Pasión Inocente

Miércoles, 21 de Mayo de 2014 | 11:42 am | No hay comentarios

Título original:

Breathe In

Dirigida por:

Drake Doremus

Duración:

98 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Felicity Jones, Guy Pearce, Kyle MacLachlan, Amy Ryan, Hugo Becker, Alexandra Wentworth, Mackenzie Davis, Matthew Daddario, Ben Shenkman

Cuando pensamos en dramas centrados en amores imposibles, inmediatamente se nos vienen a la cabeza esas películas que explotan a todo lo que da la lágrima y el sufrimiento. Lo poco frecuente, en efecto, es encontrar un drama sobrio y preciso como “Pasión Inocente”, que si bien se cae en su parte final, sostiene convicciones insólitas para los tiempos que corren en la industria. Una pequeña cinta estadounidense que es toda una extrañeza que tengamos la oportunidad de ver por estos lados.

BREATHE IN 01La acción comienza cuando Sophie (Felicity Jones) llega desde Reino Unido de intercambio a la casa de los Reynolds, ubicada en un pueblito en las afueras de Nueva York. El padre del hogar, Keith (Guy Pearce), siempre ha soñado con tener una carrera de músico, pero ha debido conformarse con ser profesor en la escuela donde llega a estudiar Sophie. Ayudado por ese vínculo adicional, progresivamente, entre ella y Keith comenzará a emerger una indebida pasión, que amenaza con terminar con la familia que tiene con su esposa (Amy Ryan) e hija (Mackenzie Davis).

Desde sus primeros instantes, la película adelanta que su ánimo va de la mano de la calma y la mesura, de urdir con paciencia una trama de médula intensa. Y básicamente no hay prisa, porque pretende empaparnos de las honduras de sus protagonistas. Así es cómo genera  escenas pequeñas, íntimas, donde sus protagonistas quedan despojados de sus ropajes y se revelan como seres con una dolorosa disyuntiva entre deseo y deber, entre lo anhelado y lo correcto. A cargo de Felicity Jones y Guy Pearce, esta pareja adquiere una estatura especial, con construcciones delineadas con finura y contundencia, que permiten que la complicidad surja de forma muy natural. Sabemos lo que les espera, pero queremos acompañarlos en ese camino.

BREATHE IN 02El drama se vuelve firmemente respetable por su honestidad y falta de pretensión. El director al tratar esta temática elude la sensiblería, pero también la solemnidad, dando con un equilibrio que cubre las carencias de un argumento quizá demasiado mínimo. Esa armonía se quiebra llegado el momento en que debe guiar la historia hacia su conclusión. En ese minuto, erra el tiro al caer en la necedad de escoger caminos insólitamente simplones. La cinta ya insinúa hacia dónde inevitablemente se dirige, pero los mecanismos que usa para empujar la historia hacia allá están lejos de ser los más sofisticados. En resumidas cuentas, todo el buen manejo demostrado anteriormente se convierte en incomprensible premura en estos instantes. Afortunadamente, la amenaza de desplome no se concreta y el filme se recompone en sus últimos instantes, con un cierre certero.

A la película se le perdona esas innecesarias concesiones no sólo porque compensa al final, sino porque tiene una abundante porción de destellos. Se agradece sobre todo que sea tan distinta al común de los dramas que se asoman por acá: no posee un cerro de ingredientes, no tiene prisa en contarnos la historia, no se excede en el uso de efectismo, no tiene un arsenal de adornos. “Pasión Inocente” aborda un conflicto central que se despliega paulatinamente, mientras tenemos el placer de conocer poco a poco a estos personajes.

BREATHE IN 03Aunque puede que sea demasiado acotada y simple, su puesta en escena y actuaciones le proporcionan un sello especial. No llega a expandir las fronteras de la temática de amores insostenibles, pero está dirigida con un balance muy seductor, por lo menos hasta el último tercio. Sirve, por otro lado, para nuevamente ver brillar a un buen actor como Guy Pearce luego de una seguidilla de años donde han abundado los tropezones. Pero sobre todo se revela como una nueva muestra de las aptitudes de su director, Drake Doremus, quien en “Like Crazy” (2011) –también con Felicity Jones de protagonista- ya había expuesto de manera convincente qué tenía para ofrecer. Con “Pasión Inocente” no da tantos pasos hacia adelante, pero se confirma como uno de los cineastas más atractivos de la escena indie norteamericana. Un tipo que va construyendo su carrera con serenidad y paciencia, tal como propone los universos de sus películas.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...