Trolls

Miércoles, 26 de Octubre de 2016 | 10:59 pm | No hay comentarios

Título original:

Trolls

Dirigida por:

Mike Mitchell y Walt Dohrn

Duración:

92 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Animación

La animación ha probado ser un medio para explorar una infinidad de universos narrativos y trabajar diferentes temáticas que ya no sólo están dirigidas a un público infantil, sino que también para que los adultos puedan disfrutar de ellos, siendo Dreamworks uno de los grandes estudios que lucha por permanecer vigente con estrenos que apuntan a quienes exigen diversión y relatos memorables. Esta vez, basada en los juguetes creados hacia finales de los 50, “Trolls” pretende posicionarse como una de aquellas cintas.

trolls-01Los Trolls son pequeñas y coloridas criaturas que disfrutan de cantar y bailar. Viven apaciblemente en su aldea, alejados de los Bergens, seres infelices que sólo experimentan la felicidad cuando se comen a un Troll. Todo es diversión, hasta que un Bergen descubre la aldea y rapta a un grupo de estas criaturas, por lo que Poppy decide ir a rescatarlos, con la ayuda de Branch, un gruñón Troll que se ve obligado a acompañarla. Juntos harán más de un descubrimiento en su misión de rescate.

El universo ficticio de “Trolls” es desde un principio un viaje vertiginoso y creado en concordancia a su propia narrativa, pues su objetivo es lograr la máxima atención visual, lo que es alcanzado a cabalidad. Para obtenerlo, se utiliza el medio visual como principal soporte y se apoya en la animación para cautivar a su público objetivo, con una propuesta estética capaz de atrapar a cualquiera que esté preparado para recibir un exceso de estímulos visuales representados en colores vivos y luces de neón. Es una cinta vibrante y enérgica, que imposibilita la perdida de atención gracias al dinamismo que se experimenta en pantalla, siendo su apariencia lo que permita deslumbrarse con sus detalles, que sugieren técnicas de animación en stop motion, pero que claramente son creaciones digitales. Debido a estos sutiles componentes, la experiencia se vuelve placentera incluso en su abundante y desbordante mundo de colores luminosos.

De un tiempo a esta parte, la animación como medio audiovisual ya no se toma con simpleza, y se le exige que detrás de sus diseños digitales y divertidos relatos se descubran capas que permitan profundizar y encontrar algo mucho más profundo. En ese sentido, Pixar se toma casi como un trolls-02referente al lograr este objetivo y trabajar sus películas de tal manera, que ahora es casi imposible separar una historia animada de un componente emocional que pueda alcanzar a todo público. Y si bien, la nueva entrega de Dreamworks cumple sus objetivos de entretención y puede cautivar al segmento infantil, carece de un elemento que la haga trascender.

En esa dirección, se puede establecer un paralelo con “Inside Out” (2015), que siendo atractiva al ojo, su mensaje era fuerte y justificaba su narrativa.  Sin embargo, existe en esta película una intención de establecer una profundidad y la temática de alcanzar la felicidad es uno de los motores, pero es tratado superficialmente y de manera casi evidente, descartando la opción de descubrir capas y casi subestimando a su público, sugiriendo así que es un producto más del montón y carente de sustancia.

A pesar de sus falencias en la narrativa, estas se logran ocultar astutamente gracias a la configuración de sus personajes, quienes se posicionan como componentes primordiales para mover el relato y crear una historia satisfactoria. Cada uno de ellos con una personalidad marcada, juegan como piezas de un rompecabezas que calzan a la perfección al momento de construir una aventura atractiva y que no decepciona, pues sigue paso a paso las instrucciones de un recetario narrativo que pretende entregar buenos resultados. Además, sus personajes aportan momentos graciosos, que hacen de la experiencia algo más llevadero y ligero.

trolls-03La música juega un papel preponderante en el relato de “Trolls”, con varios números musicales que acompañan a sus personajes mientras avanzan en su aventura, y serán varias canciones populares las escogidas para ser interpretadas por ellos, sirviendo como gancho comercial gracias a la inclusión de Justin Timberlake como productor musical e intérprete de varias de ellas, y de paso captar la atención de los más adultos cuando canciones famosas aparecen versionadas en pantalla.

Si el objetivo era crear una producción atractiva que lograra encantar a un público infantil, “Trolls” lo cumple a la perfección fundamentado en un trabajo visual deslumbrante y en un relato lo suficientemente entretenido para mantener la atención. No obstante, esto último sólo se queda en la superficie y deja de lado una sensibilidad que es importante trabajar al momento de utilizar la animación como un medio, alejándose de propuestas similares como “Zootopia” o “Finding Dory”, ambas estrenadas este año, comprobando que cuando estos elementos se trabajan por separado, queda como resultado un producto que habla más de forma que de fondo.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder