Te Sigue

Miércoles, 23 de Septiembre de 2015 | 10:49 am | No hay comentarios

Título original:

It Follows

Dirigida por:

David Robert Mitchell

Duración:

100 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Maika Monroe, Keir Gilchrist, Daniel Zovatto, Jake Weary, Olivia Luccardi, Lili Sepe, Linda Boston, Caitlin Burt, Heather Fairbanks, Aldante Foster, Ruby Harris, Christopher Hohman, Bailey Spry, Rich Vreeland

El miedo como una de las emociones que provoca mayor cantidad de sentimientos, reflejándose aquellos sobre un proceso que parece ir naturalmente hacia la diversificación de sus formas. Y es que, cualquier tipo de terror que podamos sentir a partir de un estímulo, es susceptible de sufrir cambios en relación al contexto en el que nos encontremos, concluyendo en la normalización malsana o favorable de aquel. ¿Vivir asustados o asumir el miedo como una motivación? Hace muy poco, “The Babadook” (2014) planteaba de manera brillante la misma pregunta, utilizando a la ausencia como el único elemento para estudiar la desolación, un sentimiento equivalente en todas las personas, más allá de que entendamos o no las razones individuales de cada una. La película, en definitiva, construye un relato de terror sobre escenarios mucho más reales.

IT FOLLOWS 01Esto es lo que precisamente hace “Te Sigue”, un largometraje que ubica las posibilidades de su horror adoptando diferentes formas, y apareciendo en cada rincón. Puntualmente, la cinta trata sobre una maldición que se trasmite por vía sexual, cuando el portador eventualmente se libera de ella pasándosela a su pareja. Es el caso de Jay (Maika Monroe), una joven que, después de mantener relaciones sexuales con un muchacho de su misma edad, comprueba que ahora ella es quien será atormentada por una fuerza sobrenatural desconocida, de la que sólo se sabe es capaz de tomar distintos aspectos humanos. Mientras Jay junto a sus amigos tratan de buscar respuestas a esta situación, las visiones de terror que tendrá la adolescente irán haciéndose cada vez más violentas.

En lo que se advierte como una combinación entre “The Sixth Sense” (1999) y todas las películas que forjaron el éxito del slasher en los 80 –cuyas bases hasta el día de hoy se sostienen en la dinámica del perseguidor/perseguido-,“Te Sigue” dispone las primeras cualidades de su muy atrayente apuesta argumental sobre el cómo va a introducir el miedo en el espectador, que verá al recurso sin la intención de esconderse para causar la sorpresa, sino lo contrario: aquí las amenazas no aparecen de forma súbita, más bien se hallan presentes de manera constante, aunque los personajes no se logren dar cuenta. Para equilibrar con eficacia esto último, el film también carga de incertidumbre a la historia, que no necesita entregar mayor información respecto del mal que sigue a Jay; sólo basta decir que el propio tiene por único objetivo hacer daño, que se encuentra personificado en varias figuras para avisar de su permanencia y que, sin importar lo frontal de su embestida, ni lo despacio de su traslado, con la resignación de los protagonistas, la maldición va a alcanzar su propósito.

IT FOLLOWS 02Considerando el punto anterior y la génesis del conflicto principal en el relato, son bastantes las lecturas que podrían relacionarse con el significado que adquiere la sexualidad en la cinta, porque no deja de ser desconcertante el medio a través del que se somete a tortura a la mayor porción de los personajes. Las enfermedades de transmisión sexual más agresivas, simbolizadas en una lenta condena, pueden ser expresadas en la tesis con más asidero sobre este ítem, sin embargo, refiriendo al primer párrafo del texto vigente, la sola actividad sexual en la película podría estar sujeta a un miedo intrínseco cuando las circunstancias no son las deseadas. Por otro lugar, la idealización de la intimidad y el consecuente temor sobre esta por no completar las expectativas, también logran tomar parte en el tema. Sea como fuere, si “Te Sigue”, después de su desenlace, permite llegar al sano ejercicio de la conjetura, es porque el film en cuestión muestra en su forma –que es capaz de sobrellevar todo el peso del fondo- una calidad técnica y narrativa excepcional.

La segunda película realizada por David Robert Mitchell –igualmente escritor de sus trabajos- es, por lo bajo, setenta por ciento dirección. Y es que el cineasta norteamericano, consigue validar sus aptitudes sobre un enorme abanico de herramientas que nunca son utilizadas sólo porque sí. La intencionalidad evidente que existe en cada toma del título, se registra mediante geniales desplazamientos de cámara que, por una parte, logran demostrar en tiempo real las emociones que van atravesando los personajes en distintos instantes del metraje, y por otra también pueden establecer el desarrollo normal de los últimos, que despliegan sus personalidades siempre en escena y jamás estando alejados del cuadro.

IT FOLLOWS 03El acercamiento de recursos primarios del cine como el uso del espejo –que, en principio, refleja las inseguridades de Jay-, la mirada a la cámara o la mirada dirigida hacia fuera del encuadre –ambas dispuestas para la interacción con el público-, de igual manera se incluyen en los movimientos de un lente que es absolutamente comprometido con la historia misma del largometraje. Tan fundamental como lo anterior, resulta el tratamiento visual que configura Mitchell, planteado en la imagen de un otoño que se deviene en gris o claro, dependiendo las condiciones que curse un relato en el otro margen complementado por un perfecto soundtrack, volcado casi en clave de homenaje sobre las películas del género que fueran exitosas en décadas pasadas.

Resumiendo, “Te Sigue” es una producción que desprende riesgo en todos sus extremos, radicando los atributos cardinales de su propuesta en la forma que en ella se presentan los miedos junto a sus ramificaciones. Si bien es cierto, hay instancias del montaje que no tienen explicaciones suficientemente claras, las mismas parecen estar espaciadas en un orden deliberado, entendiéndose como lo verdaderamente importante dentro del film, la lógica de las emociones, donde el instinto y la razón –para este caso particular, el terror y el posible deseo de convivir con él- buscan permanentemente comulgar. El material está disponible y es excelente, así que es mejor que cada uno saque sus propias conclusiones.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder