Oldboy: Días de Venganza

Jueves, 10 de Julio de 2014 | 11:25 am | No hay comentarios

Título original:

Oldboy

Dirigida por:

Spike Lee

Duración:

104 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Josh Brolin, Elizabeth Olsen, Samuel L. Jackson, Sharlto Copley, James Ransone, Lance Reddick, Michael Imperioli, Richard Portnow, Taryn Terrell, Rami Malek, Joe Chrest, Caitlin Dulany, Linda Emond, Grey Damon, Brett Lapeyrouse, Victoria Geil

La producción de remakes en Hollywood se ha vuelto una práctica tan común desde la llegada del nuevo milenio, que hoy por hoy no nos preguntamos si se reversionará o no una cinta extranjera taquillera, nos preguntamos cuándo. Y es que poco tiene que ver con una curiosidad artística o un afán de homenaje, la industria estadounidense necesita generar millones. Para ese propósito carece de ideas frescas, por lo que compra los derechos de guiones probados y también guarda un afán casi infantil de ser parte de un éxito ajeno, sin importarle el choque cultural que implica posicionar su sociedad en un contexto creado originalmente por otros. Es ese último punto donde suelen radicar sus fallos. Hollywood es caprichoso y, cuando tiene el dinero en mente, puede pasar por alto factores claves a la hora de entregar una buena película, como la congruencia y la verosimilitud. La versión de Spike Lee de la surcoreana multipremiada “Oldeuboi” (2003) tropieza con la misma piedra.

OLDBOY 01Joe Doucett (Josh Brolin) es un ejecutivo mujeriego y borracho que, por culpa de sus hábitos, se ha divorciado de su esposa y despreocupado a su hija, Mia, de tres años. Su vida, no obstante, da un vuelco dramático cuando es secuestrado y apresado en una habitación de hotel sin explicación alguna. Es a través de la televisión –la única distracción que tiene- que Joe se entera que su ex mujer ha sido asesinada, siendo él acusado del homicidio, y que Mia ha sido entregada a padres adoptivos. Son casi veinte años de encierro, hasta que un día es liberado sin motivo aparente. A partir de entonces, Joe se propone encontrar al culpable de su secuestro para vengarse y reencontrarse con su hija, siendo ayudado por Marie Sebastian (Elizabeth Olsen) una joven enfermera que cree en su inocencia.

Se supone que la película es un drama de acción, donde supuestamente el espectador debe involucrarse con la causa del protagonista, cuyas escenas de violencia supuestamente deben impresionar y cuyo guión es tan intrincado, que el gran misterio detrás del encierro de Joe debe dejar con la boca abierta. En estricto rigor, todos estos supuestos efectivamente funcionan, pero en la cinta original. En esta versión, se nota un trabajo tan forzado por equiparar los factores de éxito de la surcoreana, que termina resultando un producto que a momentos llega a ser cómico.

OLDBOY 02Los errores se originan desde el mismo tono de la película, conjugándose una mezcla de drama, gore y comedia negra que no acaba de resolverse, porque pareciera que ilusamente Lee razonó que daría un resultado igual que en su primera versión. La trama central en términos generales se mantiene con respecto a la primera, pero sufre unas variaciones que no se justifican y sólo sabotean el relato. Brolin, generalmente sólido en sus roles, entrega una performance solamente correcta, incluso bordeando la sobreactuación en instantes de dramatismo claves. Olsen nunca se convierte en un verdadero aporte, porque su personaje no tiene un perfil del todo definido; sólo importa por un factor argumental en particular que entendemos al final. Sharlto Copley y Samuel L. Jackson, quienes interpretan a los enemigos del protagonista, mantienen una actitud casi caricaturesca en su esfuerzo por dar vida a villanos retorcidos. El montaje es ágil pero torpe, careciendo sobre todo de fluidez,  lo que afecta a la consistencia del metraje. Así, las peleas donde Joe se ve involucrado resultan un recurso contraproducente, puesto que la gran mayoría de esas secuencias se perciben casi superpuestas dentro de un contexto improbable con tal de satisfacer el ojo del espectador más sádico.

Pero, quizás, el más grave error radica en la vuelta de tuerca, esa chocante sorpresa tan aplaudida en la cinta de Chan-wook Park que nos es revelada hacia el clímax, porque literalmente nos cambia toda la perspectiva. Es una bofetada brutal, mas no es gratuita, pues el guión se las arregla para distraernos y confundirnos sin pistas de lo elemental, que es la pregunta que el protagonista nunca se hizo: “¿Por qué está libre?”. No obstante, en esta versión si pudieran enseñarnos un gráfico que meticulosamente nos explique cómo se fue orquestando cada detalle y que nos aclare cualquier duda que pudo haber quedado flotando, lo harían. Y con eso arruinan completamente la magia. No cabe duda que se propuso simplificar el guión y el montaje con el propósito de no ahuyentar al público estadounidense promedio, acostumbrado a estructuras convencionales y redundancias.

OLDBOY 03Si “Oldeuboi” funcionó, fue no sólo porque contaba una historia atractiva e innovadora, sino también porque su tratamiento se inspiraba en códigos propios del cine asiático, que hacen sentido en ese contexto cultural. De esa forma, sus imágenes perturbadoras y la inclusión de diversos recursos audiovisuales de alguna manera hacían sentido, cautivando al espectador, además de una problemática chocante que no se resolvía acorde a la moral y las buenas costumbres como lo hace su adaptación anglo. Es por eso que la versión de Spike Lee pretende, pero no lo logra. Por un lado le obstaculiza el dar vida a una trama inserta en una idiosincrasia radicalmente ajena y, por ende, creada por autores cuya visión del cine es muy distinta, y por otro lado le pesa el fantasma de una industria paternalista asidua a tradicionalismos y un público intolerante a atrevimientos incómodos, tanto a nivel de construcción y tópicos. Simplemente no se puede coger una historia sin tomar en cuenta su contexto, que algo que condiciona e influye. Una “Oldboy” contada desde y para estadounidenses, por tanto, sólo se queda como un intento entretenido, pero erróneo e ingenuo.

Por María José Álvarez

Enlace corto:

Comentar

Responder