Mujeres Al Ataque

Miércoles, 7 de Mayo de 2014 | 12:34 pm | Comentarios (1)

Título original:

The Other Woman

Dirigida por:

Nick Cassavetes

Duración:

109 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Cameron Diaz, Leslie Mann, Kate Upton, Nikolaj Coster-Waldau, Don Johnson, Nicki Minaj, Taylor Kinney, Alyshia Ochse, Madison McKinley, Toshiko Onizawa, Jessica Shea Alverson, Xiren Wang, Maria-Christina Oliveras, Nancy De Mayo

No es para mirar con desdén una comedia que junta a dos actrices que han establecido su domicilio en el género, como Cameron Diaz y Leslie Mann, e integra a un actor que ha alcanzado fama por su rol en una de las series del momento, como Nicolaj Coster-Waldau. Pero la cosa ya se empieza a desvirtuar si están de invitadas Kate Upton y Nicki Minaj, y el entusiasmo se termina por plagar de dudas al constatar que detrás está un director que hace sus primeras armas en la comedia, luego de un paso muy poco dichoso por la tecla dramática. Las sospechas no son infundadas, ya que “Mujeres Al Ataque” no posee mucho más que un atendible y poco tradicional punto de partida.

THE OTHER WOMAN 01Carly (Diaz) es una abogada con la suficiente experiencia en lo amoroso como para ser muy selectiva con sus conquistas. Por ello es que no hace la vista gorda cuando descubre que su aparentemente perfecto último amorío, Mark (Coster-Waldau), es un hombre casado. Tal relación debía haber quedado en el olvido de no ser porque, extrañamente, la esposa engañada, Kate (Mann), la busca y anhela que entablen una amistad. La complicidad entre ambas llega al punto de que deciden espiar a Mark y descubren que tiene otra amante, Amber (Kate Upton). Como todas se sienten engañadas por este Don Juan moderno, no hallarán nada mejor que idear un plan para cobrar venganza.

La comedia estadounidense ha mostrado en abundancia a mujeres disputándose al macho, en áspera rivalidad por las bondades masculinas. Un cliché que ha llevado a que no se pueda evitar saludar con cierto gozo una película de fuerza femenina como esta, que plantea que las mujeres se pueden unir en pos de un objetivo común, y que por ejemplo traslada totalmente la responsabilidad del engaño al hombre infiel. Pero Nick Cassavetes ignora que encontrar un planteamiento que se salga de la norma es apenas el primer paso para hacer algo digno de ser recordado, y entrega una cinta poco comprometida y consistente en su desarrollo, además de aletargada y sin chispa en colocar el punto final.

THE OTHER WOMAN 02Cuando se fragua la amistad entre las protagonistas se acontecen algunos de los instantes más logrados del filme, esencialmente a causa de que queda claro a quién vinimos a ver. No es Cameron Diaz –con un rostro cada vez más irreconocible-, que asume el papel de un personaje de manual con el que no se ve grata, tal vez porque debe compartir espacio. Contra lo que dicta lo esperado, es Leslie Mann, una actriz que no es común que sobresalga, quien toma las riendas de la película, dado que cuenta con el mejor personaje y es la que más aporte entrega. A cargo de una dueña de hogar sumisa que ve una luz en su amistad con la amante de su esposo, figura como la actriz más lúcida en esta comedia y, además, hace creíble el vínculo que se funda entre Carly y Kate.

Sin embargo, cuando la cinta entra en el desquite del trío de mujeres, empiezan a parecer desperdiciadas las posibilidades por parte de un director del montón. Esta vez, la venganza, campo fértil para el humor más descarnado, parece ideada por un grupo de amigas del colegio, con excepción de la parte principal de esta. Tal carencia se intenta suplir a través de exagerar cada gag, pero ese esfuerzo no hace más que volver todo muy viciado. Conforme el filme no se decide en dar el sabroso cierre, se hace patente la carencia de un toque especial en la realización. Los chispazos y salidas de libreto de Mann se van apagando, primero porque la película retrasa sin vergüenza su conclusión, y luego porque se asoma un halo de emotividad muy prescindible. Cassavetes viene del THE OTHER WOMAN 03drama y no puede escoger dejar todo como una gran broma, adhiriendo a la trama toques dramáticos que no vienen a lugar y son lo peor del conjunto.

Es saludable que se filmen historias que quiebran de alguna manera el molde –aunque sea apoyándose en la formación de una amistad a todas luces improbable-, pero eso queda sin mucho efecto debido a lo lamentable que resulta el que una de esas pocas ocasiones en que las mujeres son las reinas de la función, sea en una cinta tan poco estimulante. Quizás para estas comedias prefabricadas no quede más remedio que atraer a la audiencia mediante un argumento que estire a todo lo que da el elástico de lo verosímil. El inconveniente es que al menos en este caso lo que debiese haber sido puro delirio, termina siendo control, obviedad y fatiga.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:
(1)
  1. Claramente Nick no aprendió nada de su padre…

Comentar

Responder