No Confíes En Nadie

Jueves, 15 de Enero de 2015 | 10:43 am | No hay comentarios

Título original:

Before I Go To Sleep

Dirigida por:

Rowan Joffé

Duración:

92 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Nicole Kidman, Mark Strong, Colin Firth, Anne-Marie Duff, Dean-Charles Chapman, Jing Lusi, Adam Levy, Llewella Gideon, Charlie Gardner, Rosie MacPherson

Para que el género de misterio avance, se necesita ser íntegramente cuidadoso en cada paso que se da y en cada detalle que se revela, para que el espectador pueda asombrarse plenamente y, si es que se adelantase, no pierda la capacidad de asombro con un suspenso bien tratado. Uno de los últimos ejemplos de un thriller con estas características, que logra presentarse como uno de los mayores aciertos de misterio, es “Gone Girl” (2014), película de David Fincher basada en una novela. En ese BEFORE I GO TO SLEEP 01sentido, “No Confíes En Nadie” sólo comparte también estar basada en un libro, porque de misterio e intriga propuestas en la premisa, poco se logra.

Cada vez que despierta, Christine (Nicole Kidman) olvida todo lo que vivió el día anterior. Su amnesia, producida por un accidente, borra los recuerdos de su mente de 40 años para volver a los veinte. Su marido Ben (Colin Firth), acostumbrado a esta situación, tiene fotos y nombres por toda la casa para ayudar a su mujer a recordar lo vivido. Por otro lado, el Dr. Nash (Mark Strong) ayuda a escondidas a Christine a recordar su pasado a través de una cámara donde mantiene videos que graba como un diario, donde descubrirá que no todo lo que le cuentan es completamente cierto.

Basada en la novela de S. J. Watson, la adaptación está lejos de ser un thriller misterioso y nuevo que mantenga al espectador intrigado hasta el final. Por algún motivo, quizás por la falta de reveses frescos, se entregan en bandeja y sin ningún problema los datos para que los hechos se predigan solos. El director Rowan Joffé no hace su trabajo en mantener el hilo enteramente oculto y las señales que se manifiestan son obvias, concibiéndose un relato cojo y con vuelcos sucios.

BEFORE I GO TO SLEEP 02Nicole Kidman ya no se encuentra en el apogeo de su carrera ni de sus papeles de misterio, donde el más recordado será aquel interpretado en “The Others” (2001), o el más reciente en “Stoker” (2013). Esto no significa que no logre levantar un personaje ambiguo y lejano, aunque en varios momentos deje de pelear contra la corriente y se mimetice en su planitud. Por su parte, Colin Firth y Mark Strong no convencen en sus productos, aunque sí transfieren algo más de suspenso a la historia.

En general, pocos puntos altos se logran en el relato. Es cierto que su premisa recuerda algo de “Memento” (2000), pero que sin duda en nada se parece a la obra de Nolan. Desmesuradamente vaga, no sale de una superficie confusa ni del espacio de confort donde, al menos, se puede contar con el punto a favor de no ser extensa ni que tampoco aburra completamente.

Donde sí hay problemas claros es en la correspondencia relato-música. Los cambios bruscos y sin afinidad de las melodías que acompañan los hechos, no funcionan como herramientas que perfeccionen o adjudiquen sentimientos nuevos a la historia o personajes, y por momentos descolocan pasando de una evocación a otra, sin que aquellas secuencias tengan un cambio en su BEFORE I GO TO SLEEP 03narrativa o pretensión. Lo que sí funciona en ese sentido es la fotografía, con pasajes llenos de sombras en los momentos de duda y desconocimiento, y brillantes e iluminados cuando el argumento sugiere nuevas pistas en el misterio.

En general, “No Confíes En Nadie” es una cinta intransigente en su desarrollo y llena de contradicciones que plasman un problema que se acrecienta a medida que avanza: la expectación es casi nula y el enigma se descubre mucho antes de que se muestre en pantalla. Los ejes argumentales pierden su cabida llegando hacia el final, y el cierre es desganado considerando todo lo relatado. Así y todo, no es una pérdida completa de tiempo, pero sí es totalmente olvidable.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder