Luna de Miel en Familia

Jueves, 5 de Junio de 2014 | 12:37 pm | Comentarios (1)

Título original:

Blended

Dirigida por:

Frank Coraci

Duración:

117 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Adam Sandler, Drew Barrymore, Wendi McLendon-Covey, Terry Crews, Bella Thorne, Joel McHale, Lauren Lapkus, Kevin Nealon, Alyvia Alyn Lind, Anna Colwell

2006 será recordado no sólo como el año en que Adam Sandler volvió a trabajar con uno de los cineastas que lo ayudó a pavimentar su carrera en los ‘90, sino que también como el comienzo de la etapa más deplorable del actor de 47 años. La película que dio el puntapié inicial a este período fue la discreta “Click” (2006), un producto aceptable al lado de lo que vendría después: salvo “Reign Over Me” (2007) y “Funny People” (2009), sus cintas más recientes han sido un festín de estupidez y la conjunción de los peores vicios de su filmografía anteriormente desarrollada, con Dennis Dugan como su principal socio –seis de sus ocho contribuciones se han dado en este período-, en una alianza que alcanzó su punto más indigno hace menos de un año con “Grown Ups 2” (2013). El estreno 2014 de Sandler supone un reencuentro con su otro colaborador principal, Frank Coraci, quien lo pusiera a BLENDED 01adelantar y retroceder el tiempo con un control remoto. El asombro llega con la revelación de que esta vez se nos ofrece una leve mejora con respecto a lo que venía mostrando en las últimas temporadas.

Jim Friedman (Sandler) administra una tienda deportiva y ha debido asumir el peso de su familia tras quedar viudo. Lauren Reynolds (Drew Barrymore), por su parte, maneja una boutique junto con su mejor amiga y debe lidiar con el patán de su ex marido. Ambos tienen una cita a ciegas que resulta un completo desastre, evidentemente dejando en nada la posibilidad de un siguiente encuentro. Pero una serie de eventos fortuitos los obliga a compartir vacaciones en un resort familiar en África. Paulatinamente las rencillas se irán esfumando, en lo que tendrán un rol importante los hijos de cada uno.

Adam Sandler nunca ha sido un comediante muy brillante, pero hubo años en que parecía tener cierta inquietud creativa; hacía películas que dejaban harto que desear, pero que algo de alma tenían. En este catastrófico período se ha acomodado en el lugar ganado y se ha convertido en un actor insufriblemente autoindulgente. De esta forma, historias de menguante chispa y creciente énfasis en su carisma han llegado una tras otra. Sin embargo, algo cambia en “Luna de Miel en Familia”: se puede ver. Eso principalmente porque la historia no descansa de manera exclusiva en los hombros del arruinado Sandler. Está Drew Barrymore (dulce y plácida) y una tropa de secundarios que por momentos logra arrancar de la etiqueta de “relleno” (ojo con el grupo de africanos encabezado por Terry Crews). Sandler está detrás del mismo mojigato que viene interpretando continuamente, pero la BLENDED 02historia no está elaborada para que únicamente haga ostentación de sus cada vez más cuestionables dotes cómicos. El material, eso sí, no permite que la nueva reunión de Barrymore y Sandler sea muy inolvidable. La química es escasa, no parecen en la misma sintonía, y son sometidos a situaciones de pobre humor, dando la suma a un producto ubicado por debajo de “The Wedding Singer” (1998) y “50 First Dates” (2004), sus anteriores encuentros fílmicos.

La primera parte de la película tiene el intolerable nivel de las últimas comedias de Sandler (la escena de la cita es insultante), pero con el pasar de los minutos, puntualmente desde que la historia se mueve a África, la cinta se hace mucho más llevadera. El salto a este continente significa un respiro porque aprovecha medianamente bien las chances que le entrega un paisaje exótico, al tiempo que no se remite a desarrollar la típica historia de cruce de familias. Pero escapa del modelo por una razón muy particular: la ausencia casi total de conflictos en su desarrollo, pues la mayor insinuación de uno se produce en los primeros minutos. Los hijos de cada familia casi no se enfrentan, las discrepancias entre Sandler y Barrymore se acaban muy pronto, no aparecen antagonistas. En tal sentido, no es mucho lo que la emparenta con comedias del tipo “Cheaper By The Dozen” (2003), no obstante, apuesta a la misma idea de vivir nada más que de instantes, de articular escenas de hilaridad que salven el conjunto, y hay que decir que lo consigue a duras penas. Es torpe y se encuentra despojada de ingenio, pero tiene un decente timing y es generosa con las referencias a la cultura popular, recurso siempre efectivo.

BLENDED 03Quizá uno de los principales pecados del filme sea que, por intentar cerrar con limpieza, reemplaza el clásico y abrupto final de este tipo de películas, y se alarga mucho más allá de lo sensato, alcanzando irrisorias dos horas de metraje. Hay cambios en los personajes –terriblemente predecibles- y la cinta persigue darles un acabado congruente, lo desfavorable es que en ese afán se torna tan pesada como en su espantoso inicio. Con todo, hay un esfuerzo por contarnos una historia, hay adornos que se escapan del naufragio y los ribetes que adopta están justificados aunque sea de manera muy precaria. Si bien todos corresponden a aspectos que son mínimos para la obra que sea, las películas recientes de Sandler los han eludido con descaro.

Los vuelcos se olfatean a kilómetros, la utilización de estereotipos es gruesísima, las actuaciones en general son un chiste, una importante cantidad de gags no provoca nada más que pereza, pero así y todo no es la clase de porquería a la que Sandler nos tiene tan habituados. Y aunque el filme se escapa apenas del patetismo, permite decir que tal vez para el actor este pueda ser el inicio de un repunte, el comienzo de una nueva etapa. Sobre todo porque ya es seguro que lo veremos este año y el próximo dirigido por Thomas McCarthy, Jason Reitman y Chris Columbus. Nada de Frank Coraci o Dennis Dugan. Quizá haya que juntar esperanzas.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:
(1)
  1. amo las películas de adam sandler .. me cago de la risa … eso a pesar de tu critica y de los que consideran de que algo inteligente es mejor para reír que algo burdo. .

Comentar

Responder