¿Quién *&$%! son los Miller?

Miércoles, 11 de Septiembre de 2013 | 11:15 am | No hay comentarios

Título original:

We're The Millers

Dirigida por:

Rawson Marshall Thurber

Duración:

110 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Jennifer Aniston, Jason Sudeikis, Emma Roberts, Ed Helms, Will Poulter, Kathryn Hahn, Nick Offerman, Thomas Lennon, Vickie Eng, Tait Fletcher, Molly C. Quinn, Tomer Sisley, Lunden De'Leon, Vickie Eng, Matt Cornwell

Hay actores capaces de convocar a un piso considerable de espectadores con el solo hecho de aparecer en el cartel. Componen un selecto grupo de intérpretes que son los preferidos de las audiencias y se llevan la mayor cantidad de fajos verdes. Más allá del nivel de la películas que estelaricen, son verdaderas instituciones debido al tiempo y veneración que acumulan en la industria. En la comedia hollywoodense resalta gente como Adam Sandler, Sandra Bullock, Ben Stiller y, cómo no, WE'RE THE MILLERS 01Jennifer Aniston. La actriz ha labrado toda una carrera en el género, casi siempre interpretando el mismo papel, pero con pequeños matices. Su éxito en la comedia se debe mucho a que saltara a la fama y se ganara el corazón del mundo con su papel de Rachel en “Friends”. Una mezcla de carisma, belleza y decidida inclinación por este tipo de cine, le ha permitido sostenerse a pesar del paso de los años. La actriz sigue en plena vigencia y regresa a la cartelera con “¿Quién *&$%! son los Miller?”.

David Clark (Jason Sudeikis) es un narcotraficante de poca monta que, luego de ser asaltado, queda al debe con su poderoso proveedor (Ed Helms). Para saldar su deuda es obligado a realizar una ardua misión: cruzar a México y regresar a Estados Unidos con un enorme cargamento de marihuana. El tipo no tiene mejor idea que conformar una familia falsa para no despertar sospechas, la que forma reclutando a una stripper (Jennifer Aniston), una joven que huyó de su casa (Emma Roberts) y un adolescente necio (Will Poulter). Juntos compartirán el viaje en una casa rodante y tendrán que hacer frente a toda clase de contratiempos y personajes.

WE'RE THE MILLERS 04La comedia familiar tiene códigos que generalmente son cumplidos con rigurosidad por sus nuevos vástagos. Con el objetivo de conquistar a una audiencia más masiva, el propulsor es la máxima corrección posible en sus imágenes e ideas. Afortunadamente, esta no es una de esas películas al estilo de, por ejemplo, la lamentable “RV” (2006), que protagonizase Robin Williams. Esta comedia no sólo se sale ligeramente del molde “todo espectador”; lo abandona y hace añicos. Es una apuesta desatada e impetuosa que se aproxima a los límites de la saga “The Hangover”: un humor descarnado y simple, donde la incorrección manda y abunda. En efecto, termina siendo apenas una mera coincidencia que el eje sea una “familia”.

La historia tiene un mínimo tolerable de conexión e interés, pero lo concreto es que estamos frente a una cinta más de momentos que de conjunto. Cuando las locuras que vive el grupo se apropian de la narración –que es cuando más se acumulan los pequeños instantes de desquiciados disparates-, nos encontramos con los mejores pasajes de la película. Pese a que el humor está lejos de ser refinado, la chispa de sus protagonistas le da cierta efectividad. De este modo, no es el planteamiento inicial o el WE'RE THE MILLERS 03devenir de la trama detrás (que es bastante predecible) lo que consigue enganchar, sino que la locura que domina a sus personajes.

Buena parte de la efectividad de los momentos relevantes se debe a la química que se produce entre sus estrellas y a la vivacidad de cada uno. Por una parte, un Jason Sudeikis que se luce como el protagonista del filme y demuestra que puede llevar el peso cómico, acompañado por una Jennifer Aniston que está como el vino, quien vuelve a desplegar el mismo personaje habitual, claro que sin perder nunca encanto. En cuanto a los “niños”, hay que decir que el casting no fue el más acertado, ya que Emma Roberts y Will Poulter a ratos parecen poco cómodos. No obstante, este desacierto resulta secundario, ya que el timón de la película es llevado por los adultos y está realizada para su lucimiento. Los personajes son cada cual más perdedor y perteneciente a un estereotipo, pero el punzante despliegue de Sudeikis y Aniston consigue darle un cariz distinto.

WE'RE THE MILLERS 02Finalmente, en el filme se retrata el viaje como excusa para explorar sin tapujos ni concesiones el choque de cuatro personajes con otros tanto o más freaks que ellos mismos. Esta road movie tiene una progresión dispar sin una sólida historia como soporte, pero como eficaz película de momentos, convierte en razonable la idea de tolerar pasajes más aburridos para gozar de los instantes delirantes. Lo lamentable es que, a medida que la historia se acerca al cierre, va perdiendo combustible, lo que se traduce en una consagración a ojos cerrados a la corrección, en una traición no menor a todo lo que la cinta propone. Esta desafortunada elección le termina quitando otro poco de brillo al disparejo conjunto.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder