Misión Imposible 5: Nación Secreta

Jueves, 30 de Julio de 2015 | 11:20 am | No hay comentarios

Título original:

Mission: Impossible - Rogue Nation

Dirigida por:

Christopher McQuarrie

Duración:

131 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Tom Cruise, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Alec Baldwin, Jeremy Renner, Paula Patton, Simon Pegg, Ving Rhames, Simon McBurney, Jingchu Zhang

La segunda parte de los años 60 deben representar a la época donde se germina el cambio más significativo que haya tenido la televisión en términos de contenido, ocasión en que la misma, a su corta edad, ya se adivinaba como una forma de entretenimiento perdurable. Las producciones desarrolladas bajo esta figura, progresivamente se fueron abandonando hacia asuntos ficcionales de MISSION IMPOSSIBLE - ROGUE NATION 01mayor impacto para la opinión pública, sacudiéndose de temas encaminados al desuso como el western. Claro, la contracultura se instalaba en una expresión social de rechazo hacia la guerra fría, por tanto la apuesta audiovisual debía emparejarse con la contingencia bajo el riesgo de una visión menos conservadora. Series como “The Man From U.N.C.L.E.” (1964), “It Takes A Thief” (1968), o “Mission: Impossible” (1968) aportaban las primeras pautas para la diversificación del formato.

Es sobre el último de los productos descritos que se forja la franquicia cinematográfica del mismo nombre nacida en 1996, y que ahora, en su quinta entrega, sitúa a Ethan Hunt (Tom Cruise) tratando de desarticular a un organismo internacional secreto conocido como “El Sindicato”, que trabaja en la propia dinámica, y con iguales aptitudes a las de la agencia desde donde proviene Hunt, la FMI (IMF, en inglés), cuya existencia, paralelamente, corre serio peligro ante las acusaciones de negligencia que reclama Alan Hunley (Alec Baldwin), un personero de la CIA. Ante tal escenario, todo parece indicar que esta será la misión más difícil para Hunt, quien, ayudado por su equipo de siempre y quizás por una misteriosa mujer llamada Ilsa (Rebecca Ferguson), deberá dirigir sus objetivos hacia Lane (Sean Harris), un ex oficial de inteligencia británico.

MISSION IMPOSSIBLE - ROGUE NATION 02Cinco realizadores diferentes para las cinco películas que ha suscrito hasta el momento la saga protagonizada por Tom Cruise, donde cada uno de ellos firma como una tendencia el muy buen manejo del piso establecido por su predecesor. Con la sola salvedad de “Mission: Impossible II” (2000) –dirigida por John Woo-, que tempranamente significó un traspié en relación a la apertura del relato, la constante se mantiene hacia el aumento cualitativo. En ese sentido, se hace muy reconfortante decir que “Misión Imposible 5: Nación Secreta” confirma la teoría, toda vez que su antecesora, “Mission: Impossible – Ghost Protocol” (2011), hubo elevado con gran eficiencia la valía del universo imposible. En esta oportunidad, Christopher McQuarrie, quien escribe y dirige la cinta, también se pliega al método que presenta varios puntos de inflexión sobre el curso de la historia, partiendo así el largometraje en varios bloques y otorgándole varios matices a las transiciones de un hilo conductor que no reblandece en ningún instante, lográndose consolidar con un ritmo muy bien definido.

La asumida costumbre de introducir los motivos a través de espectaculares secuencias en un comienzo, nuevamente funciona para plantear los asuntos que llaman a Ethan Hunt a magullarse cual membrillo en función del bienestar mundial; un avión despegando con Hunt colgado a una de sus compuertas, es razón suficiente para depositar la atención sobre lo que viene. Y es que, si una película de acción que cuenta con cuatro revisiones anteriores donde se ha ilimitado la capacidad de impacto como referencia, logra agudizar su propuesta, es fácil entender el nivel de complejidad que MISSION IMPOSSIBLE - ROGUE NATION 03adquiere el recurso dentro del filme. Sin embargo, la mayor valoración que se puede hacer respecto de lo anterior, es que “Misión Imposible: Nación Secreta” no forma su resultado con aquel único elemento, sino que lo incluye en forma de herramienta para armar la historia macro, que es donde sí radican sus verdaderas fortalezas.

Con residencia en lo último, el largometraje sabe ir tejiendo su relato con dedicación, sin desentenderse de lo que hasta ahora se hubiere dicho en capítulos pasados. La primera lectura que se advierte sobre la sinopsis tal vez lleve a pensar en lo enrevesado del argumento, pero eso va quedando atrás conforme el título avanza, y sus pretensiones escritas se repliegan para entregar relevancia a personajes capaces de encuadrar la máxima tensión, sin la necesidad de apoyarse en diálogos que describan escenas. De la misma manera, podría verse hasta imprudente ir ubicando conflictos que requieren más velocidad en sus resoluciones sin encontrar pronto las mismas, sin embargo, cuando el espectador probablemente ya se sienta abstraído por lo ofertado en otros lugares de la cinta, se libera la instancia justa para dar con mayor estruendo sobre estas consultas.

Sin ser una película que demande al seguimiento completo de la saga para desmantelarse, “Misión Imposible 5: Nación Secreta” va encaminando puntos que fueron tratados anteriormente, por lo tanto también existe el espacio para hablar de “patas de conejo” u ojivas nucleares desactivadas para la alegría de los fans. Por otra parte, y a propósito de las ventajas que reporta la creación de un relato cinematográfico dividido en episodios, es necesario destacar lo de Simon Pegg (en su rol de Benji) y MISSION IMPOSSIBLE - ROGUE NATION 04su contribución a esta porción de la historia, que sigue aumentando en su imagen la comedia que a Ethan Hunt no le sienta. Aparte del comodín que representa un actor como Ving Rhames para la franquicia, indudablemente hay que acreditar la importancia de Tom Cruise quien, siendo un actor corriente, puede colaborar desde el compromiso: Cruise hace sus propias escenas de riesgo, quedando esto ratificado en el realismo que cobra la acción sobre la firma Misión Imposible.

En definitiva, “Misión Imposible 5: Nación Secreta” se encuentra a la altura de las circunstancias, y es probable que sea discutida como lo mejor que ha dejado la producción junto al protocolo fantasma. Sin dramas remanentes, ni exageraciones visuales, esto es cine de entretención heredado de los 60, y eso es lo que vale.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder