Tomorrowland

Jueves, 21 de Mayo de 2015 | 2:18 am | Comentarios (2)

Título original:

Tomorrowland

Dirigida por:

Brad Bird

Duración:

130 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

George Clooney, Hugh Laurie, Britt Robertson, Raffey Cassidy, Judy Greer, Kathryn Hahn, Lochlyn Munro, Chris Bauer, Tim McGraw, Paul McGillion, Raiden Integra

Cuando vemos una película, existen ocasiones en las que puede resultar difícil hacer la diferencia entre el planteamiento de un tema complejo llevado de forma interesante, y una idea sobre la que su desarrollo se pueda advertir derechamente falaz o pretensioso. Y es que, paralelamente al sentido macro que quieran otorgar los realizadores a sus largometrajes, existen factores –agravantes o atenuantes, dependiendo de la disposición del espectador- que pueden ser entendidos como distractores para desviar la atención respecto de la verosimilitud del relato. Para poner en contexto lo TOMORROWLAND 01anterior a través de sus extremos, existen dos ejemplos recientes: “Interstellar” (2014) y “Lucy” (2014), donde la primera, más allá del sopor que pueda despertar en algunos, termina siendo clara en todas sus líneas, y la segunda, gira en torno a una premisa que es falsa desde su raíz.

Tras verse envuelta en un arresto, Casey Newton (Britt Robertson), una adolescente tan problemática como inteligente, encontrará entre sus pertenencias una misteriosa insignia que tiene el poder de transportar a una persona a un mundo paralelo, con sólo tocarla. Casey, llevada por su curiosidad, decide buscar información sobre el broche, encontrándose en su camino con Athena (Raffey Cassidy), una extraña niña que parece tener todas las respuestas que la primera necesita. Las dos jóvenes van en busca de Frank (George Clooney), un ex niño prodigio de la ciencia, convertido ahora en un hombre huraño, para averiguar más acerca de la tierra conocida como Tomorrowland, un lugar perdido en el tiempo donde las cosas quizás no son lo que parecen.

TOMORROWLAND 02Al contrario de la gran cantidad de títulos que últimamente han puesto presente y futuro por igual como lugares distópicos desde sus proyecciones, con las sagas de “The Hunger Games” y “Divergent” como puntales de aquello, “Tomorrowland” nace a partir de una imagen prometedora respecto de cuál podría ser el devenir de nuestra raza una vez consumados los avances tecnológicos e intelectuales de la época ambientada en la ficción. Un ejercicio ciertamente riesgoso, al no tomar parte del elemento común en este tipo de películas, se termina asumiendo como tal cuando la historia que aquí se presenta empieza a languidecer antes del cierre de su primer tercio; en lo que parece ser un desentendido sobre los múltiples y difíciles temas que propone durante todo su metraje, la cinta producida por Disney se queda en un bucle que, por una parte, busca reemplazar las omisiones de su guión por un formato que apela a la vertiginosidad de sus escenas y, por otro lado, se atrapa intencionalmente en toda la ilusión que crea su declamatorio espectáculo visual.

Considerando lo anterior, se entrevé que el problema fundamental de “Tomorrowland” reside en su estructura narrativa, al no haber una relación clara e inmediata entre los hechos que se van sucediendo y que nunca llegan a puerto por su causalidad. En otras palabras, es como si sobre la marcha el filme no se hiciera cargo de lo que dice por lo complicado que puede ser expresar en síntesis lo grande de sus tópicos. Aparte de crear confusión, lo último se establece transversalmente en una producción que no bien termina un desglose inconsistente para ideas que abarcan desde el TOMORROWLAND 03entramado espacio–tiempo hasta sistemas sociales no sustentables, plantea a sus personajes de manera unidimensional, teniendo esto un reflejo paradójico en el mismo curso del relato cuando, hacia su mitad, Frank Walker le pregunta a Casey –una sobreactuada y, por momentos, insufrible Britt Robertson- “¿Quién es?”, no teniendo él, ni el público, una respuesta satisfactoria para esto, a pesar de que ella sea la excluyente protagonista del largometraje.

Indistintamente de toda la agitación que ha causado el estreno de la película que aquí comentamos, no es un despropósito pensar en ella como la antesala perfecta a la mega apuesta que Disney ya celebra con el lanzamiento del séptimo episodio de “Star Wars” para fin de año. Sin ir más lejos, “Tomorrowland”, desprovista de cualquier sutileza, hace un espacio antojadizo para mostrar durante un largo pasaje una tienda con toda clase de artículos geeks coleccionables, sobresaliendo entre estos, claro, las figuras ilustres del universo creado por George Lucas. Al margen de la estrategia, al muy buen director que es Brad Bird esta vez no le alcanza.

Por Pablo Moya

Enlace corto:
(2)
  1. Acertada critica.. personalmente tambien creo que es una pelicula con demasiado parlamento, demasiado, que no logra entretener y menos entender 100% con tanta narracion, cuando no es un drama .. llevemoslo a que vaya a verla un niño..

  2. Una película con gran personalidad pero creo que no logra una motivación clara en su desarrollo,

Comentar

Responder