Sola Contigo

Jueves, 23 de Octubre de 2014 | 10:39 am | Comentarios (1)

Título original:

Sola Contigo

Dirigida por:

Alberto Lecchi

Duración:

98 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Ariadna Gil, Leonardo Sbaraglia, Sabrina Garciarena, Gonzalo Valenzuela, Antonio Birabent, Carlos Hugo Astarain

El género de los thrillers de intriga, donde se va desarrollando poco a poco una trama que gira en general en torno a asesinatos o secuestros, suele depender en gran medida de un trabajo de guión realmente cuidadoso. Pudiendo caer en una trama fácil y burda que aburra, o una demasiado complicada cuyas ambiciones le queden grandes, este género suele ser una apuesta complicada. Dentro de esto, “Sola Contigo”, a pesar de a ratos parecer que pierde foco o que algo no anda del SOLA CONTIGO 01todo bien en la realización, se alza como un fino ejemplo de una buena idea, cuyas ambiciones sólo le sumaron a su calidad.

María Teresa (Ariadna Gil) es una mujer española que ha conseguido un buen trabajo y realizarse del todo en Argentina, pero cuando una serie de llamadas intimidatorias comiencen a asolar su vida, se encontrará enfrentada a su pasado, el que esconde una serie de elementos oscuros, de los cuales nunca logró escapar.

Como una coproducción argentino-española (y con un leve toque chileno en la breve aparición de Gonzalo Valenzuela), “Sola Contigo” es una película cuyo valor no aparece a primera vista. De hecho, los primeros minutos languidecen y parecen sugerir una película más del montón; algo así como una buena oportunidad para captar algo del público veraniego latinoamericano. Pero es cerca de la primera media hora en que los elementos ya entregados, desde la identidad de la protagonista y sus cercanos, hasta sus motivaciones, comienzan a mezclarse y cruzarse. Esta decisión creativa –bastante arriesgada por lo demás- funciona tanto dentro como fuera de la película, ya que la comprensión del espectador suele ir a la par, o incluso un poco adelantada, a la de los personajes.

SOLA CONTIGO 02La gran vuelta de tuerca de la película consiste en que un elemento, generalmente central en un thriller como son las amenazas de un sicópata, pase a segundo plano al ser utilizado como un artefacto para avanzar la trama. Frente a esto, su lugar es tomado por los sentimientos, las relaciones, la culpa, la redención y el perdón. Son estos elementos los que subyacen a la historia, pero conviviendo complicadamente entre ellos; incluso, en algunas ocasiones, enfrentándose. La culpa y el perdón son más que nada los aparatos centrales. Para esto, en la película se usan una serie de distintivos simbólicos, principalmente amparados en el catolicismo, pero que en lugar de parecer proselitistas, están férreamente anclados en lo cotidiano.

Aparte del montaje dramático, la cinta hace un uso más que nada funcional de los aspectos técnicos, para de esta forma evitar cualquier pirotecnia estilística que pudiera distraer de la historia. La música, a pesar de ser quizás un poco grandilocuente en su orquestación, es relegada a respaldar la imagen y SOLA CONTIGO 03las acciones, consiguiendo el aparente fin de realzar ciertos momentos. Más que nada, es importante notar que esta es una película que requiere de cierta paciencia, ya que juega mucho con dejar colgando algunos elementos, y sólo resolverlos al final. En algunos momentos puede llegar a parecer un poco perpleja, pero la mayoría de las piezas terminan por conectar; y si no es así, son dejadas para la posterior interpretación y lectura de la audiencia.

“Sola Contigo” se coloca dentro de la serie de películas de calidad llegadas desde el otro lado de la cordillera. Quizás no cuenta con la espectacular originalidad y la temática social de, por ejemplo, “Relatos Salvajes” y es una obra con una superficie tradicional, pero esconde un montón de subtextos y giros a desenterrar a quienes le den una oportunidad.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:
(1)
  1. Muchas gracias por esta crítica, Lucas.

    Jordi Mir.
    Productor de SOLA CONTIGO en España.

Comentar

Responder