Shaun El Cordero: La Película

Jueves, 3 de Septiembre de 2015 | 2:04 am | No hay comentarios

Título original:

Shaun The Sheep Movie

Dirigida por:

Mark Burton y Richard Starzak

Duración:

85 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Stop Motion

Hace más de cuarenta años que los Estudios Aardman están en el mercado de la animación británica, pero fue recién en 2000 que dieron el salto a la gran pantalla con el estreno de la película “Chicken Run” (“Pollitos en Fuga”). Con la técnica del stop motion y usando personajes de plasticina, la producción de poco más de hora y media conquistó al público infantil con las peripecias del grupo de gallinas, y la afinidad del movimiento en los rostros y gestos de los animales. Cinco años más tarde, “Wallace & Gromit: The Curse Of The Were-Rabbit” hacía famoso mundialmente al hombre calvo con gran sonrisa y a su fiel e inocente perro. Si bien, “Wallace & Gromit” partió siendo una serie corta para SHAUN THE SHEEP MOVIE 01la televisión, pronto su popularidad logró traspasar fronteras e incluso, en 2006, se hizo con el Oscar a Mejor Película Animada, en una reñida competencia con otras perfectas producciones.

Una de las características principales de los Estudios Aardman es otorgarle a sus historias una tónica cómica en un escenario reconfortante, campestre u hogareño, donde el valor del trabajo y los lazos forjados de la compañía y la amistad en lugares más bien aislados siempre están presentes. Así, y después de otros tres largometrajes con gran aceptación, este año el protagonista de la historia es el cordero protagonista de la serie “Shaun The Sheep” (2007), que nuevamente prueba la eficacia de los estudios en crear relatos, personajes y situaciones sumamente entrañables, que pueden ser disfrutadas por grandes y chicos.

El cordero Shaun (aunque la traducción literal es “oveja”), aburrido de la vida rutinaria en la granja, idea un plan junto a sus otros compañeros y compañeras para burlar las tareas matutinas del Granjero y poder tener un día libre. Juntas logran adormecer al Granjero y lo acuestan dentro de una casa rodante. Sin embargo, por accidente el remolque cede y se va por el camino que lleva a la Gran Ciudad. Shaun, arrepentido, decide que no puede quedarse de brazos cruzados, por lo que emprende un viaje con las siete ovejas para traerlo de vuelta.

SHAUN THE SHEEP MOVIE 02Uno de los primeros elementos que enriquecen el relato en esta ocasión es la casi nula verbalización de las acciones. No hay intercambio de palabras ni diálogos hablados: toda la película se sustenta en la utilización de los gestos, señales y símbolos para contar la historia. La acción mostrada cumple el rol de lenguaje universal y es presentado de una forma inteligente y de fácil comprensión. En este sentido, hay un gran trabajo de por medio con el código común, que está muy bien realizado desde la dirección y el guión. Asimismo, los minuciosos detalles que cada fotograma presenta, arman con una prolijidad envidiable cada escena y cada cuadro. No sólo en los cuerpos de plasticina de los personajes se ve la labor meticulosa, sino también en los objetos de ‘utilería’, en las escenografías y en las texturas del pelo y del pelaje de los animales: es como si todos estos objetos se pudieran acariciar a través de la pantalla. Un trabajo excelente.

Otro elemento fundamental, y quizás lo más entretenido para el público adulto, es la gran cantidad de referencias pop que se pueden distinguir a simple vista, y otras más rebuscadas. Desde escenas tipo Walter White y Jesse Pinkman ‘cocinando’, hasta referencias a “Predator” (1987) o al Hannibal de “Silence Of The Lambs” (1991), y por ahí una escena con el cruce en Abbey Road. Pero lo más interesante es que, aunque la historia que se cuenta tiene en su base esos componentes dulces y hogareños de la vida campestre, no se quedan atrás con la importancia de la cultura multimediática en nuestras vidas, por lo que uno de los caminos que toma el filme se inclina a esa materia y se SHAUN THE SHEEP MOVIE 03utilizan –de forma irónica- los tan amados y odiados memes, como el Doge o Nyan Cat. Ni Banksy se salva. Esta cercanía con la actualidad trasciende hacia lo que podemos advertir día tras día en los medios de comunicación, porque hoy nadie queda ajeno a estos fenómenos y ya no podemos escapar del bombardeo usual al que estamos sometidos. El punto es no dejarse llevar por toda esa información perecible, sino que entenderla como parte de nuestro contexto moderno.

“Shaun El Cordero: La Película” es maravillosa y riquísima, en todos sus aspectos. No solamente en lo visual, acaso lo más atrayente y lo más fácil de digerir, sino también la profundidad de los temas que pone en palestra y los valores amarrados a estos, que son enseñados didácticamente, incluso sin notarlo. Uno: la migración campo-ciudad, que sigue sucediendo en nuestros días, aunque obviamente en menores cantidades, y la revalorización de la tranquilidad del hogar y de las raíces. Dos: la recompensa del trabajo en equipo. Tres: la grandeza y riqueza que otorga la amistad, tanto a través de los años, como las nuevas. Cuatro: la crítica profunda a la sociedad mediatizada y a la rapidez de la vida en la ciudad. Cinco: la importancia del respeto, amor, cuidado y cariño hacia los animales. Seis: el significado de hacer el bien y del trabajo. Siete: la importancia de tener memoria.

SHAUN THE SHEEP MOVIE 04Podríamos seguir con una lista interminable de subtemas implícitos en la cinta, y es que no es para menos. A pesar de su corta duración y de ser concisa, “Shaun el Cordero: La Película” es capaz de otorgar de forma dulce una experiencia sobrecogedora, que enseña y critica a la vez aspectos de nuestra sociedad de los que no deberíamos sentirnos orgullosos. Pero la inocencia implícita vital que tiene y que la hace una película infantil, no juzga sin conocimiento ni inyecta información invasiva en la cabeza de los niños: es más un ejercicio pensado para los acompañantes, los que tampoco pueden salvarse de algún momento emocionante con lágrima incluida.

Para cerrar, las maravillosas composiciones musicales de Ilan Eshkeri junto a colaboraciones de Eliza Doolittle y Tim Wheeler, entre otros, hacen viajar apaciblemente al universo representado, enalteciendo la atmósfera creada y convirtiéndola en una película bella, tierna y que no deja de ser profunda al ser examinada. En suma, “Shaun el Cordero: La Película” es una real joya animada, cálida y encantadora, como pocas.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder