Need For Speed: La Película

Miércoles, 12 de Marzo de 2014 | 12:25 pm | Comentarios (2)

Título original:

Need For Speed

Dirigida por:

Scott Waugh

Duración:

130 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Aaron Paul, Imogen Poots, Dominic Cooper, Scott Mescudi, Dakota Johnson, Rami Malek, Nick Chinlund, Ramon Rodriguez, Han Soto, Carmela Zumbado

El matrimonio entre las películas y los videojuegos ha sido el más funesto de todos los cruces entre el cine y otras narrativas. Dejemos las cosas claras: se han hecho muchos malos largometrajes sobre libros, pero también una cantidad considerable de rescatables. Más o menos fieles al videojuego de turno, ningún filme con este origen ha resultado siquiera decente. El asunto es catastrófico y se puede deber a que nunca han puesto a gente muy reputada detrás de estos proyectos, como mirando en menos esta pujante manera de narrar y confiando en que con el solo título los fanáticos asistirán al cine como si no hubiera un mañana. Así es como el desarrollo de estas cintas ha sido asignado a directores como Paul W. S. Anderson o Uwe Boll, tipos a los que la etiqueta de “cineastas” a lo menos les queda un poco holgada. Tampoco parece haber existido mayor tino en la elección de los realizadores de la adaptación de “Need For Speed” de Electronic Arts, aunque, como no existía ninguna historia que respetar o a la que ceñirse, había más margen del usual para dar la sorpresa. Sin embargo, tal libertad parece haberse transformado en un enorme de dolor de cabeza para los guionistas, pues resuelven la trama de triste forma.

“Need For Speed: La Película” está centrada en Tobey Marshall (Aaron Paul), un mecánico y corredor de carreras ilegales que es declarado culpable de la muerte de su amigo Pete (Harrison Gilbertson) en un accidente automovilístico, por lo que debe cumplir una pena de dos años (!). Conseguida la libertad condicional, Tobey aspira a cruzar Estados Unidos en compañía de su grupo de amigos y Julia (Imogen Poots), una joven inglesa dedicada al negocio de los autos, con el propósito de ganar una célebre carrera clandestina y así poder reconstruir su taller y, por sobre todo, para vengar a Pete. El mismo hombre que debió haber recibido la sentencia, el empresario Dino Browster (Dominic Cooper), es quien impedirá por todos los medios que su rival llegue a competir.

Es presumible que este filme jamás se hubiera hecho sin la existencia de una saga taquillera como “The Fast And The Furious”. Y, en efecto, su fisonomía no tiene nada que ver con otras cintas de carreras como “Death Race” (2008) o “Speed Racer” (2008), sino que intenta apegarse con desvergüenza a tal franquicia. “Need For Speed: La Película”, si bien no se queda atrás ni por despliegue de efectos visuales ni, por cierto, majadería, no tiene ni tantos bólidos para dejar boquiabierto ni tantas mujeres bellas como los seis episodios que componen esa saga. Tal aspecto podría no tener importancia, pero dice mucho de un producto que quiere replicar descaradamente una receta y sale perdiendo, pues lo hace a medias y es poco lo que viene a sumar.

NEED FOR SPEED 02En la película es efectivo que encontramos carreras clandestinas, autos de lujo y maniobras asombrosas; no obstante, lo que no se halla por ningún lado es un argumento que convenza ni mucho menos justifique los 130 minutos de duración. No conforme con tener que tragarse esa burrada de que las carreras ilícitas son el camino para encontrar la venganza y cerrar el pasado, hay que soportar una historia vulgar y mal planteada, que se cae a pedazos desde el arranque. Pasan un montón de situaciones que no cautivan a nadie en el comienzo, y lo peor es que acontecen sin un sustento contundente. Tal progresión deja la sensación de que los guionistas estaban demasiado apresurados por llegar al quiebre que marca el paso a la mayor y más importante porción del relato, y todo lo anterior se hayan propuesto configurarlo de la manera más idiota posible. Pero lo que viene posteriormente no mejora demasiado las cosas, ya que la redundante caza del villano y una anodina historia de amor llevan la batuta y son cruzadas por una serie de persecuciones, que parecieran ser muchas: duran tanto y están tratadas de manera tan rutinaria por el director Scott Waugh, que se sienten como si no acabaran jamás.

Aunque le da poca cabida a los secundarios y es claramente la historia de un solo personaje, copia la moral “The Fast And The Furious” de que el trabajo en equipo lo puede solucionar todo. Junto con sacar de aprietos al protagonista y esfumarse y aparecerse por arte de magia, los amigos de Tobey –uno de ellos el rapero Kid Cudi intentando repetir lo de Ludacris en la saga liderada por Vin Diesel- tienen en exclusividad unas cuantas secuencias supuestamente divertidas que, a decir verdad, no pasarían por graciosas ni en comedia de Adam Sandler y, en definitiva, sólo aportan con desentonar al conjunto e incrementar el absurdo del filme.

NEED FOR SPEED 03Si la película se puede terminar de ver es sólo porque el protagónico está a cargo de un actor confiable. Aaron Paul alcanzó la gloria en la serie “Breaking Bad” y acá, en su primera producción grande luego del fin de la serie, tiene un pobre personaje a su disposición y debe resignarse con hacer malabares para no caer en el ridículo y, además, mantener el buque a flote. El tipo no es mago e indudablemente no salva a la cinta, pero hay que agradecerle el hacer más grata las más de dos horas de metraje.

Pese a que los realizadores de este proyecto tenían a su favor no estar trabajando en base a un videojuego con una historia establecida, lo que de inmediato les quitaba de encima el agobio de la odiosa comparación, desaprovechan esa ventaja y construyen un argumento banal que se sustenta casi únicamente en explicaciones gruesas. El resultado, más que divertir, deja fatigado y con deseos de que por favor no se vuelva a tomar ningún videojuego para su adaptación. Mientras se ruega infructuosamente para que eso suceda, una opción ideal para borrar el mal sabor de boca es  ver “Rush” (2013) de Ron Howard, una espléndida película sobre el mundo tuerca que involucra pasión y nervio en cuotas realmente significativas, y que al parecer jamás pasará por salas chilenas.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:
(2)
  1. Nano says:

    Esta basado en uno de los juegos: The RUN.

  2. Carla Maria says:

    RUSH es buenisima!!!

Comentar

Responder