Lusers, Los Amigos No Se Eligen

Jueves, 1 de Octubre de 2015 | 10:30 am | Comentarios (2)

Título original:

Lusers: Los Amigos No Se Eligen

Dirigida por:

Ticoy Rodriguez

Duración:

95 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Felipe Izquierdo, Carlos Alcántara, Pablo Granados, Cristián De La Fuente, Gaby Espino, Andrea Montenegro, Claudia Portocarrero

A propósito del reciente estreno de la comedia nacional “Alma” (2015), en esta misma sección hablábamos de cómo aquel género se resiste a encajar sobre el quehacer de nuestra industria cinematográfica en términos estrictos de calidad, apuntando la idea mucho más allá del éxito en recaudación que pudiesen o no tener las producciones contenidas en esta forma. Claro, hacer humor no es nada fácil, sin embargo, cuando la suma total de los beneficios que se obtienen a partir de las preferencias audiovisuales del público por esta clase de películas, lo mínimo que se puede exigir a las personas que se encuentran tras la creación de las propias, es algo de respeto y que no se intenten pasar de listos tratándonos como idiotas. Y es que, ante el frágil escenario cualitativo para la comedia local, todo lo anterior podría aplicar en la más cierta de las leyes empíricas: “Cuando parece que ya nada puede ir peor, empeora”.

LUSERS LOS AMIGOS NO SE ELIGEN 01Así, tal cual: “Lusers, Los Amigos No Se Eligen” es una cinta que confirma a rajatabla el último enunciado, entendiendo que la misma logra el imposible cometido de ser tan o más desagradable que los productos mercantiles firma de gente como Sebastián Badilla o Nicolás López. El largometraje en cuestión, coproducido entre Chile y Perú, cuenta la historia de Aníbal, un profesor chileno (Felipe Izquierdo), y Rolo, un taxista argentino (Pablo Granados), que se dirigen a ver la final del mundial de fútbol de Brasil 2014. En su camino se van a encontrar a Edgar (Carlos Alcántara), un peruano que trabajaba para una organización criminal de su país, de la que ahora está huyendo tras haber sido culpado de algo que no hizo. Durante el viaje, los tres se irán haciendo cada vez más amigos, sin embargo, su suerte se acaba cuando un accidente los deja a la mitad del Amazonas. Así, huyendo del sicario (Cristián de la Fuente) que persigue a Edgar y tratando de salir de la selva para ir a ver el fútbol, estos “perdedores” irán atravesando las más diversas situaciones que forjarán la confianza entre ellos.

Si bien es cierto, las responsabilidades del problema mencionado se deben atribuir al conjunto de mercachifles involucrados, es necesario decir que “Lusers, Los Amigos No Se Eligen” es un título ya despreciable en su distintiva particular, no sólo porque el relato va hacia ninguna parte y la estructura narrativa es terriblemente dispersa, tampoco porque la historia sea una cosa sin pies ni cabeza (ni manos, ni tronco), y menos porque, siendo una película que se dedica al humor, sea a lo único que no logre llegar; no, aquí lo verdaderamente importante y lo que es finalmente cuestionable tiene que ver con la ridiculización que la cinta lleva sobre sus propios elementos, para entregar un mensaje de LUSERS LOS AMIGOS NO SE ELIGEN 02hermandad latinoamericanista que resulta totalmente burdo, a pesar de que mediante haya cierta intención de establecer algún cuadro dramático sustancial. Bajo ese prisma, lo que hace el film no es sarcasmo, ni sátira, ni parodia, ni “comedia inteligente”, ni una ironía, es simplemente una propuesta que concluye en la estupidez.

Pasada la primera media hora de metraje, ya podemos adivinar cómo va a ser el desenlace de “Lusers, Los Amigos No Se Eligen”, por lo tanto, es posible advertir con mayor precisión cuáles son los lugares más groseros del subtexto que probablemente interprete el espectador, y no necesariamente del que se busca entregar. La inclinación que tiene el título hacia el machismo, casi en el roce de la misoginia, se va nivelando con la vergonzosa e irritante imagen que se presenta sobre los pueblos originarios cercanos a la cuenca amazónica, existan o no estos en la realidad. Asimismo, el drama desplegado va introduciendo a las moralinas más básicas que se pudieron componer, como si en pantalla se fueran proyectando una serie de frases escritas por Paulo Coelho. Mientras, en el otro extremo, el fútbol se dispone como algo trascendental para la región, reflejado en un sentimiento idiotizante, y no en el sentido más profundo de la pasión que despierta este deporte que a tantos nos gusta.

Refiriendo a los personajes, la idea se concibe en otorgar rasgos clave para la identificación de cada uno, emparejando el concepto con el tema de las identidades nacionales. Todo bien hasta ahí, el problema nace cuando la construcción de los últimos se sujeta en la visión superficial del carácter que LUSERS LOS AMIGOS NO SE ELIGEN 03por defecto debiesen traer las personas de un país determinado, haciendo de esas formas únicas algo sin gracia. Puesto de otra manera, en “Lusers, Los Amigos No Se Eligen” la imprudencia del chileno (encarnada en un insufrible Felipe Izquierdo), la creatividad del peruano, la arrogancia del argentino o la alegría del brasileño no se logran explotar porque la historia gira sólo entre lo absurdo y lo conveniente, transformando a la caricatura inicial en una figura completamente patética.

Cine de comedia al margen por ser lo peor que hoy día ofrece nuestra cartelera, en un año que ha sido especialmente equilibrado respecto a la calidad de las películas hechas sobre otros géneros, la conclusión parece ser lógica y extrapolable: existe una lista de realizadores que se han consolidado haciendo las cosas bien, y hay otros que derechamente no podrían estar haciéndolo peor. No se trata de odiar por el sólo hecho de que podemos hacerlo, ni tampoco es asunto de ser aguafiestas, simplemente se trata de ser exigentes como audiencia respetándonos para que productos indeseables como “Lusers, Los Amigos No Se Eligen” no continúen surgiendo.

Por Pablo Moya

Enlace corto:
(2)
  1. julissa says:

    a mi me gusto la pelicula… pablo carlos y felipe,, son lo masss

  2. corso says:

    la cag…que se sigan haciendo películas tan rancias como esta en el 2015 !, insoportable

Comentar

Responder