Rápidos y Furiosos 6

Miércoles, 22 de Mayo de 2013 | 11:30 am | No hay comentarios

Título original:

Fast & Furious 6

Dirigida por:

Justin Lin

Duración:

130 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Vin Diesel, Dwayne Johnson, Gina Carano, Michelle Rodriguez, Paul Walker, Luke Evans, Jordana Brewster, Elsa Pataky, Sung Kang, Gal Gadot, Ludacris, Tyrese Gibson, Joe Taslim

Llega a la cartelera “Rápidos y Furiosos 6”, nueva  entrega de la  saga de autos veloces iniciada en 2001 con los actores Vin Diesel y Paul Walker a la cabeza. ¿Por qué vamos en la sexta  parte? Sólo un dato: “Fast Five” (2011) obtuvo más de 600 millones de dólares en el mundo y se ubicó en el séptimo lugar de las cintas más taquilleras de aquel año. Y las anteriores también tuvieron un éxito que hicieron irresistible para el estudio continuar con la franquicia. Un caso que se hermana con las franquicias “Resident Evil”, “Final Destination” y “Underworld”, series de películas que cuando partieron fueron lanzadas al mercado sin mucha fe, pero que consiguieron dar el batacazo y encontraron su FAST & FURIOUS 6 01público. Por supuesto que en ellas no ha abundado la coherencia ni el ingenio, pero han cumplido con mínimos que les han permitido seguir haciendo caja.

Lo concreto es que  la más rentable de las cuatro mencionadas, es la de “Rápido y Furioso”, probablemente porque en su subgénero prácticamente no tiene competidores. Es imposible no reconocer que hay esfuerzo detrás, en especial en esta sexta entrega, donde los realizadores ponen toda la carne a la parrilla: reunieron al mejor elenco de la saga, llevaron la temática de la película más allá del mundo de los autos y pusieron a sus protagonistas frente a una amenaza bastante más intimidante que narcotraficantes o policías. Sin embargo, la jugada no cuaja y el resultado está más cerca del desastre que de ser un digno entretenimiento.

Luego de que un convoy militar es derribado en Rusia, el agente Luke Hobbs (Dwayne Johnson) acude donde el retirado ladrón Dominic Toretto (Vin Diesel) para que vuelva a reunir a su grupo de fugitivos. El objetivo es hallar al principal sospechoso del ataque, Owen Shaw (Luke Evans), soldado británico que tiene a sus órdenes un equipo de pilotos altamente preparados. A cambio de que se sumen a la misión, todos obtendrán un indulto por sus crímenes pasados una vez que capturen al responsable.

FAST & FURIOUS 6 02Esta sexta parte, sigue la senda iniciada en el anterior episodio de hacer una película de acción con las carreras callejeras incorporadas en la trama, pero como un elemento totalmente secundario. Se busca entregar un producto más universal y, de esta manera, lograr atraer más gente a las salas, estrategia de probado éxito. Aquí se va más allá trasladando la historia lejos de sus orígenes. La mayoría de la acción transcurre en Londres, pero el filme también tiene pasajes en otros lugares como Islas Canarias o Rusia. Lo que demuestra los deseos por hacer una cinta más grande, siguiendo la tradición cosmopolita de las franquicias sobre héroes de acción “Mission: Imposible”, “Bourne” y “007”. Ya en el olvido queda esa primera entrega donde todo transcurría en Los Ángeles. Para sorpresa del espectador, sus pretensiones no se agotan ahí: también pone en medio de la batalla tanques, convoys y aviones gigantes. De esta manera, los autos de lujo quedan relegados a un segundo plano. Se entiende que hay un esfuerzo por superarse y hacer algo aún más “espectacular”, haciendo a un lado la tradición de la saga.

Lamentablemente, en esa búsqueda de llegar a un público más amplio, cae en errores que no se pueden dejar pasar. Tiene actuaciones paupérrimas y unos diálogos “serios” para partirse de la risa. Es evidente que el foco está en llevar la acción a otro nivel y no en preocuparse de otros aspectos que los mejores  blockbusters de hoy sí cuidan. Hay demasiados personajes involucrados en la historia y la relación que se establece entre ellos es apenas una anécdota. De pasada, se nos trata de vender un mensaje de familia que es imposible de tragar, todo bañado en un humor que apenas causa gracia. Además, sacrifica mostrar sangre y chicas con poca ropa, y hacia el final roza los límites de la verosimilitud. Poco ayudan a levantar la película unos enemigos que no están a la altura de las FAST & FURIOUS 6 04exigencias, a pesar de que supuestamente son la mayor amenaza que ha enfrentado el equipo hasta ahora. En esta nueva cinta deben hacer cara a una agrupación prácticamente idéntica a ellos, pero superior en su preparación, la que es liderada por Shaw, un malo de lo más corriente. De él no sabemos qué lo mueve, pues sus fines son apenas esbozados, y tampoco hay aspectos de su personalidad que resulten atractivos. Pone en jaque a los protagonistas, pero su plan provoca escaso interés.

Dentro de tanto momento desechable, hay al menos dos dignos de destacar. El primero es una pelea en medio del Metro de Londres, escena donde se golpean como nadie y que sería mejor si tuviera una mayor extensión; este instante gana notoriedad después de un giro sin pies ni cabeza que tiene lugar hacia el final. El otro es una carrera clandestina que recuerda la artesanía y desprolijidad de las dos primeras partes, que si bien se notaba que estaban hechas con el vuelto de las grandes superproducciones, tenían una falta de pretensión admirable. El responsable directo de este aburrimiento es el director Justin Lin, quien se ha encargado de la saga desde el episodio tres. El material que tenía entre manos no era gran cosa, pero el taiwanés es incapaz de dotar a su película de interés, incluso cuando las persecuciones, tiroteos y explosiones se toman el relato. Si bien el resto del metraje tiene un acabado bastante digno, las secuencias de acción no abundan y son rodadas con torpeza, con cortes cada medio segundo y una extensión desmedida. La clase de ejecución que de seguro pone orgulloso a, por ejemplo, Michael Bay.

FAST & FURIOUS 6 03En fin, tenemos una película que se ha alejado de sus orígenes y que consigue escuálidos resultados. Apuesta por más espectacularidad, pero por una muy poco estimulante. El resultado es una  cinta más torpe, ruidosa y rimbombante, que burdamente conecta con los anteriores filmes. Y a pesar de que tiene pasajes absurdos, no deja de ser consciente de que es chatarra pura y dura. Sin embargo, ese cinismo no la hace un trabajo disfrutable, ni siquiera mediocre. Todo lo contrario: la idea que queda dando vuelta es que este grupito de malhechores nunca debió haber pasado a las grandes ligas. Para nuestra desgracia, la séptima entrega ya viene en camino, donde parece inevitable que Vin Diesel y compañía se enfrentarán al Apocalipsis o a una invasión alienígena.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder