No Se Metan Con Mi Vaca

Jueves, 8 de Septiembre de 2016 | 10:20 am | No hay comentarios

Título original:

La Vache

Dirigida por:

Mohamed Hamidi

Duración:

91 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Fatsah Bouyahmed, Lambert Wilson, Jamel Debbouze, Christian Ameri, Fehd Benchemsi, Malik Bentalha, François Bureloup, Abdellah Chakiri, Catherine Davenier, Pierre Diot, Amal El Atrache

Hay historias que pueden ser muy simples, pero que siempre dependerán de las cualidades de cómo son narradas para mostrar su gracia. Y es en esa capacidad de relatar lo cotidiano que “No Se Metan Con Mi Vaca” adquiere su sentido: acá se desarrolla la historia de un tipo común, un anónimo ser humano de un pueblo en África del Norte, que tiene como uno de los principales gustos de su vida cuidar de una vaca con celosa obsesión. La virtud de su director, el argelino Mohamed Hamidi, es hacer de esta travesía una comedia inspiradora y divertida que, sin caer en excesivos efectos moralizantes, pone en discusión valores básicos como la familia, la amistad, la tolerancia y la reivindicación de causas mínimas por las cuales se justifica y convalida la común batalla de cada día.

la-vache-01Para esto el filme nos sitúa en una rural Argelia, donde el protagonista, Fatah (Fatsah Bouyahmed), es un campesino que vive orgulloso de su vaca Jacqueline, a la que no para de mimar y consentir. Es tal la devoción de Fatah, que pareciera querer más al animal que a su mujer y a sus dos hijas. Esta particular e inusual relación de admiración y afecto, alcanza su punto mayor cuando Fatah se entera de que Jacqueline ha sido invitada al Salón de la Agricultura de París. Ahí comienza un viaje a pie lleno de aventuras que, en compañía de otros circunstanciales amigos, les llevan al ojo público de una Francia entre asombrada e incrédula por lo que ven.

El carácter de comedia y de fino humor mientras se desarrolla la travesía de estos inusuales personajes, es una de las principales cualidades de esta película. El humor situacional hace que lo simple del relato adquiera sentido. Guionista y director, de esta manera, dan profundidad a lo que se ve en pantalla y el viaje da la sensación de ir a algún lado y que, en el fondo, tiene un objetivo mayor. “No Se Metan Con Mi Vaca” es principalmente la crónica del viaje de estos dos antihéroes y de cómo la experiencia da nuevas luces a sus existencias: Fatah es cándido y torpe y, por torpe e ingenuo, encantador y querible. Por otro lado, Jacqueline es, como buena vaca, lenta e inexpresiva, pero a la vez sugestiva e enigmática en su encriptada sabiduría; tanto, que siempre parece saber qué es lo que le conviene.

la-vache-02A esos dos personajes de suma el revuelo que causa el viaje en los franceses, que vía medios formales y redes sociales van conociendo y participando de la marcha; así se crea una especie de efecto “Forrest Gump” (1994): por donde pasan los protagonistas, van generando un resultado positivo e iluminador. En esto también hay un leve objetivo político o reivindicativo de la historia hacia el valor de los inmigrantes en Europa y en Francia en particular, pero, más allá de algunos comentarios certeros o ácidos al respecto incrustados en el guión, esto es lo que menos parece funcionar en el contexto de la película.

En general, “No Se Metan Con Mi Vaca” funciona bien en dos de sus dimensiones principales: como comedia hace reír, y bastante, y como historia logra entregar una aventura divertida con personajes encantadores y de entrañable sencillez, enalteciendo lo que a primera vista puede parecer un título que no dice mucho y un guión poco verosímil, pero que en la ejecución y puesta en escena deja resultados convincentes.

Por Gonzalo Fernández

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...