Stefan Vs. Kramer

Miércoles, 1 de Agosto de 2012 | 6:39 pm | Comentarios (4)

Título original:

Stefan Vs. Kramer

Dirigida por:

Stefan Kramer, Sebastian Freund, Lalo Prieto

Duración:

100 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Stefan Kramer, Paloma Soto, Teresita Commentz, Andrés Commentz, Carolina Paulsen, Javiera Acevedo

Para nadie es desconocido el éxito que ha cosechado el trabajo de Stefan Kramer, quien en estos últimos años, ha llegado a transformarse en parte del folclor criollo como una de las figuras más estimadas por los chilenos. Viviendo el peak de su carrera humorística, parecía idóneo dar el salto a palabras mayores. Una superproducción, distribuida por la mismísima  20th Century FOX, daría forma al largometraje basado en el humorista y en sus celebradas imitaciones. La gran interrogante era: ¿podrá el carisma y talento de Kramer, sostener una película completa?

La película comienza con Stefan (Kramer) viviendo de los logros que ha cosechado a lo largo de su carrera, señalando como momento cúlmine, su aparición en el Festival de Viña del Mar. Mudándose a un nuevo barrio y trabajando sin parar, Olivia (Soto), esposa de Stefan, comienza a vivir el suplicio de ser la esposa del humorista más cotizado de Chile. Aprovechando este conflicto, una serie de personalidades de la televisión y la política, victimas de la sátira del imitador, comenzarán a fraguar un plan siniestro para destruir la carrera del humorista.

La respuesta a la gran interrogante puede ser definida como un “más o menos”. Por una parte, somos testigos de una historia que, a pesar de lo absurdo de su planteamiento, logra desarrollarse y trazar un arco, justificando la aparición de la larga lista de personalidades que aparecen en pantalla –un número que asciende a 19-, siendo muy rescatable el hecho de que las imitaciones hayan podido dar pie para la creación de personajes, que caricaturescos y todo, están al servicio de la historia y se transforman en parte relevante de ella. Por otra parte, existe el engolosinamiento de ver a Kramer haciendo su trabajo, con una serie de momentos que están puestos en pantalla sólo para sacar la carcajada del respetable, gracias a las muletillas y los tics de los personajes, teniendo como ejemplo más palpable el personaje de Zalaquett, al que no se le puede sacar más el jugo. Sin embargo, la cinta no cae en un festival del scketch, y es capaz de seguir una línea coherente como película.

Una de las cosas que siempre se le ha admirado al humor de Kramer, es su desfachatez e insolencia, creando rutinas donde se puede oler una aguda crítica social, y con los cojones suficientes como para reírse en el rostro del propio presidente de la nación. Eso se echa de menos en “Stefan Vs. Kramer”. Se siente una necesidad por querer quedar bien con todos y no casarse con ninguna postura. Hay mofas a la farándula y a ciertas personalidades de la política, pero no terminan de ser unos pequeños pinchazos ante las rutinas que ya hemos podido ver en el pasado. Faltó el piscinazo. Por lo demás, la trama principal es de lo más cliché y existe sólo como excusa para ver las imitaciones de Kramer, aletargando una película que, de sus cien minutos de duración, sobran unos quince. En ese sentido, la secuencia final tiene de lo mejor y de lo peor del metraje, al Kramer desvergonzado y al Kramer suavizado para los niños, la familia y la tele.

En cuanto a la producción, se nota que no escatimaron en gastos y que estamos ante un producto fuera de lo común para nuestra industria. El gran problema es que, para encontrar la gracia de la película, sí o sí, hay que ser chileno, conocer el trabajo de Kramer, y saber algo de la farándula nacional. Lo que se nos presenta en pantalla, asume que el espectador sabe quienes son, y de donde vienen, los personajes imitados, desarrollando la trama como una extensión de lo que hemos visto en la televisión, y en una limitante para su distribución fuera de nuestras fronteras.

Más allá de un par de apariciones sorpresivas –una de ellas ya fue arruinada por un diario local y es de lo mejor de la cinta-, y el cameo póstumo de Felipe Camiroaga –cuya aparición es de lo más sobria y ni siquiera da para morbo-, “Stefan Vs. Kramer” no entrega más de lo que muestra su trailer. Una película entretenida, dirigida para todo aquel que disfruta con las rutinas del humorista, y ríe a destajo a la hora de almuerzo con los comerciales de cierta tienda comercial, para ellos, “Stefan Vs. Kramer” es su película.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(4)
  1. daniel says:

    Hola la verdad a mi no me gustan mucho los comerciales de abc Din, pero si me gusto mucho Stefan vs Kramer, me reí mucho, la peli sostiene sostiene por si misma al punto de que logras en algún momento olvidarte de las imitaciones y meterte en la historia. Es también digno de destacar la factura del filme para hacer interactuar a 6 personajes en una misma escena. Impresionante la imitación a Hinspeter, muy chistosa la aparición del chino Rios. Esta peli es totalmente recomendable esta muy buena. Saludos

  2. Pamela says:

    Concurso? 1313

  3. Alahn says:

    Muy bueno el análisis. Era lo que creíamos todos que iba a pasar con la película.

  4. juan pincel says:

    ES MUY BUENA LA PELICULA, LO TRISTE ES QUE AL FINAL KRAMER MUERE REVENTADO.

Comentar

Responder