Terror en Chernobyl

Martes, 7 de Agosto de 2012 | 12:52 pm | Comentarios (1)

Título original:

Chernobyl Diaries

Dirigida por:

Bradley Parker

Duración:

86 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Jesse MacCartney, Jonathan Sadowski, Olivia Dudley, Ingrid Bolso Berdal, Dimitri Diatchenko, Devin Kelley, Nathan Phillips

Hablar de terror es hablar de clichés. Para ser justos, no es un problema que afecte sólo a este tipo de relatos, todos los géneros tienen reglas, principios y dogmas que es mejor aplicar al pie de la letra, para así obtener una pieza reconocible que los fanáticos consuman sin complicaciones. Hasta cierto punto, la única escapatoria en las narraciones estandarizadas es parodiarse a sí mismas o perecer (como le sucedió al western o al musical); ni siquiera la reinvención es una receta infalible. Por eso es absurdo pensar que se puede contar algo nuevo en las películas de horror, y tal como se presume en el título, “Terror En Chernobyl” no aporta nada nuevo, ni siquiera en su premisa.

Incluso al reseñar la trama se comienza por un cliché: un grupo de seis jóvenes, que pasan sus vacaciones en Kiev, capital de Ucrania, decide pagar a un habitante de la ciudad para que los lleve a un tour no incluido en las agencias de viaje, que consiste en visitar Prípiat, asolada por el desastre nuclear de Chernobyl y convertida en ciudad fantasma. Al llegar al complejo, antes habitado por los trabajadores del reactor y sus familias, quedan atrapados y se dan cuenta que el peligro va más allá de los animales salvajes que pernoctan en los edificios…

No hay originalidad, todo está contado. Desde la exploración de la ciudad hasta el contratiempo que marca el punto de “no retorno”, en “Terror en Chernobyl” cada escena está sacada de otra parte. Hasta los recursos expresivos utilizados para crear la atmósfera requerida por el film parecen un déjà-vu: el susto inicial, la música para acentuar la tensión o la cámara justo en la nuca de los protagonistas en cada persecución. Hasta el famoso “metraje encontrado” encuentra un cierto homenaje, quizás con una lectura irónica por la sobre explotación del recurso.

Hay que reconocer que, pese a la repetida trama y al desarrollo del relato, la película no naufraga completamente, tiende a sostenerse en su propuesta y sorprende a más de alguno con su final. Quizás gane un poco la curiosidad inherente que implica explorar esta ciudad abandonada hace más de 25 años, y las imágenes pueden inspirar un sobrecogimiento parecido al explorar los laberintos de ese hospital psiquiátrico abandonado en “Session 9” (2001) de Brad Anderson. Pese a que esa no sea la intención, se logra cautivar con la ciudad-mausoleo filmada a modo de documental, como si a ratos los protagonistas nos transmitieran su curiosidad por este desierto urbano.

Algo que se cuela entre las imágenes y se relaciona con otras películas actuales, es la obsesión que tienen los estadounidenses con sus vacaciones en Europa, sobre todo si el destino está más allá de la vieja Cortina de Hierro, recordemos “Hostel” (2005)  o la reciente “Taken” (2008). Los productos culturales tienden a involucrar visiones y temores de la conciencia colectiva llamada sociedad, más aún si estos son ensamblados en la fábrica de sueños (y salchichas) que es Hollywood. Es interesante detenerse a pensar cuál es la razón de esta amenaza imaginaria, donde el antiguo adversario de la Guerra Fría, adoptado ahora por el modelo capitalista, abre sus puertas para convertirse en el patio de recreo del imperio. Quizás, para ellos, todos seguimos siendo enemigos.

Lo que sí se puede sacar de conclusión, a modo de interrogante, es si traer una producción de terror con guión de Oren Peli, creador y director de la saga “Actividad Paranormal” enriquece la pobre cartelera cinematográfica chilena, que luego de vacaciones de invierno está saturada de títulos para niños o blockbusters de la temporada. Siendo este un film mediocre, poco original y básico, ¿no sería más gratificante exhibir otras películas, ya ni siquiera hablando de cine independiente o europeo, si no que superproducciones que pasan meses hasta que logran un espacio en la taquilla nacional? Una pregunta nada original, pero siempre válida.

Por Juan Pablo Bravo

Enlace corto:
(1)
  1. VdVino says:

    esta pelicula es un asco¡¡¡¡¡¡¡¡

Comentar

Responder