Spy, Una Espía Despistada

Jueves, 4 de Junio de 2015 | 2:14 am | No hay comentarios

Título original:

Spy

Dirigida por:

Paul Feig

Duración:

120 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Melissa McCarthy, Jason Statham, Rose Byrne, Jude Law, Morena Baccarin, Bobby Cannavale, Allison Janney, Nia Long, 50 Cent, Peter Serafinowicz, Will Yun Lee, Zach Woods, Alicia Vela-Bailey, Jessica Chaffin, Miranda Hart

Paul Feig, el director encargado de la próxima entrega de la franquicia “Ghostbusters”, que tendrá a cuatro mujeres cazafantasmas, se ha enfocado en otorgar a actrices el protagonismo cómico. Esto quedó claro en “Bridesmaids” (2011) y dos años más tarde cuando trabajó junto a Sandra Bullock y Melissa McCarthy en “The Heat”, logrando un parcial apoyo de la crítica y redescubriendo el gran potencial de la comedia de acción no romántica, cuyos personajes son (anti) heroínas y no simplemente damas en apuro. Nuevamente Feig apuesta por algunos nombres de sus películas SPY 01anteriores y, con McCarthy a la cabeza, lanza “Spy: Una Espía Despistada”, una comedia fresca, atrevida y sumamente hilarante.

Bradley Fine (Jude Law) es uno de los mejores agentes de la CIA, trabajo que complementa gracias a los conocimientos de la analista Susan Cooper (Melissa McCarthy). Pero cuando una de las misiones para hallar dónde se esconde un artefacto nuclear no sale como fue planeado, Cooper se ofrece voluntaria para infiltrarse en París y reportar los movimientos de Rayna (Rose Byrne), quien es la única que sabe dónde está escondido el aparato. Sin embargo, Rick Ford (Jason Statham), otro espía de la agencia, toma la decisión de ir por su cuenta a aniquilar el objetivo, por lo que pondrá en riesgo la misión.

Es casi imposible no irse a la segura con Melissa McCarthy; su candidez y su peculiar estilo de comedia siempre caen bien. No tiene miedo a que se “rían de ella”, pero logra algo más allá con sus personajes: nos reímos junto a ella y conectamos con sus expresiones, efecto que pone en alto cualquier falla menor en el trazado argumental. Se nota cómoda en este tipo de papeles, obviamente SPY 02tomando algunos riesgos, para salir triunfante como ama y señora de la acción ocurrente.

En paralelo tenemos un casting que funciona sorprendentemente perfecto. Statham presenta a un espía terco, rudo y extremo, que logra varias de las escenas más graciosas. La estrella del sitcom “Miranda” y la serie inglesa “Call The Midwife”, Miranda Hart, interpreta a Nancy, la mejor amiga de la protagonista. Juntas presentan una dupla jocosa que, aunque pasen por una comedia más pueril y frágil, responden impecable a la trama. La única que quizás no termina por encajar del todo en su papel es Rose Byrne, pero mientras McCarthy está en pantalla con ella, no hay de qué preocuparse.

A pesar de tener como foco ser una semi parodia de James Bond y las películas de espías en general, “Spy, Una Espía Despistada” se presenta cuidada en sus diálogos, algunos gags y en las escenas más enérgicas, no así en la estructura en que está armada la historia. Más de algún agujero argumental se SPY 03queda sin ser respondido. Por suerte, la rapidez en el desarrollo de la cinta es lo bastante elocuente como para dejar atrás esas fallas. Lo visible, en este caso, es tanto o más importante y eficaz que el motivo detrás.

“Spy, Una Espía Despistada” tiene un parecido al estilo slapstick –torcido a brutal- de “Kingsman: The Secret Service” (2015), con escenas algo fuertes para algunas personas más sensibles y totalmente inesperadas. No obstante, es mucho más fecunda de principio a fin, y logra mantener una línea que no sólo se nutre de las escenas de acción, sino que de las dimensiones de los personajes principales.

Siempre es un agrado ver comedias de acción en las cuales no se teme proponer protagonistas mujeres que salen del común denominador impuesto en otras barbaridades cinematográficas, que si bien se sustentan en la parodia y en situaciones límite que lindan en lo vergonzoso o inverosímil, presentan un soporte que rompe con los estándares de los papeles pensados “para mujeres”. Nuevamente McCarthy demuestra que puede llevar la batuta de la acción sin tapujos, incluso para hacer el esfuerzo de quedarse después de los créditos para una última escena final.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder