Prueba de Actitud

Jueves, 1 de diciembre de 2016 | 12:46 am | No hay comentarios

Título original:

Prueba de Actitud

Dirigida por:

Fabrizio Copano y Augusto Matte

Duración:

90 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Denise Rosenthal, Constanza Piccoli, Belén Soto, Fabiola Alarcón, Agustín Silva, Rafael Gumucio, Javiera Díaz de Valdés, Augusto Schuster, Jorge Zabaleta, Ingrid Cruz, Paulina Urrutia, Lucas Balmaceda, Samuel Landea, Camilo Carmona

Si hubiera que dimensionar el peso de ciertos títulos en base únicamente a la respuesta del público, se diría que este año ha sido uno de los más satisfactorios para la comedia nacional. Se diría, también, que un filme –“Sin Filtro” (2016)– sacó una tajada gigantesca y levanta a los restantes, y que, en verdad, mucho no ha pasado con el género a nivel local, quedando todo exclusivamente en manos de dos películas de célebres humoristas. Bastantes más novedades tiene para ofrecer “Prueba de Actitud”, que además de ser el debut en la dirección de largometrajes de Fabrizio Copano y Augusto Matte, desordena el esquema de comedia juvenil y pone en primera fila a un grupo de jóvenes actrices.

prueba-de-actitud-01Se acerca la PSU, anuncian los noticiarios, y un grupo de amigas se prepara para dar el examen sin muchas esperanzas de obtener grandes puntajes. Ellas son la Cony (Denise Rosenthal), la Jechu (Belén Soto) y la Sam (Constanza Piccoli), disímiles adolescentes que se encuentran ante la posibilidad de robar el examen, para lo cual idean un plan que integra a última hora a Planta (Fabiola Alarcón) y a un profesor deseoso de lucir grandes resultados (Rafael Gumucio). Restan algunos días para alcanzar a memorizar las respuestas, por lo que las cuatro parten a Reñaca a estudiar, pero lo que encuentran son distracciones por montón y escasa concentración.

Una situación con sus padres para Cony, una situación con su papá para Jechu y una situación con un amigo con ventaja para Sam. La cinta determina que eso es un complemento inmejorable para introducir a las protagonistas y ofrecer –mediante una escena de llamada de Skype que, con facilismos, resuelve quién ejecutará el robo– que tienen una posibilidad de quedarse con el facsímil y no titubean en concretar esa temeraria idea. Ninguna coartada fastuosa, ningún drama humano sobregirado; una grisácea razón es suficiente para mover a los personajes en una dirección y darle inicio a la aventura. Por mientras, que el montaje, la música y la dirección de arte hagan su trabajo. El guion es lo de menos y cualquier alcance con la realidad es sólo accesorio, no hace falta esforzarse, pues desde cómo logran acceder a la casa de la Ministra de Educación con completa facilidad y por qué ella tenía en su velador el documento, hasta cuál es la prueba que hurtan (Lenguaje, Matemática, Ciencias), todo está armado de un modo pastoso, por momentos indolente, ignorando que la cohesión se alcanza a partir del cuidado de esos detalles elementales.

prueba-de-actitud-02La película quiere avanzar ligera y ojalá pasar rápido a las situaciones más frescas y desvergonzadas, para que la cámara lenta y la narración en off adquieran un rol preponderante. En verdad existen facilidades para jugar en esa línea: sus actrices rinden con solvencia, el arte y el vestuario están trabajados, la fotografía es competente. Sin embargo, las penurias y las incoherencias detrás de las motivaciones y la defectuosa continuidad de la narración, determinan que el recorrido de la cinta sea mucho menos placentero que lo que los realizadores perseguían, y que todas las apuestas de tipo visual y sonoro queden como correctos adornos sin un mayor fin –ahí cabe la colaboración de MKRNI–.

Con la honrosa excepción de alguna salida graciosa muy específica, que se podría buscar entre los aportes inauditos de Planta Carnívora y la inocencia de Belén Soto, “Prueba de Actitud” no se mueve con habilidad por el género. Le añade una dosis de alboroto a la categoría de comedia juvenil y de ese modo se desata de las restricciones todo espectador –cargándose de referencias sexuales–, pero eso no encarna ingenio o desenfado, dos atributos que tal vez habrían florecido dentro de una estructura más apretada y un texto menos frágil.

prueba-de-actitud-03Lo contradictorio de aquello reside en que si la película genera algún grado menor de simpatía es por lo exagerado del perfil de las cuatro protagonistas –la choriza, la virgen, la dark– y la desmesura de la dinámica que se expone. Pero ese componente propio de la comedia de enredos sin medidas es explotado con eficacia en muy pocas oportunidades, mientras que la mayor parte del tiempo hay situaciones mal terminadas y el guion se pasea sin mucha suerte por carretes, malentendidos, resacas, tomadas de sol y una que otra vuelta de tuerca sin sabor.

Aplicando empeño, las cuatro actrices principales lo hacen lo mejor que pueden, y maquillan con irregular fortuna algunas de las carencias de la cinta, aunque no consiguen evitar que el saldo difiera mucho de las intenciones de la propuesta. Notoriamente, conforme se acerca el final, la película va en declive, desfigurándose personajes y el sentido de la historia. Se termina por añejar lo que en algún instante pudo ser remotamente atrevido y se congela toda opción de consumar un entretenimiento directo y audaz.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

¿Cuál es la banda que más quieres ver en RockOut Fest 2016?

Ver Resultados

Loading ... Loading ...