Séptimo

Jueves, 21 de Noviembre de 2013 | 11:13 am | No hay comentarios

Título original:

Séptimo

Dirigida por:

Patxi Amezcua

Duración:

88 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Ricardo Darín, Belén Rueda, Luis Ziembrowski, Osvaldo Santoro, Guillermo Arengo, Jorge D'Elía, Andrea Carballo

La existencia de Hollywood para el cine latinoamericano es tan intimidante, que siempre está la tentación de calcar sus géneros, recursos y vuelcos. Lo lamentable es tomar pedidas a préstamo las piezas y disponerlas pobremente en un relato que sólo se diferencia en el lugar escogido para su desarrollo. Eso es lo que se atreve a hacer “Séptimo” de Patxi Amezcua, coproducción hispano-argentina.

SEPTIMO 01Sebastián (Ricardo Darín) es un abogado que se acaba de separar de su esposa, Delia (Belén Rueda), quien desea volver a su natal Madrid con sus dos hijos. Aún con la decisión en suspenso, sigue cumpliendo con sus labores de padre, como pasar a buscar a sus retoños para ir a dejarlos al colegio. Tal como acostumbran, juegan a ver quién llega primero al primer piso del edificio: mientras él baja por el ascensor, ellos lo hacen por las escaleras. Pero cuando Sebastián llega abajo, los niños no están por ningún lado. Recorre el edificio por completo ayudado por trabajadores y vecinos, sin éxito alguno. La búsqueda se tornará cada vez más tensa y el padre extremará todos los recursos para tener a sus hijos de vuelta, mientras al mismo tiempo es presionado por sus jefes para que llegue a la audiencia en la que debe litigar en un importante caso.

Este clase de relatos no tiene mucha más posibilidad que encapsular su interés en descubrir qué sucedió con los desaparecidos y mostrar las acciones que puede ir tomando quien intenta SEPTIMO 02encontrarlos. Si esos dos ejes no están bien definidos, la película se encamina al precipicio. Y justamente eso es lo que sucede con en esta cinta. El relato va de allá para acá, juega con distractores cuya fineza es nula e intenta incrementar el suspenso sumando precarias nuevas posibilidades. Acá cualquier halo de agudeza es suprimido desde los primeros minutos, de manera que lo que domina es la simplonería y la carencia de tino para disponer sus recursos.

Asimismo, si se revisan las pequeñas piezas de su engranaje se puede constatar que se levanta sobre cimientos endebles, los que pasados a llevar provocan que toda la estantería se desplome. La historia es terrible, los personajes sufren y pierden el control, pero ese drama jamás traspasa la pantalla. La lógica de la película roza la idiotez, lo que ocasiona que sea casi imposible que la audiencia se sienta conmovida.

SEPTIMO 03Ricardo Darín por supuesto que no desentona, ya que el tipo tiene oficio de sobra para mantener el nivel, incluso a la hora de interpretar papeles tan chatos como este. De hecho, es Belén Rueda la que jamás da con el registro preciso. La española está tan extraviada como los niños de la cinta y su presencia en pantalla prácticamente termina estorbando.

El filme culmina su decepcionante recorrido con uno de los finales más deslavados en mucho tiempo, muy en la línea con el resto de la película. Realizada con el modelo que el cine gringo ha efectuado para tramas como esta, en definitiva lo único que la diferencia es que la ciudad elegida es Buenos Aires, la acción transcurre casi en una sola locación y está hablada en español. Un producto hecho a la rápida para salir lo antes posible a obtener éxito en la distribución en el mercado internacional.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder