Mujer Maravilla

Jueves, 1 de Junio de 2017 | 1:08 am | No hay comentarios

Título original:

Wonder Woman

Dirigida por:

Patty Jenkins

Duración:

141 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Gal Gadot, Chris Pine, Robin Wright, Connie Nielsen, David Thewlis, Elena Anaya, Lucy Davis, Danny Huston, Ewen Bremner, Samantha Jo, Saïd Taghmaoui, Lisa Loven Kongsli, Florence Kasumba, Mayling Ng, Tilly Powell, Doutzen Kroes

“Is She With You?” lleva por nombre el tema compuesto por Hans Zimmer y Junkie XL para personificar a la renovada versión de la Mujer Maravilla, perteneciente al Universo extendido de DC (DCEU). Un inconfundible cello eléctrico estampa la potente mezcla de notas rockeras y ritmo moderno de mitología épica, arreglos que definen a cabalidad el vigor y la complejidad de un personaje relegado de las pantallas por mucho tiempo. La primera vez que escuchamos esta melodía fue en “Batman v Superman: Dawn Of Justice” (2016), y desde entonces las breves pero prometedoras apariciones de la princesa amazónica —especialmente hacia la resolución final de la cinta— no lograron otra cosa más que generar la necesidad de verla por más tiempo.

Y es que en un universo incipiente que se ha ido armando a punta de ensayo y error —evidentemente con más fracasos que triunfos—, la heroína de los míticos brazaletes y el Lazo de la Verdad llegó en el momento preciso, no solo para salvar a la franquicia cinematográfica de DC y cimentar el camino hacia las producciones venideras, sino que también para convertirse en un clásico instantáneo y un ejemplo a seguir para otras cintas del género, especialmente aquellas que conjugan el liderazgo de figuras fuertes y resolutivas con valores trascendentales en todo orden de cosas.

En la idílica isla de Temiscira, Diana, Princesa del Amazonas (Gal Gadot), entrena con su tía Antíope (Robin Wright) para convertirse en una gran guerrera, pese a la mirada reprobatoria de su madre, la Reina Hipólita (Connie Nielsen). Cuando el piloto Steve Trevor (Chris Pine) se estrella en cercanías del reino, Diana tendrá la oportunidad de ir en ayuda de los humanos para pelear en la guerra que acabaría todas las disputas de la Tierra.

Creada hace más de medio siglo, la figura de la Mujer Maravilla es una de las que más ha variado y, a la vez, más se ha adaptado a los tiempos en que se desarrolla su faceta. Como una respuesta frente a los conflictos bélicos, por un lado, y a la imagen corriente de la mujer relegada —aunque ciertamente sus orígenes sean contradictorios—, lo cierto es que los valores que ha representado y defendido a través de los años han sido capaces de traspasar las divergencias y dificultades puestas en su entorno, impregnándose en su más virtuosa concepción. Paz, justicia y amor —en su más amplio espectro— le otorgan solidez y legitimidad a sus acciones.

Es así como en esta versión llevada espléndidamente por Patty Jenkins se reponen, con suma elegancia y presteza, las fortalezas compatibles de su figura para moldear una vez más sus orígenes heroicos, a modo de complementar el universo del que forma parte. Y de una manera muy gratificante, Gal Gadot encarna un personaje que se empodera completamente de sí mismo en dos horas veinte minutos, tiempo que, si bien es bastante extenso, se justifica por la envergadura social de presentar en celuloide a un ícono, con sus fortalezas y debilidades precisamente cuando la coyuntura cultural vive una transformación colectiva.

Y es que indudablemente hay un discurso —como debería esperarse de absolutamente cualquier producción con seres humanos detrás—, pero no es uno moralista o reformista, ni pretende frotarlo en la cara a cada minuto; se trabaja como un complemento intrínseco, siempre presente, al igual que los otros tipos de luchas que se deben combatir en las sociedades modernas, y que incluso tienen una certera denotación durante ciertas escenas gracias a la variedad de personajes y temáticas representadas.

Es ese punto el que diferencia a “Mujer Maravilla” de la endeble racha del DCEU, la que comenzó en 2013 con “Man Of Steel” y que duró hasta la vacua “Suicide Squad” (2016). Esta producción, que igualmente tuvo cosecha de Zack Snyder, no sólo tiene el sustento legítimo necesario, también es trabajado meticulosamente para que el resultado final sea una película eficaz, y sea vista por fanáticos, como por los que no. Y es así como la fórmula, si bien tiene ciertos elementos imitados de otras producciones de la misma línea, funciona hábilmente al mostrar una evolución real del personaje, durante cuyo autodescubrimiento se suscita una verdadera fuente de entretención con profundidad real en sus temas tratados.

A pesar de todo lo anterior, hay presente elementos mayoritariamente coincidentes que no aportan demasiado a la trama auténtica, sino que más bien incurren en modelos probados por las masas para adaptarse a la construcción de relatos frecuentes. El mismo ejercicio de tratar a los villanos como seres efímeros que jamás alcanzan el peak de su construcción —algo completamente naturalizado en las películas de superhéroes— se queda corto ante la necesidad de darle mayor dinamismo a la mecánica del viaje del héroe y su frustrante resolución.

Siendo sinceros, un racconto sobre el origen de una superheroína no es necesariamente material de asombro. No obstante, la exquisitez de un guion bien armado y presentado, en el cual ni las figuras femeninas o masculinas son hipersexualizadas y aun así se cuenta con libertades de trabajar con ingenio sutilezas para mayores, mientras a la vez puede deleitar a un público algo más pequeño, o el hecho de que el sacrificio sea tomado como decisión personal y no una necesidad estilística ni herramienta de shock, preceden la genialidad de “Mujer Maravilla”. Escenas de pelea que inducen a la piel de gallina y gratificantes momentos con mensajes de unión, lucha y fuerza contra el mal, se funden en una valiosa producción llena de vigor y sentir, la que precisamente necesitábamos y realmente merecemos.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...