Siete Deseos

Jueves, 27 de Julio de 2017 | 12:28 am | No hay comentarios

Título original:

Wish Upon

Dirigida por:

John R. Leonetti

Duración:

90 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Sherilyn Fenn, Joey King, Ryan Phillippe, Elisabeth Röhm, Shannon Purser, Ki Hong Lee, Sydney Park, Alice Lee, Daniela Barbosa, Michelle Alexander, Raegan Revord, Sean Jones, Natalie Prinzen-Klages, Josephine Langford, Mitchell Slaggert, Alexander Nunez

El terror es sin duda uno de los géneros más exitosos comercialmente hablando, y así como logra ser éxito en taquilla, también presenta la oportunidad de profundizar temáticas utilizando al género sólo como una excusa. Es así como últimamente cintas independientes se posicionan en las listas de lo mejor del año. Por otra parte, existen películas mucho más directas en sus objetivos y que ya se han establecido como franquicias en el género.

Además, se podría determinar que por cada saga de terror existe una generación dispuesta a consumirla en su totalidad, asegurando el éxito por años. En ese sentido, se podría citar a “Scream” (1996) a mediados de los 90 y “Final Destination” (2000) a principios de la década siguiente, como cintas de terror con adolescentes como el foco principal. El director de “Annabelle” (2014), John R. Leonetti, pone nuevamente a los problemas adolescentes en el centro atención cuando un elemento sobrenatural se cruza justo en medio.

Clare (Joey King) es una adolescente que vive con su padre (Ryan Phillippe) e intenta sobrevivir a sus días como una estudiante común. Todo parece ir normal, hasta que descubre una vieja y misteriosa caja capaz de conceder siete deseos. Clare comienza ingenuamente a hacer uso de esta caja al darse cuenta de que puede alcanzar todo lo que no ha tenido hasta el momento, sin embargo, su decisión traerá peligrosas y mortales consecuencias.

La premisa que presenta “Siete Deseos” basa sus cimientos en “The Monkey’s Paw”, un cuento de terror escrito por W.W. Jacobs en 1902 y que ha servido como inspiración para ser adaptada en diferentes medios narrativos. En aquel cuento, los deseos servían como pretexto para retratar las consecuencias que existirían si se interviene el destino. Algunas de estas ideas rodean la propuesta narrativa de esta cinta, sin embargo, se desperdician muchas oportunidades de profundizar en ellas, otorgándole atención al espíritu adolescente que se respira durante todo el metraje. Este, por supuesto, no tendría por qué ser un aspecto negativo, no obstante, sólo se trabaja de manera superficial y los arcos narrativos que se abren nunca logran cerrar, resultando en un mar de ideas a medio camino.

El ritmo y estructura que presenta este filme dialoga directamente con películas adolescentes de los 90 y principio de los 2000, con arquetipos muy presentes y estereotipos de personajes que rayan en la caricatura, por lo que es muy fácil que la cinta caiga en clichés a medida que avanza. Pero, por otro lado, logra ser lo suficientemente honesta y directa al hablarle a un público en particular, pues traslada toda esa estructura juvenil de antaño y la adapta a tiempos modernos: abundan los guiños a la cultura pop a través de la música, redes sociales y aplicaciones que hablan de esta era digital, teniendo claro el espectador a la que está dirigida y lo que quiere conseguir.

Siendo este su quinto largometraje, y después del éxito comercial que significó “Annabelle”, se puede vislumbrar el manejo que tiene Leonetti al trabajar este género, y sabe perfectamente como este funciona en su estructura, pero ciertas decisiones hacen que nuevamente una cinta de terror se alimente de todos los vicios que hacen del estilo uno de los más visitados y exitosos. Por lo tanto, es esperable que exista un exceso de secuencias con un suspenso forzado y abusando de jumpscares sólo para buscar el susto fácil. Por otra parte, las secuencias cuando la caja de música cobra su precio y las víctimas comienzan a morir logran ser lo más interesante, ya que la tensión es trabajada apropiadamente, pero la falta de originalidad pasa la cuenta cuando estas escenas se emparentan directamente con “Final Destination”, limitando incluso con lo irrisorio, manifestando los pocos esfuerzos que existen para que la cinta se pueda sostener por sí sola.

Desde un comienzo “Siete Deseos” revela sus costuras y se entrampa cuando quiere parecer más profunda, manifestando cimientos débiles que la encasillan en la categoría de cintas predecibles y anticlimáticas, pues consta de una estructura ya conocida, donde los hechos se van descubriendo sin mayor misterio, quitando suspenso y eliminando el factor sorpresa. Y quienes más sufren en este proceso son sus personajes, puesto que resultan ser simplones y sin mayor sustancia, particularmente Clare, quien en una posición protagónica nunca logra establecer una conexión entre su configuración como personaje y los hechos en los que se ve envuelta, desaprovechando en ella la posibilidad de canalizar las temáticas que propone su premisa. “Siete Deseos” resulta ser sólo el intento de posicionar una nueva franquicia de terror, pero a la fuerza, donde no existen los suficientes elementos para que se pueda sostener en el tiempo, debido a un pobre desarrollo narrativo donde el género sólo sirve de pretexto y no logra darle frescura.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...