Rara

Miércoles, 26 de Octubre de 2016 | 11:47 pm | No hay comentarios

Título original:

Rara

Dirigida por:

Pepa San Martín

Duración:

94 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Julia Lübbert, Mariana Loyola, Agustina Muñoz, Emilia Ossandón, Daniel Muñoz, Sigrid Alegría, Coca Guazzini

Al retratar una historia basada en hechos reales y que en algún momento causó revuelo mediático, se presentan distintos puntos de vista que pueden ir desde los más generales hasta la visión de un personaje en particular. Estas decisiones hablan de la complejidad narrativa que puede tener un evento noticioso, tal como fue enfocada “Aquí No Ha Pasado Nada” (2016) en un personaje que parecía lejos del rol protagónico, y estas oportunidades pueden enriquecer la historia y transformarla en algo mucho más palpable y cercano.

rara-01La batalla legal de la jueza Karen Atala, que luego de asumirse públicamente lesbiana y demandar al Estado chileno por discriminación al negársele la tuición de sus hijas sólo por convivir con su pareja, servirá de punto de partida para retratar una historia que habla sobre la familia y la percepción desde la adolescencia frente a lo que ocurre a su alrededor, pues se puede observar cómo el mundo va cambiando cuando el crecer no sólo está asociado con lo biológico, sino también con un despertar y observar una realidad algo más cruda.

Sara (Julia Lübbert), a punto de cumplir 13 años, vive una vida como cualquier otra preadolescente y toma con naturalidad el hecho que su madre, Paula (Mariana Loyola), sea lesbiana y vivan con su pareja. Los problemas comienzan a aparecer cuando su dinámica familiar se ve cuestionada, siendo su padre, Víctor (Daniel Muñoz), quien decida llevar una lucha para tratar que Sara y su hermana, Catalina (Emilia Ossandón), lleven la vida que supuestamente la sociedad dictamina.

rara-02Si bien el caso real causó gran revuelo y abrió el debate sobre la homoparentalidad, abordarlo desde lo evidente hubiese empujado una narración cargada al drama en medio de una sociedad que no logra avanzar en ciertos temas de relevancia. Sin embargo, acá el recorrido narrativo está tejido a través de Sara, quien ofrece una mirada honesta y un punto de vista alejado de un mundo cargado de prejuicios. Es su perspectiva la que guiará al espectador, con una cámara que rara vez se aleja de su mirada y movimientos, a través de planos secuencia que retratan la naturalidad de las acciones, permitiendo que el ojo ajeno entre con total determinación en los espacios íntimos de estos personajes.

Sara, quien está en constante cambio, comienza lentamente a sentirse ajena y poco escuchada, y despojándose de una mirada ingenua verá cómo la constitución de su hogar ya no es sólo una anécdota y comienza a tener peso en su contexto social, siendo especialmente su entorno adulto el que comience a apuntar con el dedo, pues las conversaciones que ella sostiene con sus pares hablan de una naturalidad frente al tema. No obstante, de manera silenciosa se empieza a generar el espacio suficiente para que los comentarios surjan efecto y calen en sus propios cuestionamientos, por lo que la concepción de mundo que ya tenía construida comienza a sufrir algunos temblores,  amenazando con dejar grietas. Pero en Sara reside algo más fuerte, que la mantiene con una firmeza casi admirable y que, a pesar de sus dudas, es capaz de analizar la relación que tiene con sus padres, y también guiar a su hermana en este proceso.

rara-03Una de las grandes fortalezas de esta película radica en la química que existe entre sus jóvenes protagonistas, puesto que, a través de sus naturales interpretaciones, son ellas quienes mueven la emoción de una historia que necesita ser contada con sutileza. Es esta fuerte relación entre hermanas el corazón de un relato sobre la familia, el crecer y los cambios. Siendo a través de las acciones y diálogos de sus personajes lo que permita sentir autenticidad y honestidad, ellos habitan un pequeño universo lleno de situaciones cotidianas y lugares comunes que apelan a los recuerdos, donde el espectador puede ver reflejadas sus propias experiencias familiares. Por otra parte, no hay espacio para villanos, y si bien el padre de Sara representa una fuerza antagonista, en él se ven arraigadas ideas conservadoras y prejuicios basados en la ignorancia, representación de una sociedad que actúa por miedo a lo diferente.

“Rara” es una historia que habla de las sensibilidades y sencillez en un grupo familiar a través de una visión que a ratos recuerda a “De Jueves A Domingo” (2012), aunque trabajada en mayor profundidad y menos contemplativa. Es un relato que trasciende su forma, concentrándose en su núcleo más emotivo, puesto que le habla directamente a quienes se sienten alejados de otras dinámicas familiares, transformando así el largometraje debut de Pepa San Martín en la concentración de sensibilidades y detalles necesarios para generar empatía y contar una historia necesaria.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder