Líbranos del Mal

Jueves, 28 de Agosto de 2014 | 11:40 am | No hay comentarios

Título original:

Deliver Us From Evil

Dirigida por:

Scott Derrickson

Duración:

118 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Eric Bana, Edgar Ramirez, Olivia Munn, Joel McHale, Sean Harris, Dorian Missick, Antoinette LaVecchia, Scott Johnsen, Valentina Rendón, Daniel Sauli, Olivia Horton, Chris Coy, Mike Houston, Sean Bennett, Lolita Foster, Lulu Wilson, Jenna Gavigan

Para que una película de terror triunfe se requiere, tal vez más que en ningún otro género (la comedia podría acercarse a empatarle), un ramillete de ingredientes que funcionen como reloj. Independiente del tratamiento, hay unos recursos que, aunque no necesariamente todos juntos, deben presentarse por obligación, porque están adheridos a la memoria colectiva de los adeptos al estilo y, por tanto, representan una expectativa silente pero intensa. El evento extraordinario que violenta la quietud de un ambiente en particular, la etapa inicial de incredulidad que se sabe a la segunda mitad mutará a convencimiento, el leitmotiv tan suave como siniestro, entre otros; el terror es de por sí una franquicia, así que si uno de los elementos representativos decae, es probable que el resultado no sea de lo más DELIVER US FROM EVIL 01óptimo. No es este el caso de “Líbranos del Mal”, lo que tampoco excluye sus falencias.

El policía Ralph Sarchie (Eric Bana), después de todas las atrocidades que le ha tocado presenciar, ha dejado de creer en Dios. Cuando una seguidilla de horribles sucesos acontece en la ciudad de Nueva York, Sarchie debe asociarse con el padre Mendoza (Édgar Ramírez), con quien descubrirá que el real motor detrás de estos crímenes son fuerzas malignas del más allá.

Basada en el testimonio fidedigno del policía Ralph Sarchie quien compartió sus experiencias paranormales en el libro “Beware The Night”, “Líbranos Del Mal” es una producción cuya atmósfera cumple con poner los vellos de punta, pero que cojea en otros detalles que le obstruyen en su fin por calar demasiado hondo. A través de un tratamiento atosigantemente oscuro en términos sobre todo fotográficos, nos adentramos en el universo de Sarchie que poco y nada conoce de luces, además de su familia. Esta perspectiva se traspasa con éxito, despertando una rápida sensación de angustia que goza de muy pocos descansos. Conforme los crímenes son introducidos y la sospecha de manos paranormales se agranda, crecen las ansias por obtener respuestas que no sólo tengan sentido, sino que puedan causarnos impresión. Después de todo, a sabiendas de que es una película de terror, de antemano se asume que las explicaciones responderán a situaciones extrañas que provocarán incomodidad y retorcijón de estómago. Sin embargo, más pronto que tarde la conclusión se torna predecible, porque los textos son demasiado decidores y los indicios pueden apuntar a una sola dirección. Un desliz inaceptable en un género que debe nutrirse del asombro del espectador.

DELIVER US FROM EVIL 02Los tópicos demoníacos y el exorcismo, en tanto, son materiales probados una y otra vez en el cine hollywoodense, siendo mucho más efectivo aun cuando el recordatorio de los hechos reales no cesa de respirarnos en la nuca a lo largo del metraje. La buena estrategia de marketing materializada en la amenaza de que nosotros mismos podríamos ser la siguiente víctima de eventos maléficos, tuvo frutos en taquilleras cintas como “The Exorcism Of Emily Rose” (2005). En esta, no obstante, aunque pudiese afectar a un individuo sensible al tema o a cualquiera que se asuste con facilidad, francamente no alcanza a dar un pavor real, puesto que el relato es desde un comienzo disperso e inestable, cogiendo un poco de fuerza al tiempo que avanza, pero jamás suficiente para volverse competente en su totalidad.

Sumado a esto, el personaje del colega de Sanchie resulta forzado en su caracterización del sujeto bromista, tanto así que sus intervenciones son desagradables y no hacen más que desear que su muy evidente destino se cumpla. Entre abundantes imágenes sangrientas y descolocantes que bordean la saturación, lo mejor logrado del filme es la escena climática. Habiéndose trabajado notoriamente para DELIVER US FROM EVIL 03anticipar que llegara ese momento, cuando finalmente lo presenciamos, se construye una gruesa capa de estrés que nos envuelve y perturba como testigos. El sentir de agotamiento que llega después es compartido entre público y personajes, virtud que debe apreciarse.

Sopesando lo positivo y negativo, la cinta constituye un correcto trabajo de horror que sabe cumplir con las reglas de uno de los géneros más desafiantes, aunque no las ejecuta todas a la misma altura. Cayendo en algunos fastidiosos excesos que pudieron haber sido evitados, diseñando personajes que poco y nada aportan al objetivo, careciendo de una línea argumental que se mantenga ordenada y coherente, y siendo cargantes en ciertos mensajes, aun así logra involucrar hasta que el conflicto se resuelve. De ocasionar miedo, poco, pero sí desconcierta –lo que no es menor. Con una premisa tal, eso sí, más allá de la calidad de la película, es difícil permanecer impávido.

Por María José Álvarez

Enlace corto:

Comentar

Responder