Ridley Scott, el replicante original

Martes, 29 de Mayo de 2012 | 4:29 pm | Comentarios (3)

El nombre de Ridley Scott vuelve a sonar producto de la anticipación que provoca su película a estrenarse, “Prometheus”. El director nunca ha dejado de trabajar, pero es este año que dará a conocer la película más cara y esperada de su carrera.

Scott, nacido en Inglaterra en 1937, se dedicó a la televisión antes de hacer el traslado definitivo al cine, y actualmente cuenta con una variada filmografía que consta de diecinueve películas. Desde el estreno de su ópera prima, “The Duellists” (1977) –la historia de dos oficiales, que le valió una distinción en Cannes–, no ha pasado más de cuatro años sin que algún film dirigido por él esté en cartelera.

La carrera del prolífico director, se ha visto marcada por una especial atención a los aspectos visuales de sus películas, lo que se traduce en tomas llenas de detalle y un diseño de producción impecablemente estudiado. Esto es particularmente notorio en su impresionante segunda obra, “Alien” (1979), sobre el equipo de una nave espacial que descubre vida extraterrestre en un planeta lejano. Además de ganarse el respeto de la crítica, “Alien” resultó ser en un éxito de taquilla, impulsó la carrera de su protagonista Sigourney Weaver y se ha convertido en un clásico.

La siguiente película de Scott, “Blade Runner” (1982), fue su primera realización en los Estados Unidos y cimentó al director como un talento a tener en cuenta. La historia, basada libremente en la novela “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”, transcurre en un distópico Los Angeles del año 2019. La película muestra una sociedad que ha dominado la ingeniería genética, al punto de que es capaz de crear humanos sobrecapacitados que ocupan como esclavos y para realizar trabajos peligrosos. “Blade Runner” fue aplaudida por su complejidad y, aunque no tuvo una gran repercusión al momento de su estreno, se ha convertido con el tiempo en un clásico de culto y una de las películas más importantes de ciencia ficción.

Después de “Blade Runner”, y con dos cintas consideradas obras maestras a su haber, Ridley Scott gozaba de reconocimiento internacional y del prestigio de ser considerado uno de los mejores directores del momento. Sin embargo, su reputación se vio afectada por sus subsecuentes películas. “Legend” (1985), que continuó la relación del director con la ciencia ficción, es una película protagonizada por Tom Cruise que fue mal recibida y ni siquiera pudo recuperar su presupuesto. “Someone To Watch Over Me” (1987) y “Black Rain” (1989) tampoco causaron un mayor impacto. Por eso fue una sorpresa que fuera “Thelma & Louise” (1991), una road movie de dos amigas de Arkansas que huyen de la justicia, la que trajera de vuelta a Scott. La película, considerada un símbolo del feminismo, confirmaba la capacidad que el director había mostrado en “Alien” de presentar protagonistas femeninos fuertes. Si había sido acusado de ser un director frío en el pasado, ahora había realizado una película más light y con elementos cómicos. Este trabajo temáticamente se alejaba mucho del resto de la filmografía de Scott, pero el riesgo valió la pena. “Thelma & Louise” fue un éxito y le valió su primera nominación al Oscar, privilegio que se repetiría dos veces en el futuro.

Tras algunos esfuerzos menores, llega su siguiente gran película: “Gladiator” (2001), una épica historia de un guerrero romano que busca vengar a su familia muerta. La película terminó ganando el premio mayor de los Oscar y presentó a Scott a una nueva generación de fanáticos. “Gladiator” marca la primera de las colaboraciones entre Ridley Scott y Russell Crowe. Volverían a trabajar juntos en cuatro ocasiones más: “A Good Year” (2006), “American Gangster” (2007), “Body Of Lies” (2008) y “Robin Hood” (2010).

Pero por cada acierto, un fracaso. La calidad de las películas del británico es inconsistente, y nunca se puede estar seguro de qué esperar de este director. Por lo que por cada “Gladiator”, hay un “Hannibal”; por cada “Black Hawk Down”, un “A Good Year”. Las películas “malas” de Scott no carecen necesariamente de calidad y méritos, pero son más bien esfuerzos decepcionantes que no aportan substancialmente a la obra general del realizador, y terminan dejando indiferentes a una audiencia que sabe que puede esperar más del director. Sus detractores lo han criticado por venderse y ajustarse al molde hollywoodense y, aunque esto ha significado que se convierta en el director británico más exitoso en términos de taquilla, ha comprometido seriamente la calidad artística de su obra. Y aunque últimamente Scott se encuentre dirigiendo películas mediocres o fácilmente olvidables más que derechamente malas (“American Gangster”, “Robin Hood”), todo esto puede cambiar para mejor con su siguiente cinta.

“Prometheus”, a estrenarse en junio de este año, es el regreso del director a la ciencia ficción pura. Su visión y ambición se ajusta más a este género y es en él en que ha producido sus mejores películas. Es más, se ha dicho que la trama se desarrolla en el mismo universo de “Alien”, sirviendo como una especie de precuela para aquella película. La historia de “Prometheus” se lleva a cabo a finales del siglo XXI y trata sobre un grupo de exploradores que encuentran un mapa con una pista sobre el origen de la humanidad, en un planeta habitado por una avanzada civilización alienígena. Con un presupuesto de 120 millones de dólares, una fuerte campaña publicitaria y protagonizada por actores de la talla de Michael Fassbender y Charlize Theron, “Prometheus” se ha convertido en una de las películas más esperadas del año.

Esperemos que el regreso no sea simplemente hacia el género de ciencia ficción, con elementos futuristas y amenazas alienígenas, sino que también sea un regreso a lo que el director sabe hacer mejor y un despliegue de las capacidades que ha demostrado poseer.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:
(3)
  1. camila says:

    Buenísimo artículo, muy interesante!

  2. rod says:

    ignacio, pese a que comparto plenamente tu excelente critica… lo unico que quiero agregar, es que “a good year” fue un problema de taquilla, es una pelicula excelente. y la recomiendo.

    claro es un tema de opiniones nada mas. 😛

  3. jano says:

    Muy buen articulo. Aunque discrepo en tu opinión de hannibal como una pelicula mediocre, es un thriller estupendo que te mantiene pendiente todo el rato y con la riesgosa apuesta de incluir escenas gore en un film hollywoodense. creo que hasta las peliculas malas de scott son de regular para arriba. Pero hay una parte importante de la crítica (especialmente la gringa) que no le perdona una, para ellos un director facista y militarista como michael bay (transformer, pearl harbor) es mejor que el ingles.

Comentar

Responder