Mejor Estar Solo

Jueves, 19 de Junio de 2014 | 11:24 am | No hay comentarios

Título original:

Mejor Estar Solo

Dirigida por:

Rodrigo González Larrondo

Duración:

85 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Rodrigo González Larrondo, Claudia Celedón, Julio Jung, Alejandro Trejo, Nathalia Galgani, Carmen Zabala, Belén Díaz, Felipe Zaez, Eileen Rivera

Este año hemos tenido un buen manojo de estrenos nacionales que corresponden a las primeras películas de sus realizadores, con resultados bien variados, por cierto, que van desde el buen drama de “Las Analfabetas” hasta el despelote de “Hijo de Trauco”, pasando por la innovación técnica de “(09)”. Es el primer paso, la primera manifestación de inquietudes, la prueba que les puede abrir o cerrar puertas. El incremento de óperas primas con estrenos en salas habla de una industria en pujante crecimiento, pero un paso en falso puede ser catastrófico de cara al futuro.

MEJOR ESTAR SOLO 01A Hugo (Rodrigo González) le ocurre lo peor que le puede suceder a un novio: su prometida, Josefina (Carmen Zabala), lo deja plantado en el altar. Obviamente lo único que quiere es que lo lleven de vuelta a Santiago, pero como su suegra (Claudia Celedón) ha  financiado la celebración –de tres días y atiborrada de invitados ricachones-, no tiene muchas más opciones que quedarse y confiar en ella, que asegura que su hija llegará de todas maneras. Mientras aguarda e intenta no entrar en estado de shock, recibirá los consejos de su padre (Alejandro Trejo) y abuelo (Julio Jung), y se reencontrará con una amiga de la infancia, Leonor (Nathalia Galgani).

El argumento de la cinta de González es tan escuálido como se lee. No va sobre los efectos de que hayan dejado plantado al protagonista, ni mucho menos escudriña en las heridas familiares a partir de la situación central, su fin tiene que ver con atreverse a poner sobre la mesa un raro vuelco a una figura narrativa conocida, para ponerse a coquetear con los límites de lo verosímil. Si al menos tuviera una pizca de buen humor, la anécdota sería tolerable. Y, en efecto, no es raro pensar que esta vuelta de tuerca –improbable, de corte surreal- podría ser perfectamente la puerta de entrada a una comedia disparatada, pero el guión descarta sin culpa esa opción, aun cuando pueda sugerir otra cosa en los primeros segundos. Si bien está más preocupada de hacer reír que de adentrarse en reflexión, los dispositivos que emplea para ser divertida son de una pequeñez indignante. Una absoluta falta de carácter como comedia que le debe bastante a que la propuesta es llevada nada más que por intenciones muy tenues.

MEJOR ESTAR SOLO 02Abocada a seguir la senda del macho dañado por la fémina (modelo del que se ha beneficiado a nivel local Nicolás López en su trilogía “Qué Pena”), sucumbe no tanto por la falta de brillo de todas sus piezas, sino que esencialmente por su indecisión para jugarse a plenitud por la comedia (debe ser la comedia con menos dosis de gags de los últimos años), y de tal falencia no se escapa ninguna secuencia ni personaje secundario. La introducción parece lo menos terrible del conjunto, pero visto con distancia ni eso merece ser rescatado. Para una película con tan poco que ofrecer, termina siendo un pecado que en su comienzo adelante de manera tan explícita cómo culminará, dado que la intriga se esfuma como recurso para mantener el interés.

Es bien sabido que da igual que el tono sea todo lo laxo que se quiera, pero de alguna manera se debe buscar que tal ligereza no conspire en contra del propósito de que el espectador se vea involucrado. Lamentablemente, lo que vemos en “Mejor Estar Solo” no se lo cree nadie. Las disputas entre sus personajes no tienen ninguna tensión ni sentido –más por lo demacrado del guión que por falta de intensidad en el apartado actoral- que permitan explotar la veta cómica del material. Por la cinta deambulan un puñado de personajes de insignificante talla, pero quien más desconcierta es su protagonista, una verdadera suma de propósitos apenas esbozados, cuya reacción ante cada circunstancia es exasperantemente impávida o, en el mejor de los casos, tibia, y con el que, por lo demás, no se puede establecer vínculo alguno. La inerte actuación de Rodrigo González no le hace ningún favor a la película, al realizar una caracterización que no dista mucho de la correspondiente a un personaje badillesco.

MEJOR ESTAR SOLO 03Mención aparte merece el desaprovechado uso que hace de las anacronías. Tiene lógica que el protagonista rememore momentos de su relación con Josefina, pero lo que revelan estos flashbacks es prácticamente nada, además de que se sienten fuera de lugar por lo menos hasta que el protagonista le relata su historia a Leonor, ya pasada la mitad del filme. Mediante este recurso –utilizado con clase y de forma equiparable por la maravillosa “Her” (2013)- se nos introduce en la relación del protagonista con su novia, dándonos la falsa esperanza de que encontraremos algo que dé luces del punto al que han llegado, pero esta es una cinta que no se hace cargo de nada de lo (poco) que propone, por lo que las incógnitas quedan en el aire. Con todo, estos instantes permiten darle algo de sustancia a un relato planísimo y soporífero, sacando de la abulia una narración que va por el suelo. Eso, más allá de que acá es un recurso antojadizo, que además de estar ejecutado con mínima elaboración, no cumple con más que  ratificar que el protagonista es un completo necio.

Es evidente que eso no está ni cerca de ser suficiente para impedir que el relato vaya en picada y termine de forma espantosa, con un mensaje insufrible a modo de cierre, ridículo si se le conecta con el resto de la película. Algo intentan hacer los habitualmente solventes Claudia Celedón y Alejandro Trejo para salir a flote, pero lo que tienen para sí es tan mínimo que no son capaces de mejorar el conjunto. Un trabajo que por su bajísimo nivel saca de quicio hasta el más paciente de los espectadores, en contraste con la gran “Soy Mucho Mejor Que Voh”, cuyos primeros siete minutos tienen toda la lucidez y humor que acá brillan por su ausencia.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder