La Leyenda de Hércules

Miércoles, 26 de Febrero de 2014 | 10:53 am | Comentarios (1)

Título original:

The Legend Of Hercules

Dirigida por:

Renny Harlin

Duración:

99 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Kellan Lutz, Liam McIntyre, Scott Adkins, Roxanne McKee, Liam Garrigan, Rade Serbedzija, Johnathon Schaech, Luke Newberry, Jukka Hilden, Rick Yudt

Cuando una idea para una película funciona, es normal que genere una avalancha de producciones peligrosamente similares, cuya única intención es aprovechar el momento y seguirle el rastro a sus antecesoras, usando trucos como los clásicos “Del productor de…” o “Del director de…”. Todo esto con el fin de alcanzar un porcentaje del éxito previo, sacrificando gran parte de sus elementos. “La Leyenda de Hércules” es un excelente mal ejemplo de esto.

THE LEGEND OF HERCULES 01Cuando la ira y violencia de su esposo, el rey Amphitryon (Scott Adkins), terminan por desesperar a la reina Alcmene (Roxanne Mckee), Zeus la usa como vehículo para engendrar a su hijo. Veinte años después, y traicionado por su hermano, su padre, y alejado de su enamorada, la princesa Hebe (Gaia Weiss), Hércules (Kellan Lutz) deberá sobreponerse a la adversidad para derrocar a su tiránico padre y traer la paz a Grecia.

Los primeros 10 minutos de la película resultan prometedores, mostrando la más reciente campaña del rey: su ejército asedia una ciudad y él mismo termina por resolver el conflicto mano a mano con el rey adversario. Todo esto recuerda instantáneamente a “300” (2006), tanto por la estética de la secuencia, que toma prestado su característico colorido opaco, como por la vestimenta de los soldados, completo con capas rojas y cascos con crestas de pelo del mismo color. El problema es que en ningún momento llega al nivel de violencia, grandilocuencia o parafernalia de la obra de Frank Miller, por lo que toda la faramalla se ve desperdiciada en combates bastante seguros, además de aburridos, poco originales (cada dos golpes, alguien usa el “salto con golpe”), y con un desagradable abuso del slow motion.

Luego del ya típico cartel con las palabras “20 años después”, Hércules, ahora convertido en un híper musculoso y algo turnio guerrero, cabalga por un territorio aparentemente demasiado boscoso para ser parte de los Balcanes. Posteriormente, son presentados tanto su amada Hebe, que a menudo parece nada más que un bello maniquí, y su hermano Iphicles (Liam Garrigan), quien recuerda instantáneamente a Loki de “Thor”, pero sólo por su apariencia, ya que no tiene ni el más mínimo ápice de la astucia o complejidad del personaje encarnado por Tom Hiddleston.

A medida que avanza, la historia comienza a sumar giros predecibles, pero introduce al único personaje de algún valor: el comandante Sotiris (Liam Mcintyre), cuya historia tanto como su actuación son por lejos más interesantes que la de cualquiera de los protagónicos. Junto a Sotiris, Hércules terminará inexplicablemente de gladiador, sumando otra idea copiada descaradamente, pero THE LEGEND OF HERCULES 03ejecutada sin gracia en gran parte debido a la seguridad de las batallas, donde la falta de sangre y desmembramiento terminan por delatarlas como las coreografías que realmente son.

Finalmente, la carencia de intervención divina, que parecía ser la gran propuesta sobre esta nueva versión de la historia del héroe mitológico, es aplastada por efectos especiales patéticos, exagerados, y absolutamente fuera de lugar, que terminan por ridiculizar a la película, al mismo tiempo que delatan que la falta de poderes sobrenaturales no fue decisión de guión, sino que de presupuesto. Súmesele a esto un malogrado trabajo de edición, y “La Leyenda de Hércules” termina por parecer incluso amateur, al mismo tiempo que muy aburrida e innecesaria.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:
(1)
  1. La película es MALA, con un guion que salio muy barato y mal hecho, unos efectos especiales que palidecen contra el stop motion de la primera “Furia de Titanes”, un protagonista sin carisma, unos adversarios planos y mas maqueteados que villano de un cuento para ir a dormir bebes, una protagonista femenina que no se ve por donde pueda ser el interés romántico de Heracles, hasta ser capaz de levantar una guerra civil. Una peleas escasas y mal filmadas y con menos gente que en una “película de romanos”, casi se parece a la “épica” pelea de la tercera parte de “Crepúsculo”. Diálogos sin chispa y excesivamente rimbombantes, filmada a medio camino entre “300” y “Crepúsculo” y con claros errores históricos (“Germania”, Gladiadores y coliseos en la Antigua Grecia?). Me dio la impresión que al director no le pagaron lo que pidió y el, para compensar, filmo lo que le pagaron… Hizo que espere con interés la “Hercules” de “La Roca”…

Comentar

Responder