Qué hago con mi marido

Miércoles, 5 de diciembre de 2012 | 12:57 pm | No hay comentarios

Título original:

Hope Springs

Dirigida por:

David Frankel

Duración:

100 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Meryl Streep, Tommy Lee Jones, Steve Carell, Elisabeth Shue, Jean Smart, Susan Misner, Ben Rappaport, Mimi Rogers, Damian Young, Daniel Flaherty

Llega una nueva comedia romántica a nuestras salas, esta vez pasando de las tramas de “chico conoce a chica” y sus primeras desventuras amorosas, para adentrarnos en los años no tan dorados de una pareja que con el tiempo ha caído victima de la rutina, perdiendo la chispa y el deseo, en una cinta que se sostiene en el gran trabajo de la dupla protagonista, cuya experiencia logra dotar de vida al quinto filme del director de “The Devil Wears Prada” (2006).

Kay (Meryl Streep) y Arnold (Tommy Lee Jones) son una longeva pareja de casados, cuya relación está en plena decadencia, situación que afecta principalmente a Kay, quien comienza a buscar formas para reavivar su matrimonio. Es así como Kay compra el libro de un tal Dr. Feld (Steve Carell), terapeuta especializado en las relaciones de pareja, a quien contacta para pasar una semana de terapia junto a su esposo esperando encontrar la solución a sus problemas.

“Qué hago con mi marido” (2012) va por la misma senda de películas como “Something’s Gotta Give” (2003), reivindicando los años dorados y jugando con los tópicos de la edad, para entregar una reflexión sobre los últimos años de la vida y cómo el amor puede seguir presente aunque las arrugas digan lo contrario. Con un tono liviano y amigable con el espectador, la película se basa exclusivamente en la relación que existe entre los dos personajes principales, poniendo énfasis en los diálogos y en los obstáculos que debe sortear la pareja durante su camino hacia el reencantamiento, situaciones que sólo se hacen interesantes gracias a los marcados caracteres de los personajes, que a estas alturas de sus vidas parecen mantenerse más rígidos que nunca.

Arnold es un viejo arisco y frío, incapaz de hablar sobre sus sentimientos y esquivo a la hora de enfrentar el drama de su mujer, una fiel y sensible Kay, que está al borde de un ataque de nervios y de tirar la esponja ante la distancia que impone su esposo y sus propios resquemores. Dando vida a la pareja, tenemos a unos impecables Meryl Streep y Tommy Lee Jones, ambos conscientes de su peso dramático dentro del filme, quienes se desenvuelven en pantalla como una verdadera pareja atormentada por sus problemas. La primera con el dolor a flor de piel y el segundo inmutable, pero de a poco desmoronándose ante su propia apatía.

El foco está puesto sobre Kay y Arnold, y el camino que realizan hacia un mejor porvenir como matrimonio. No hay muchas incógnitas a nivel de trama, por lo mismo, el trabajo actoral y la química que expele la pareja en pantalla, se transforman en el punto más destacable de la cinta. Para guiarlos durante su odisea, Steve Carell encarna al mentor del matrimonio, relegándose a un rol secundario y sin explotar sus dotes de comediante, que aunque se echan de menos, no son necesarios para dar vida a un personaje auxiliar a los verdaderos protagonistas de la función.

“Qué hago con mi marido” es una película pequeña y sin mayores pretensiones que las de entregar un entrañable retrato de una pareja que lucha por rencontrar el amor que los unió en un momento de sus vidas, y que al día de hoy, parece haberse esfumado entre la rutina y la monotonía. Con una buena dosis de momentos divertidos, algunos más efectivos que otros, y un guión que deja a una dupleta de capos de la interpretación hacer de las suyas frente a las cámaras, esta cinta dirigida por el norteamericano David Frankel, gana sus puntos en la sencillez, emoción y entretención de su propuesta.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto: