Locos por los Votos

Martes, 9 de Octubre de 2012 | 9:05 pm | No hay comentarios

Título original:

The Campaign

Dirigida por:

Jay Roach

Duración:

85 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Will Ferrell, Zach Galifianakis, Jason Sudeikis, Sarah Baker, Dylan McDermott, Katherine LaNasa, Brian Cox, John Lithgow, Dan Aykroyd, Scott A. Martin

Tener a dos capos de la comedia americana como lo son Will Ferrell y Zach Galifianakis, co-protagonizando una comedia que se mofa de la política estadounidense, es una invitación difícil de rechazar, sobre todo si se es aficionado a la dupla de actores y al humor absurdo que con tan buen oficio saben desempeñar. Lo cierto es que “Locos por los Votos” tiene todo lo que se podía esperar de ella, pero sorprende que la diversión dure sólo un rato, siendo la primera mitad del metraje la que se lleva buena parte de la risas, para pasar a su malograda segunda parte, forzada y melosa, que tira por la borda el buen hacer de los primeros minutos de esta comedia gringa.

Cam Brady (Will Ferrell), congresista del condado de Carolina del Norte, está dando los últimos ajustes a lo que será su campaña de reelección, puesto que ha ocupado durante cinco períodos. Dueño de una vida fiestera y adúltera, la aprobación popular baja radicalmente cuando uno de sus escándalos sale a la luz publica. Aprovechando la debacle, dos poderosos e influyentes hermanos ven la oportunidad de hacerse con el puesto de Brady, y así tener a un “santo en la corte”, cuando un millonario negocio para llevar fábricas chinas al condado estadounidense sea puesto en marcha. Lo único que necesitan para lograr sus objetivos, es un candidato que gane las elecciones. Es así como llegan donde Marty Huggins (Zach Galifianakis), excéntrico padre de familia, que siempre ha soñado con trabajar en la política y ganarse el orgullo de su padre. De esta manera, con ambos candidatos compitiendo por el podio, se desatará una guerra sin concesiones, donde se pondrá a prueba la moralidad y compostura de los contendores.

“Locos por los Votos” tiene un muy buen comienzo, con una arremetida de gags muy bien logrados, donde la dupla de protagonistas se transforma en los amos de la función. Cam Brady es ególatra e incorrecto, viviendo una vida maqueteada que sólo se justifica por la necesidad de mantenerse en el puesto que le otorga poder. En cambio Marty Huggins es la caricatura del padre de familia puritano y lleno de buenas intenciones, hasta el punto de convertirse en un ser bizarro, que sumado a la caracterización de Galifianakis –que con el sólo hecho de aparecer en pantalla, saca un par de carcajadas-, hacen de Huggins un personaje extraño, y a la vez, entrañable.

La transformación de ambos personajes es consecuente, pero se tropieza con la prisa que impone el guión de tener que cerrar la historia a como de lugar, echando mano a los desafortunados deus ex machina, y peor aún, convirtiendo a la comedia irreverente en una comedia familiar con mensaje moral incluido.  ¿Cuál era la necesidad de dar este vuelvo a la película? Sacrificando el humor incluso, la segunda parte del filme adolece de los peores defectos de la película.

El noveno largometraje de  Jay Roach, quien ha cocido la fama con títulos como “Meet The Parents” (2000), o la trilogía del pícaro agente secreto, “Austin Powers”, es una comedia insuficiente, que parte con muy buen pie, pero se desinfla estrepitosamente por culpa de un guión lleno de prisas.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder