaciones de invierno.

Turbo es un caracol de jardín común y corriente, que lleva una vida típica para estos animalitos, lidiando con los temores y peligros tradicionales de su especie. Sólo con una diferencia: sueña con convertirse en un rápido campeón de carreras de automóvil. Como es lógico, es rechazado por sus pares, que sólo viven preocupados de no convertirse en alimento de depredadores o de terminar bajo la suela de los zapatos de algún humano. Hasta que sufre un accidente y adquiere supervelocidad, lo que le permitirá hacer realidad su mayor anhelo, participar en las 500 millas de Indianápolis.

Desde un comienzo “Turbo” deja de lado la verosimilitud para encaminarse hacia un relato con tintes absurdos, a la par con la premisa antes descrita. Está claro, nadie puede pedirle coherencia lógica a una cinta donde un caracol es capaz de correr a la par con automóviles de carrera, especialmente diseñados para superar los 300 kilómetros por hora. Aunque existen casos similares en el cine de animación para niños (un ratón cocinero, por ejemplo), en este caso es imposible comulgar con esta tremenda rueda de carreta. Además, y eso hay que destacar, lo central de la historia no está en el punto antes citado.

Donde se juega sus cartas esta película es en su carácter moralizante, aquel que obliga a extraer una enseñanza ética para el consumo y aprendizaje infantil, concentrado en la idea fuerza de perseguir los sueños, a pesar de lo grandes o absurdos que puedan sonar. En esto la cinta cumple a cabalidad con lo que promete, sosteniendo esta enseñanza sobre una trama bien construida, personajes graciosos y agradables, junto a una acción entretenida y cautivante.

TURBO 03Es evidente, en este sentido, que el cine de animación infantil no tiene porqué estar enfocado únicamente a los niños. Casos de filmes complejos, verdaderas obras de arte en su globalidad, son más comunes que antaño, donde sólo aparecían cintas “tipo Disney”. Este no es el caso, pese a que será disfrutada tanto por niños como por adultos. Lo que sí, es imposible pedirle estar a la altura de otras obras de animación, ya no sólo hablando de la archicitada Pixar, sino también “Como Entrenar A Tu Dragón”. En resumen, a seguir esperando por esos destellos de genialidad que nos entrega la industria norteamericana de cuando en vez.

Por Juan Pablo Bravo

Enlace corto:

Comentar

Responder