Las Analfabetas

Miércoles, 14 de Mayo de 2014 | 10:54 am | No hay comentarios

Título original:

Las Analfabetas

Dirigida por:

Moisés Sepúlveda

Duración:

73 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Paulina García, Valentina Muhr

Cuando en 2010 la obra “Las Analfabetas” de Pablo Paredes se estrenó, no fue vista por muchos. Abrió discretamente y fue elogiada por los especialistas, pero fue necesario el paso del tiempo y subsecuentes producciones para que la voz se corriera y acudiera más gente a conocer la historia de una analfabeta y la mujer que le enseña a leer. Así llegó la función a ojos de la persona clave, Moisés Sepúlveda, quien se encantó con la historia y decidió trasladarla a la pantalla grande en su debut como director.

Ximena (Paulina García) es una mujer de cincuenta años que no sabe leer ni escribir. Distanciada desde hace muchos años de su familia, mantiene su condición en secreto, mientras vive sola recluida en su casa sin tener mayor contacto con el exterior. Eso hasta que llega Jackeline (Valentina Muhr), la hija de una amiga de Ximena, a quien esta contrata para que le lea el diario. Jackeline, profesora LAS ANALFABETAS 01cesante de Lenguaje, le propone a Ximena enseñarle a leer, y juntas emprenden este viaje en el que ambas mujeres empiezan a aprender la una de la otra.

Para suplir su discapacidad, Ximena se ha valido a lo largo de su vida de distintos recursos: un sentido del humor ácido, una postura defensiva ante cualquiera que se acerque y el intento por pasar desapercibida a la hora de salir de su casa. La llegada de Jackeline da pie a la relación que articula la película y ambas se mantienen juntas obligadas por la oportunidad única que a Ximena le supone el aprender a leer y la necesidad de Jackeline de resultar valiosa para alguien más.

Los complejos que resguardan ambas mujeres se hacen evidentes solo una vez que nos acercamos lo suficientemente a ellas y, a pesar de que la historia avanza de manera sencilla, sirve como un descubrimiento gradual de las piezas que nos dicen quién es Ximena. Las riñas que tienen ambas mujeres, en las que Jackeline tiene cuidado con el trato que le da a la mujer para no hacerla sentirse menospreciada, crean los momentos más poderosos de un par de actuaciones que necesitan responder para que la película se mantenga en pie.

LAS ANALFABETAS 02Afortunadamente, se cuenta con una actriz de la talla de Paulina García en el protagónico, quien nos lleva más allá del orgullo que su personaje tiene por cubrir su secreto y ahonda en la vergüenza que el mismo oculta en el fondo de todos sus mecanismos para cubrirlo. Valentina Muhr, a pesar de contar con un personaje menos redondo, no se ve opacada por la veterana y encuentra la forma de mantenerse a su nivel sin perder de vista los conflictos de su propio personaje. Ambas actrices inauguraron la obra de 2010 y aquí se vieron enfrentadas a traducir sus actuaciones a un registro cinemático que demanda mucha más sutileza que las tablas. Y, aunque algunas líneas –ya sea por su entonación o poca naturalidad para el mundo realista que construye Sepúlveda- no logran hacer la transición tan exitosamente, no desentonan lo suficiente como para hacernos creer que esta historia no pertenece a este formato.

Del mismo modo, a pesar de que la gran mayoría de las escenas se llevan a cabo dentro de la casa de Ximena, esto no se siente monótono o repetitivo. La película dura poco más de una hora, y en este transcurso los planos son más bien dinámicos y suelen contener deslizamientos de cámara, por más sutiles que estos sean, que logran marcar la diferencia con la puesta en escena original. Los encuadres son aprovechados más allá de incluir a las dos actrices, y siempre integran elementos físicos que detallan el ambiente claustrofóbico en el que se mueven y objetos que nos dan pistas de cómo ha vivido esta solitaria mujer a lo largo de los años.

LAS ANALFABETAS 03Cuando Sepúlveda abre este universo y lo saca de la casa a la que estaba confinada la obra de Paredes, es para mostrarnos la forma en que Ximena interactúa con el exterior. Son escenas más bien contemplativas en las que vemos que, si dentro de sus cuatro paredes la mujer puede permitirse ser hostil y quisquillosa, en exteriores debe pasar desapercibida, integrándose en una sociedad cuyos códigos finge manejar. Al igual que Ximena, son pocas las veces que la cámara abandona la casa.

“Las Analfabetas” es una historia tan íntima como la relación de las dos protagonistas, que no necesariamente busca encapsular el analfabetismo como problema a nivel nacional, sino que lo presenta con sus efectos en una mujer específica en el punto de su vida en el que está finalmente dispuesta a sobreponerse a él. Centrándose de lleno en sus personajes, logra a través de dos fuertes actuaciones el crear un relato conmovedor que justifica su traspaso a la pantalla grande.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...