Los Siete Magníficos

Jueves, 22 de septiembre de 2016 | 10:18 am | No hay comentarios

Título original:

The Magnificent Seven

Dirigida por:

Antoine Fuqua

Duración:

132 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Denzel Washington, Chris Pratt, Ethan Hawke, Peter Sarsgaard, Haley Bennett, Matt Bomer, Vincent D'Onofrio, Luke Grimes, Cam Gigandet, Byung-hun Lee, Kevin Wayne, Thomas Blake Jr., Miles Doleac, Jonathan Joss, Martin Sensmeier, Manuel García-Rulfo

Muchas veces las comparaciones pueden ser odiosas e inclusive no tener ninguna utilidad aparente. Sin embargo, este ejercicio por la búsqueda reflexiva de semejanzas o diferencias entre –en esta ocasión– distintas películas, puede resultar no en un intento por establecer a un ganador o perdedor, sino más bien transformarse en una oportunidad para observar y profundizar en las fortalezas y debilidades de una cinta en particular, en este caso “Los Siete Magníficos”. Y es que obviar el legendario origen de este grupo de vaqueros de la mano de la histórica “Shichinin No Samurai” (“Los Siete Samurai”, 1954) de Akira Kurosawa puede ser un grave error.

the-magnificent-seven-01Los habitantes del poblado de Rose Creek están siendo explotados y obligados a vender sus viviendas al millonario delincuente y empresario Bartholomew Bogue (Peter Sarsgaard). Ante esta situación, un grupo de ellos decide pedir ayuda y contratar a un caza recompensas y policía llamado Chisolm (Denzel Washington), quien junto a otros seis vaqueros se enfrentaran a la amenaza de Bogue.

Como fue mencionado al principio de este comentario, esta aparente idiosincrásica historia de vaqueros posee su origen en probablemente una de las más emblemáticas cintas del legendario director japonés Akira Kurosawa, la que ha logrado mantenerse hasta el día de hoy como un referente para el cine a nivel mundial. Pero este intento por llevar al mundo occidental esta historia de samuráis posee una larga lista de intentos anterior a la actual producción de Fuqua, incluyendo dentro de esta una versión de vaqueros del año 1960. Esta última selló por completo la adaptación norteamericana en clave western, permitiendo que 56 años después Fuqua decidiera realizar lo que no es otra cosa que un remake de la versión norteamericana de “Shichinin No Samurai”. Difícil misión.

the-magnificent-seven-02“Los Siete Magníficos” desde su inicio da señales de qué es lo que veremos: una historia clásica llevada a nuestros tiempos, en donde el espectáculo predomina y el relato de fondo es reiteradas veces pasado a llevar. Y es que aspectos tales como el honor, la comunidad, la empatía y la sabiduría, a ratos se pierde en secuencias de acción efectistas y diálogos sin ninguna dirección clara. Esto se debe principalmente a que la historia basal desde su esencia no se sustenta en la acción. Dicho esto, la decisión por sostener a esta nueva versión en un aspecto ajeno a la historia original es una jugada arriesgada, que en este caso no lleva a un buen resultado, y en donde lo fuerte de la cinta llega en los últimos minutos, descuidando todo lo demás.

Detalle no menor es volver a ver juntos a Ethan Hawke y Denzel Washington dirigidos por Fuqua (anteriormente en “Training Day” de 2001), en lo que es probablemente la mejor interacción entre personajes y química trasmitida en la cinta, omitiendo para esto el error de guión y de contextualización que hubiese impedido que un hombre de color fuese así de respetado por hombres blancos, ni mucho menos tener cargos en la policía de ese entonces.

A ratos en la cinta podemos evidenciar diferentes referencias tanto a “Shichinin No Samurai” como a “The Magnificient Seven” (1960), lo que no deja de acrecentar las debilidades de esta presente versión, en donde la credibilidad de lo propuesto es en distintos momentos puesta en the-magnificent-seven-03cuestionamiento, no por el tratamiento visual, sino por lo que trasmite la película: en la producción de Fuqua nunca se llega a conectar a los siete protagónicos y sus matices –que, cabe señalar, en algunos de ellos son de un cliché máximo– para, como consecuencia, tampoco generar un vínculo entre espectador y trama. No consiguiendo esto tampoco con el comodín clásico de este tipo de cintas: el humor, que acá se presenta de manera constante y reiterativo en sus tópicos a lo largo de todo el metraje.

En conclusión, “Los Siete Magnificos” es una apuesta difícil por dotar una historia clásica del cine con aires modernos, y no llega a buen puerto, principalmente por un error de enfoque, donde la principal debilidad tiene que ver con los fundamentos que han hecho de esta una gran historia del cine mundial, y que en esta nueva versión son superficiales o derechamente modificados y eliminados. Podríamos culpar de todo a la industria, a Hollywood o a Fuqua –sin duda tres componentes claves del fracaso–, pero, siendo justos, la tarea era difícil y el peso de la cinta de Kurosawa se hizo presente con toda su sabiduría.

Por Matías Ponce

Enlace corto: