Moonrise Kingdom

Jueves, 6 de septiembre de 2012 | 1:09 pm | No hay comentarios

Título original:

Moonrise Kingdom

Dirigida por:

Wes Anderson

Duración:

94 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Jared Gilman, Kara Hayward, Bruce Willis, Edward Norton, Bill Murray, Frances McDormand, Tilda Swinton, Jason Schwartzman, Harvey Keitel

A pesar de no contar con una vasta filmografía, Wes Anderson ha sabido imprimir su estilo personal en sus películas, creando un mundo único que se rige según sus propias normas. La puesta en escena de sus obras, así como las caracterizaciones de los peculiares personajes que presenta, contribuye a crear un sello indiscutiblemente característico. “Moonrise Kingdom”, el séptimo título del director norteamericano, no es la excepción.

Más que en una época y espacio geográfico determinados, la cinta se inserta en uno de estos universos de Anderson para narrar la historia de un par de preadolescentes que se conocen y deciden fugarse a su propio lugar secreto. Al poco tiempo de que Sam (Jared Gilman) se fija en Suzy (Kara Hayward), estos entablan una relación por correspondencia que da pie a la propuesta de Sam de que se escapen juntos; él, del campamento Scout, liderado por un despistado guía (Edward Norton), en el que se ha encontrado atrapado todo el verano; ella, de la casa de sus neuróticos padres (Bill Murray y Frances McDormand) en la que se ha encontrado atrapada toda su vida.

Sam guía a Suzy por extensos campos durante días, a medida que su ausencia empieza a causar la preocupación de sus familiares, lo que se convierte en una búsqueda insistente que ve involucrada a un número cada vez mayor de individuos, incluyendo al sheriff local (Bruce Willis), una asistente social (Tilda Swinton) y a todos los compañeros Scout de Sam, que por cierto, solían hacerle bullying en el campamento. Mientras familiares y autoridades les siguen el rastro, Sam y Suzy tan sólo quieren aislarse en un lugar privado en el que puedan estar solos.

Anderson se vale de un número de recursos para crear esta extravagante historia, que se distancia de la realidad para terminar asemejándose más a un cuento de hadas: extensos travellings en los que se muestran residencias y exteriores, planos frontales donde los personajes se dirigen a la cámara, el uso de la pantalla dividida durante conversaciones, y planos secuencias que cuentan con una impresionante atención por los detalles y movimientos perfectamente coreografiados. En la colorida paleta de colores prima un tinte amarillento que realza las praderas y los paisajes rurales en los que acontece la historia, y Anderson se asegura de ordenar de forma obsesivamente simétrica los sets, sobrecargándolos al punto de que lucen más bien como escaparates.

Lejos de parecer artificial, el mundo creado funciona debido a la verosimilitud que genera la coherencia de los elementos que lo componen. Todo tiene sentido, desde los sets pulcramente dispuestos hasta el elenco, que trabaja en conjunto para lograr interpretaciones que no quedan fuera de lugar y forman una dinámica que sólo podría funcionar en una película como esta. Muchos personajes son poco expresivos, y el humor aquí es más bien seco y suele surgir de situaciones incómodas. Pero, a pesar de que existen numerosos momentos humorísticos, en ningún momento se pierde de vista la delicada historia que se encuentra al centro de “Moonrise Kingdom”.

La relación de ambos protagonistas queda muy bien caracterizada por las notables actuaciones de Gilman y Hayward, dos actores sin experiencia previa, pero que cuentan con la química suficiente para vender el fantasioso romance que experimentan, como con el talento para dejar entrever en su superficie grietas en las que se cuelan atisbos de melancolía, resentimiento y soledad.

La cinta mezcla comedia, drama, romance y aventura para formar una conmovedora fábula que se posiciona como una gran instalación en la filmografía de Anderson. Si “Moonrise Kingdom” no termina siendo una de las mejores películas de 2012, entonces es que tenemos un gran año por delante.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto: