Power Rangers

Jueves, 23 de Marzo de 2017 | 12:47 am | No hay comentarios

Título original:

Power Rangers

Dirigida por:

Dean Israelite

Duración:

124 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Dacre Montgomery, Naomi Scott, RJ Cyler, Becky Gomez, Ludi Lin, Elizabeth Banks, Bryan Cranston

De un tiempo a esta parte, hemos visto cómo ejercicios de innovación han hecho grandes aportes al cine, mirando hacia el futuro. En ese sentido, también existe una contraparte que intenta mantener vivos éxitos de tiempos pasados y que lograron funcionar gracias a un contexto en particular. Esto ha demostrado que, más allá de homenajear o dejar notar las influencias, se quiere revivir una época en una práctica de pura nostalgia, así, reinicios, remakes y adaptaciones en live action de producciones animadas aparecen de manera obligatoria en cartelera. La lista es larga, y se podría mencionar a “Ghostbusters” y “The Jungle Book” como títulos del año pasado que generaron revuelo antes y después de ser estrenados.

Ahora es el turno de revivir y reiniciar al grupo conocido como los Power Rangers, pertenecientes a la serie que logró alcanzar éxito en los 90, que estableció una franquicia alrededor de varias versiones en televisión y un par de películas sin mayor éxito. Entonces, cabe preguntarse si es necesario revivir una serie que funcionó en un contexto en particular y traerla a una era donde se le exige mucho más a películas del género.

Cinco adolescentes con personalidades muy diferentes se encuentran una noche con unos misteriosos objetos que los dotarán de súper poderes. Al darse cuenta de esta cualidad, descubrirán que con ella deberán cumplir con una gran responsabilidad y la tarea no será fácil. Unidos como los Power Rangers, lucharán en contra de la malvada Rita Repulsa (Elizabeth Banks), quién amenaza con destruir el mundo.

Si bien los motivos para traer una producción exitosa del pasado y adaptarla en la era contemporánea descasan en la nostalgia, resulta casi imposible sostener una historia solamente en aquella premisa. Y afortunadamente existe conciencia sobre este factor, el que es aplicado de manera correcta en uno de los aspectos de su construcción narrativa, pues sus personajes son tratados con mayor seriedad. Por lo tanto, se hace cargo de esta época y, de paso, del ya manoseado concepto de generación millenial al ahondar en los problemas que tienen los cinco jóvenes protagonistas, con ellos representando a los apartados socialmente y a quienes son tratados como raros, en un lugar donde algunos no logran encajar y otros han cometido errores que, para esta época y su grupo etario, se consideran imperdonables. Un grupo que a ratos pretende recordar similitudes con el conjunto de protagonistas de “The Breakfast Club” (1985), pues le habla directamente a una audiencia juvenil; a un público objetivo que podría ver ajena la adaptación de una serie atemporal.

Este podría ser el único avance positivo que se encuentra en esta nueva versión, pues, a medida que avanza, toda esta atmósfera inocente y bien intencionada se pierde en la confusión narrativa que se va construyendo. Cada paso que da, va dejando cabos sueltos que en ningún momento pretende arreglar vía un guión expositivo, donde los personajes explican sus motivaciones constantemente por medio de sus diálogos, no dejando espacio para interpretaciones. Así, de manera tediosa, todos los hechos son (sobre) explicados más de una vez, e incluso de esta forma existen piezas que no logran encajar. Esto genera que las coincidencias logren solucionar nudos descuidados, resultando en hechos inverosímiles y fuera de lugar.

Generalmente, muchos blockbusters son criticados por el hecho de potenciar sus secuencias de acción y efectos digitales, dejando de lado la construcción de personajes. En esta producción ocurre lo contrario, y el problema es que el desbalance le pasa la cuenta, sobre todo cuando las escenas más esperadas -que hablan de la esencia de la serie y su acción- llega recién en el último tercio de la cinta. Es esta última esperada parte de la película la más decepcionante, pues resulta débil y descuidada, sugiriendo que se trabajan dos películas en una, y lamentablemente la que más falla es la que al final importa. Por otra parte, no se puede olvidar el material original, el cual funcionaba en una época de dificultades tecnológicas, pero que es casi imperdonable durante esta década.

“Power Rangers” se hace cargo de lo que significó en una época en particular, por lo tanto, la nostalgia justifica su construcción. En ese sentido, quienes son seguidores de la serie, se encontrarán con guiños y podrán sentirse satisfechos. Por otra parte, reinventa a sus personajes, pero eso no logra ser suficiente para sostenerse al cometer errores que le restan peso y que la posicionan como una cinta débil e innecesaria.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...