Magic Mike XXL

Miércoles, 9 de Septiembre de 2015 | 12:51 pm | No hay comentarios

Título original:

Magic Mike XXL

Dirigida por:

Gregory Jacobs

Duración:

115 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Channing Tatum, Matt Bomer, Joe Manganiello, Kevin Nash, Adam Rodriguez, Gabriel Iglesias, Elizabeth Banks, Donald Glover, Amber Heard, Andie MacDowell, Jada Pinkett Smith, Michael Strahan

Somos como curanderos, podemos serlo”, dice con franqueza Andre, personificado por el actor Donald Glover, a sus nuevos amigos strippers. La justificación de su trabajo en el campo del entretenimiento nocturno para mujeres, se torna elocuente luego del resultado que dejaba tras sí “Magic Mike” (2012), personificando los pros y contras detrás de una labor vista como mucha acción y poco seso, que colinda en la frontera del mundo de la perversión y las drogas duras. Al menos, eso es lo que intentó incluir Steven Soderbergh como excusa reflexiva para definir el mundo de los artistas masculinos que, con no poco sudor y lágrimas, se esfuerzan para recibir el aprecio del público transmitido a través de billetes de dólar, gritos y aplausos. Channing Tatum, con experiencia real en MAGIC MIKE XXL 01este rubro antes de lograr fama en el cine, reanuda la historia de Mike al ritmo del éxito noventero “Pony”, ahora en un contexto con muchas más luces y más dosis de fantasía erótica.

Tres años después de abandonar su carrera como stripper y siendo el dueño de un negocio de muebles, Mike (Channing Tatum) se reencuentra con los Reyes de Tampa: Big Dick Richie (Joe Manganiello), Tito (Adam Rodríguez), Ken (Matt Bomer) y Tarzán (Kevin Nash), para recordar buenos y viejos tiempos. Luego de ser convencido para participar en la Convención de Strippers 2015, los chicos se alistan para viajar juntos mientras preparan un último acto masivo. En el camino, cada uno descubrirá qué es lo más importante en sus vidas y la razón tras sus verdaderas pasiones.

Siguiendo el estilo que se venía forjando en la apuesta anterior, “Magic Mike XXL” no llena poco más de dos horas sólo con bailes eróticos y coreografías ensayadas con esmero, como se podría esperar. Si bien esta temática es claramente el pretexto para continuar la historia, también existe un espacio autoimpuesto, donde los cuadros contemplativos buscan llegar a niveles algo más profundos que aquello placentero visualmente. En ellos, la música es dejada de lado y el “sonido de la realidad” y del ambiente, sin pretensiones, se presenta como el protagonista indiscutible de las escenas, con una labor de ser el espejo de vidas que podrían ser reales. Lo único perfecto en sus vidas son sus cuerpos y nada más. La magia de la teatralidad que este grupo de hombres construye en sus shows, les sirve para olvidar sus realidades y se hace tangible cuando suben a bailar en el escenario, bajo el manto de luces de colores y la lluvia de billetes que mujeres tiran sin filtro cuando ven algo que les gusta.

MAGIC MIKE XXL 02Y es que lo que hiciera con cierta maestría Soderbergh es replicado, con varios reparos en cuanto a su conjunto, por el director Gregory Jacobs, quien también trabajó en la primera cinta (ha sido asistente de Soderbergh desde sus inicios). De todas formas, esta inusual propuesta se ve mermada por lo que realmente vende: el efectismo de ver varoniles cuerpos esculpidos bailando sensualmente. Al final del día es lo que cuenta para el público target. Ese elemento concreto, que une ficción con verismo y que hizo en parte especial a la primera entrega, en esta oportunidad es menos sofisticado y da más extensión a la fantasía adulta.

Puede ser cierto que intentar buscarle la quinta pata al gato a una película cuyo motivo de forma es el ejercicio del strip-tease masculino suena absurdo, mas según lo presentado en la primera cinta, se nota que se quiso realmente otorgar un valor subyacente que jugara en niveles más profundos, buscando ser una alegoría de la vida. Claro, el baile erótico no es comparable a tener un trabajo de oficina, pero lo que se muestra que hacen Mike y compañía es reclamar soberanía sobre la necesidad humana de tener metas, seguir los sueños y divertirse. El punto es que siempre están las opciones.

MAGIC MIKE XXL 03Cuento aparte es la efectividad con que Channing Tatum, como ya lo conocimos en “Step up” (2006) y en la cinta antecesora, realiza con destreza movimientos humanamente imposibles. Él y Manganiello se llevan todos los aplausos al lograr un par de escenas completamente memorables, en las cuales cualquier lugar puede transformarse fácilmente en un escenario, aunque este tenga excesivo placement.

Los sorprendentes números que se pegan en pantalla, son los que sin ninguna duda otorgan entretención completa y levantan la película en su totalidad. En este sentido, no hay mucho que mencionar o destacar en cuanto a actuaciones, pues son los momentos artísticos los que esperamos que aparezcan; a fin de cuentas, a eso vinimos. Se quiera o no, el rollo sentimental pasa a segundo plano. Si bien hacia el final se nota cómo la historia se va quedando corta en ideas –y de tiempo-, hay mucho baile, mucho cuerpo brillante y mucha fantasía para rellenar. El pretexto para verla queda en la conciencia de cada uno.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder