Noé

Miércoles, 2 de Abril de 2014 | 11:53 am | Comentarios (1)

Título original:

Noah

Dirigida por:

Darren Aronofsky

Duración:

138 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Russell Crowe, Jennifer Connelly, Emma Watson, Anthony Hopkins, Ray Winstone, Logan Lerman, Marton Csokas, Dakota Goyo, Douglas Booth

Hay muchas formas de instar a la reflexión y entregar un mensaje en las películas, pero sin lugar a dudas, la mejor fórmula para que esto funcione es dejarlo de trasfondo. Así es cómo “Capitán NOAH 01América y el Soldado del Invierno” esconde una crítica a la vigilancia y espionaje internacional detrás de peleas de superhéroes, o cómo “Ella” retrata la soledad en un romance humano-computador. Al contrario, “Noé” empuja contra el rostro un mensaje evidente, al mismo tiempo que revienta una historia archiconocida.

Noé (Russel Crowe) es elegido por Dios para construir un arca y salvar a todas las especies animales del planeta, frente al eventual diluvio. En su titánica tarea, será ayudado por su fiel esposa Naameh (Jennifer Connely), y sus hijos Cam (Logan Lerman), Shem (Douglas Booth) y Jafeth (Leo McHugh Carroll), para defender el arca de Tubal-Cain (Ray Winstone), el violento rey de los hombres.

Trabajando con una historia conocida al derecho y al revés por todo occidente, el director Darren Aronofsky se adhiere a lo aparente y obvio, culminando con una obra que se siente más como una campaña de reclutamiento cristiana para la nueva generación, que una idea novedosa basada en buen material. Lo único que agrega de distintivo es su particular estilo visual, logrando algunas tomas y NOAH 02escenarios realmente bellos, pero que son rápida e inevitablemente ahogados por el exceso de efectos especiales, diluvio para el que el director no ofrece ninguna arca de calidad suficiente.

Dentro de sus muchos defectos, la obra cuenta con buenos actores absolutamente desperdiciados, ya que ni el contexto de ser personas de antes de los tiempos sirve para justificar la falta de naturalidad, y algunos de los personajes son de frentón una pérdida de espacio, como Jafeth, que dice cerca de cinco palabras en total. Por otro lado, los diálogos son extremadamente obvios, y fallan por mucho en su afán de sonar omnipotentes.

Sumado a que la cinta en sí misma no deja ninguna duda de que se trata  de que los hombres, a pesar de ser tentados por el pecado, se pueden redimir, la película se dedica a recalcar su mensaje cada cinco minutos de las formas más evidentes posibles. Esto resulta extremadamente agotador debido a que la historia se arrastra por más de dos horas, ya que en su afán por priorizar la forma sobre el fondo, Aronofsky y Ari Handel (co-guionista) decidieron incluir todas las etapas de la epopeya NOAH 03del arca de Noé, pero no ahondan en ninguna lo suficiente como para que se justifique la existencia de esta megalomanía.

En suma, “Noé” quedará como una enorme mancha negra en el respetable legado de su director (no hay que olvidar que “The Wrestler” de 2008 y “Black Swan” de 2010 fueron sus predecesoras), quien aparentemente decidió transar calidad por cantidad de dinero, y qué mejor forma de hacerlo que con una megaproducción apuntada al conservador público cristiano, dispuesto a pagar lo que sea por presenciar una obra que exalte sus creencias, y que pasará por alto cualquier mérito artístico (o falta de ello).

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:
(1)
  1. Camila says:

    A ver… decir que es una historia conocida al revés y al derecho por todo Occidente, lo encuentro una simplificación de tamaña envergadura, No es la simple historia conocida por todos, sino que Aronofsky nos muestra el lado más místico si se le puede llamar así conjugándose con la historia, lo que le da un nuevo tinte a la película, más allá del sentido de evangelizar que no sé dónde tú ves. Sí quizás algunos efectos especiales como el de la serpiente no funcionan tan bien, pero creo que la película le da un giro inesperado y particular a la vida de Noé que no termina por sorprender a pesar de conocer bastante de la historia. No veo que haya personajes innecesarios ni diálogos demasiado obvios. No soy una persona católica ni religiosa y entiendo que la película tiene su mensaje y todo (muy bien logrado por los demás) y cada una de sus escenas se ve bien trabajada.
    En verdad leo la crítica de un amateur que por “ser ateo” o simplemente no gustarle este estilo de películas cae en comentarios tendenciosos, sin argumentos y que en tres parrafitos le son imposible justificar. Para la próxima más seriedad Humo Negro y si van a hacer bolsa una película que sea por fundamento y no por un simple ensañamiento o una mala “tincá” con el género.

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...