Mustang: Belleza Salvaje

Jueves, 25 de Febrero de 2016 | 1:03 pm | No hay comentarios

Título original:

Mustang

Dirigida por:

Deniz Gamze Ergüven

Duración:

97 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Erol Afsin, Ilayda Akdogan, Doga Zeynep Doguslu, Elit Iscan, Ayberk Pekcan, Günes Sensoy, Tugba Sunguroglu

Entre las cintas nominadas a mejor película de habla no inglesa en los premios de la Academia, se encuentran diversos títulos interesantes a los cuales muchas veces no se tiene fácil acceso, debido a la distancia geográfica o su carácter independiente, que sin una nominación las tendría alejadas de las grandes distribuidoras. Cintas como “Saul Fia” (2015) –desgarrador relato húngaro acerca de un prisionero judío en el campo de concentración de Auschwitz– o “Theeb” (2014) –producción jordana acerca de la aventura de dos hermanos huérfanos en Arabia durante la Primera Guerra Mundial– muestran conmovedoras vivencias dentro de diferentes culturas y épocas, logrando MUSTANG 01penetrar en estilos de vida alejados del mundo occidental. En el quinteto de candidatas de este año cabe destacar a una película que logra entremezclar estos conflictos culturales perfectamente: “Mustang: Belleza Salvaje” (2015), dirigida por Deniz Gamze Ergüven, de origen turco y nacionalizada francesa, que introduce al espectador en la profundidad de la cultura turca y cómo en ésta convive una rígida estructura patriarcal con los nuevos asentamientos occidentales.

En un pequeño pueblo al norte de Turquía, residen cinco hermanas huérfanas cuyas edades oscilan aproximadamente entre los doce y dieciséis años de edad, quienes después de la escuela disfrutan su tarde jugando a las orillas del Mar Negro con otros chicos de su edad. Esto prontamente es mal visto por su tío y su abuela, quienes tienen una mirada muy ortodoxa acerca del rol de la mujer. Es así como comenzarán a establecerse nuevas normas en su crianza, manteniéndolas encerradas sin la posibilidad de recibir mayor educación que la otorgada por sus familiares para ser buenas esposas.

MUSTANG 02Ante estas imposiciones retratadas, cada hermana representa entonces un camino diferente, siendo la menor de ellas, Lale, quien ponga mayor resistencia a las nuevas reglas implantadas en su vida y quien finalmente lleve el relato. La cinta, inteligentemente, aborda de manera bastante realista el planteamiento de estos personajes, otorgándole una tridimensionalidad y superando así la difícil tarea de generar caracteres adolescentes creíbles.

En el universo que construye Denis Gamze, se nos muestra la imagen más visceral de la cultura patriarcal sin dejar de buscar una estética suave, generando ambientes más fantásticos y al mismo tiempo naturalistas, los cuales concuerdan con el imaginario que tiene una niña en transición a la vida adulta. Intentando dar con un balance, sobrepone las imágenes más cadenciosas con las más violentas, ayudándose de la utilización de planos cerrados que terminan por dar una estética asfixiante y que lentamente, mediante la delicadeza de la puesta en escena, van MUSTANG 03representando la disipación de la infancia. Aun cuando las actuaciones no destaquen particularmente, lo valorable es como globalmente éstas logran dar una credibilidad, concentrándose más en la puesta en escena, y así dando a entender que lo que se quiere decir pertenece más a un discurso estético y político.

No es esta obra una película particularmente innovadora; no abre nuevos caminos al abordar el enfrentamiento de un grupo adolescente femenino a un contexto ortodoxo. Tampoco lo hace al sobreponer el imaginario femenino adolescente con una imagen violenta, como ya lo habíamos visto en, por ejemplo, “The Virgin Suicides” (1999) de Sofia Coppola. Pero eso no quita una cosa: que sea un filme que luzca al profundizar en estos niveles, generando un discurso mucho más reflexivo tanto estética como estructuralmente. Eso posiciona a la cinta como una sucesora que deja al espectador con mayores puntos de análisis y con mayor claridad respecto a una problemática social sin que se transen las dimensiones estéticas de la obra.

Por Marcela Montiel

Enlace corto:

Comentar

Responder